Acontecer Digital

Indígenas cabécares y bribris compartieron sus conocimientos y saberes

Actividad se realizó en el Centro Universitario San José

 


Indígenas manifestaron que sus niños y jóvenes no se interesan por aprender sus costumbres.Indígenas manifestaron que sus niños y jóvenes no se interesan por aprender sus costumbres.El Centro de Investigación en Cultura y Desarrollo (CICDE) de la Universidad Estatal a Distancia (UNED) llevó a cabo el foro Compartiendo experiencias: cantos y cargos tradicionales en las sociedades bribrís y cabécares, dicha actividad, se realizó en el marco del proyecto de investigación "Recopilación y análisis de cantos del bulusique cabécar", a cargo de Daniel Rojas, César Moya y el investigador indígena Freddy Martínez.

    

Para ello, el CICDE invitó a Anastasia García, bribri, de Coroma, quien posee el cargo de sio´tami y a Carlos Luis Morales, cantor y jo (encargado de ceremonia funeraria), para exponer acerca de sus conocimientos, saberes y cultura.

  

Cabe mencionar que estas personas ocupan puestos relevantes dentro del orden social y cultural de sus comunidades. Según los expositores, las poblaciones indígenas tienen muchos conocimientos ancestrales que han ido compartiendo y transfiriendo a las poblaciones más jóvenes, pero que en la actualidad les preocupa porque estos conocimientos ya no son del interés de sus niños y jóvenes, provocando de esta manera la pérdida cultural y ancestral.

  

Para Anastasia García, indígena bribri, la educación de los niños en las comunidades indígenas es compartida por los padres y las madres pues ambos tienen funciones distintas de enseñanza. Por ejemplo, la madre se encarga de enseñar a las mujeres a cocinar, barrer y a hacer algunos rituales que solo las mujeres pueden hacer, en caso de alguna ceremonia específica; por su parte, el padre enseña al hijo a cazar, pescar, sembrar y cosechar; además de construir casas y centros de reunión.

  

Es importante mencionar que el cargo de sio´tami que ejerce Anastasia fue debido a la educación que recibió por parte de su familia durante más de de 10 años, el cual se transfiere desde sus clanes. Además, con el fallecimiento de su esposo Silverio, quien fue Oköm (personas que realiza los rituales funerarios), ella quedó con la responsabilidad de guardar las piedras curativas, asimismo, se convierte en maestra de enseñanza bribri.

  

"El problema que hemos tenido es cuando las escuelas han llegado a nuestros territorios, desde ese momento nuestros niños ya no quieren aprender nuestra cultura y no les interesa saber de medicina, cantos, rituales y costumbres, sino que se avergüenzan. Antes cuando no había escuela éramos más estudiosos de nuestros conocimientos y nos gustaba que nuestros abuelos y padres nos contaran historias de como Sibü hizo el mundo", dijo García.

  

Por su parte, Carlos Luis Morales, cantor y encargado de las ceremonias funerarias manifestó que los cantos tienen diferentes significados y se no todos se cantan a cualquier hora o en cualquier día.

  

Morales explicó que existen cantos para el zopilote, para el jaguar, para la rana, para el águila, chancho de monte, manigordo, y para cada cosa que hay en este mundo. También dijo que esos cantos los aprendió de su padre y de sus mayores, asismismo, dijo que en este momento él es el único que sabe cantos y a nadie de los jóvenes les interesa aprender.

  

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar