Acontecer Digital

Carta pública de interés para la comunidad universiraria

 

Por. Mario E. Molina Valverde
Abogado
Coordinador de la Junta de Relaciones laborales de la UNED.
Agosto-Noviembre 2008. Edición 21.

 

A partir del 1º de abril, fui nombrado coordinador de la Junta de Relaciones Laborales (en adelante la Junta), en representación del Sindicato UNE-UNED. Obviamente, lo primero que hice fue analizar profesional y exhaustivamente el marco normativo estatutario y reglamentario que la regula; a partir de esto encontré serias deficiencias que afectan sin duda alguna a los trabajadores, sobre todo a la hora de aplicárseles alguna sanción o de negárseles derechos laborales de diversa índole. Por razones de espacio, resumo esas deficiencias así, con la indicación entre paréntesis de las normas en las cuales me fundamento:

   


a)    En la UNED, los trabajadores deben agotar previamente las instancias administrativas correspondientes antes de someter cualquier asunto a la Junta (artículo 4 de su Reglamento Interno), lo que jurídicamente significa que cuando el trabajador acude a la Junta, la sanción que se le impuso o el derecho que se le negó ya están en firme. Entonces, ¿para qué acudir a la Junta?

b)    En cambio, en la UCR, ninguna sanción aplicada por los jefes queda en firme si antes la Junta no se ha pronunciado al respecto (artículos 25 y 26 de su Convención Colectiva; los cuales regulan el funcionamiento de la Junta de Relaciones Laborales).

c)    En la UNED, hasta las amonestaciones verbales van al expediente personal de los funcionarios (artículo 109, Estatuto de Personal), es decir, como por arte de magia lo verbal se vuelve escrito, por supuesto en perjuicio del trabajador; ornitorrinco normativo imposible de digerir.

d)    En cambio, en la UCR, “las amonestaciones escritas que no hayan sido sometidas a la consideración de la Junta no formarán parte del expediente del trabajador”, tal como lo indica textualmente el artículo 25 ya citado.

En resumen: La diferencia de fondo entre ambas Juntas es abismal. La de la UCR actúa como una verdadera Junta de Relaciones Laborales; en cambio, la de la UNED no sirve para nada, salvo que se modifiquen el Reglamento que la regula y el Estatuto de Personal; reformas que ya tiene el Consejo Universitario desde el 14 de mayo. Por todo ello, hasta tanto no se hayan modificado el Reglamento de la Junta y el Estatuto de Personal, no habrá de parte mía convocatoria alguna para sesionar. Por favor, les ruego a todas y a todos comprender que con el marco normativo actual NO PUEDO TRABAJAR. En todo caso, pongo a disposición de la Junta Directiva del Sindicato UNE-UNED mi nombramiento en ese cargo, por si desearan nombrar a otra persona.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar