La UNED y su misión social en Talamanca

Por. Licda. Marbelly Vargas Urbina
Administradora Centro Universitario de la UNED en Talamanca
Setiembre-Octubre 2010. Edición 33.

Talamanca, como todos ya sabemos, es el cantón de menor índice de desarrollo humano en Costa Rica. Por esta razón, es lamentable observar cómo en algunas instituciones del Estado se desperdician los recursos, llámense humanos, materiales, financieros y otros.  Mientras tanto, nuestras comunidades indígenas son marginadas por la misma sociedad costarricense. Seguir pensando en que si nos involucramos con ellos es para que pierdan su cultura, es una forma errónea de concebir el desarrollo de estos pueblos.

En contraste con esa idea, en el año 2006 se instala la UNED en Talamanca, específicamente en la Asociación Finca Educativa de Shiroles. Esta joven benemérita de la patria con su sublime misión, logra abrir oportunidades para todos los habitantes de este cantón. Lo hace con un equipo de funcionarios de la etnia bribri, que en la actualidad atiende a 72 estudiantes que cursan 16 carreras universitarias, a 100 personas de la comunidad en cursos de extensión y a 71 estudiantes del Colegio Nacional de Educación a Distancia (CONED).
El 99.9% de estas personas recibe beca por parte de la UNED.  Se puede afirmar que el compromiso social con los costarricenses ha sido real y constante, por parte de las autoridades universitarias y el equipo de trabajadores de la UNED que acuerparon el proyecto.

Como parte de la gestión del Centro Universitario de Talamanca de la UNED, se pueden mencionar proyectos como alfabetización en Alto Telire; coordinación y charlas de prevención del dengue en las comunidades de Shiroles, Amubri, Puerto Viejo y Cocles; tertulias acerca de la jerarquía social  bribri en Talamanca,  Guápiles, San José y San Carlos; y coordinación del Eje Portuario de la CRI Atlántica.

En el ámbito artístico y cultural, se auspicia al grupo cultural APA BLUWAK, la producción audiovisual del primer disco de música bribri con fines didácticos y la capacitación a las instituciones en torno a temáticas indígenas en conjunto con la Universidad de Costa Rica (UCR).

Además, se le brinda abordaje académico y psicosocial a estudiantes de la Región Huetar Atlántica, con miras al éxito en las pruebas de bachillerato; se ofrecen cursos de computación para la comunidad; se desarrolla la iniciativa CRI CONARE: “Apoyo a los conocimientos y la capacidad de personas indígenas organizadas de Talamanca” -respetando su cosmovisión- para la promoción de su cultura y de los derechos territoriales y ambientales. Asimismo, la iniciativa CRI CONARE: “Gestión de la salud ambiental en la cuenca hidrográfica del Río Sixaola” y un sinnúmero de actividades académicas y extracurriculares que se desarrollan semana a semana a lo largo y ancho de toda la región Caribe.
Como mujer bribri, egresada y funcionaria de la UNED, me siento muy orgullosa y satisfecha de representar a tan honorable universidad que ha tomado muy en serio las palabras del ideólogo Enrique Obregón, quien dijo: “universidad a distancia quiere decir estudio barato y al alcance del pueblo; fin de todo tipo de frustraciones culturales por causas económicas; principio de un bien entendido planteamiento de oportunidades iguales para todos”.

Caminar entre la montaña, el contacto directo con la IRIRIA (Madre Tierra) y aprender un poco el idioma bribri y cabécar, entregarle a nuestra gente lo mejor como ser humano y profesional, son experiencias realmente gratificadoras y espirituales que sobrepasan toda barrera cultural y trascienden los prejuicios de la sociedad. Es indescriptible la alegría de interiorizar mis raíces y reconocer que la esperanza de construir un futuro mejor para nuestra YAMì PÀ (Familia) es una realidad con el respaldo incondicional de nuestra querida UNED.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *