Preguntas Frecuentes

FAQs - Autoevaluación

Es un proceso participativo de revisión sistemática del quehacer de la carrera o programa, organizado por un equipo de trabajo comprometido y calificado. La autoevaluación debe tener características que den fe de la formalidad y rigor técnico con que se haya realizado el proceso y la información obtenida debe ser válida, confiable y verificable. Posterior a esto, la carrera elabora el "informe de autoevaluación" que es revisado por un lector cuidadosamente seleccionado.

Es un conjunto de acciones organizadas,  que se plantean para abordar las debilidades detectadas luego de la realización de una proceso de autoevaluación de un programa o carrera, el cual permitirá el mejoramiento sustantivo de la calidad.

El propósito de los procesos de acreditación que promueve el SINAES es identificar para la sociedad costarricense, aquellas carreras y programas universitarios que cumplan con los requisitos de calidad establecidos por el SINAES y con ello mejorar la calidad de los programas y carreras que ofrecen las instituciones universitarias y garantizar públicamente la calidad de estos.

Los procesos de acreditación de la calidad de carreras y programas del Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (SINAES), generan beneficios múltiples en distintos ámbitos.

·    Por la función social que cumplen las universidades, para el país es fundamental que estas instituciones de educación superior se comprometan con la calidad, con el mejoramiento continuo y la superación permanente, adhiriéndose a los principios que rigen al órgano oficial de acreditación.

·    La acreditación promueve la búsqueda de la excelencia académica.

·    La revisión interna que realizan las carreras que aspiran a obtener la acreditación les permite crecer y desarrollarse acorde con sus características.

·    Los beneficios que obtienen las carreras con la acreditación trasciende al resto de la universidad pues se generan transformaciones institucionales abocadas al mejoramiento continuo, lo que a la vez fortalece a toda la Educación Superior en Costa Rica.

Los beneficios de esta decisión los experimenta desde el proceso formativo. La acreditación fomenta en las carreras una cultura de calidad, lo que conlleva una permanente evaluación y mejoramiento ininterrumpido.

Asimismo, cada vez son más las empresas del sector público y privado que, ante la sobreoferta de profesionales, otorgan un trato preferencial a los  graduados de carreras que cuenten con la acreditación oficial. Un ejemplo claro de esto son los concursos que lleva a cabo el Servicio Civil, régimen creado para atraer y mantener en el servicio público al personal con mayores méritos.

La acreditación voluntaria parte de un compromiso con la calidad más allá del mínimo. La acreditación obligatoria es un requisito que se establece para poder iniciar funciones o continuarlas, generalmente se trata de requisitos mínimos y previos a la acreditación de calidad. En Costa Rica, la acreditación de la calidad académica es voluntaria.

No, una de las características inherentes a los procesos de acreditación es la temporalidad. El Certificado de Acreditación que otorga el SINAES tiene una vigencia de 4 años, sin embargo para mantener la acreditación a lo largo de todo ese plazo la carrera debe presentar anualmente informes de cumplimiento del Plan de Mejoramiento.

Pasados los cuatro años, si así lo desea, la carrera puede solicitar la reacreditación y de aprobar satisfactoriamente el proceso de evaluación recibe un nuevo certificado.

Tal y como establece el Manual de Acreditación del SINAES, en el proceso de acreditación se evalúa la calidad de los siguientes aspectos:

·    Personal académico: La carrera o programa debe contar con personal académico idóneo y suficiente para garantizar la calidad de la docencia, la participación en la gestión curricular y en actividades de investigación y desarrollo profesional. Para ello debe realizar acciones específicas para mejorar su calidad profesional y académica.

·    Curriculum: El curriculum debe hacer explícitas las intenciones educativas generales de la carrera o programa (metas, objetivos, misiones) y servir de guía al docente en la ejecución del mismo. La carrera o programa debe tener un buen diseño, controlar su ejecución y evaluar los resultados.

·    Estudiantes: La carrera o programa debe contar con políticas y estrategias para la conformación de la población estudiantil y ofrecerle condiciones y facilidades que favorezcan su permanencia como estudiante y el éxito en sus estudios.

·    Administración de la carrera: La carrera o programa debe garantizar la existencia de sistemas de apoyo para la realización de las labores académicas, que favorezcan la comunicación interinstitucional y promuevan la superación del personal y la formación integral de los estudiantes.

·    Infraestructura y equipamiento: La carrera o programa debe contar con los recursos físicos y materiales necesarios en cantidad, calidad, pertinencia, disponibilidad y acceso, para el cumplimiento de sus propósitos y objetivos. Asimismo, debe prever en sus planes de desarrollo y en sus proyecciones de crecimiento académico, la adquisición, el mantenimiento y la reposición de estos recursos.

·    Impacto y pertinencia de la carrera: La carrera o programa debe promover eventos académicos que enriquezcan la formación de los estudiantes y profesores, hacer aportes y promover transformaciones en la comunidad en que está inmersa y retroalimentar su quehacer en forma sistemática.

Lector es el nombre técnico con el que se conoce al profesional contratado por el SINAES para verificar la coherencia, completitud, exactitud y demás características que debe reunir el Informe de Autoevaluación.

Para que el SINAES le designe la responsabilidad de fungir como “lector”, la persona de cumplir una serie de requisitos entre los que destacan una adecuada formación académica, suficiente experiencia docente y profesional, así como una comprobada solvencia moral.

Una vez finalizada su labor, el lector informa al Consejo Nacional de Acreditación, órgano director del SINAES, sobre los resultados de la verificación efectuada. Los miembros del Consejo analizan la información y deciden si la carrera cumple o no con los requerimientos para pasar a la siguiente fase.

En la primera fase (autoevaluación) la carrera se “miró hacia adentro” para establecer sus fortalezas y debilidades, ahora la carrera recibe una “mirada externa” (evaluación externa) que le brindará un aporte invaluable en esa búsqueda de la calidad.

En los procesos de evaluación académica, se ha designado el título de "par" a los evaluadores externos, para destacar su condición equivalente como docentes, académicos y profesionales, conocedores de las dinámicas universitarias y que participan en el proceso por su compromiso por la calidad de la Educación Superior y el mejoramiento de la enseñanza de la disciplina. Los pares en su proceso evaluativo promueven el intercambio de experiencias, la reflexión interna y la contribución académica; más que realizar un rol netamente fiscalizador.