Investigan acerca del impacto del cultivo de piña en Guatuso, Zona Norte

En los últimos 3 años la actividad piñera ha sido denunciada por contaminación ambiental.

 

Analizar las propiedades físicas, químicas y microbiológicas de suelos ultisoles en agroecosistemas de piña y en un área de bosque húmedo tropical, para determinar la calidad edáfica fue el objetivo de una investigación que se realizó en el marco de la Licenciatura de Manejo de Recursos Naturales.

          
 

Características de lo suelos ultisoles

 

Presentan vegetación arbórea.

 

Tienen un porcentaje de saturación de bases inferior a 35%.

 

Son de color pardo rojizo oscuro.

 

No muestran presencia de saturación hídrica.

 
 

La investigación la realizó Gloria Mariana Rojas Rojas, quien además es funcionaria de la Escuela de Ciencias Exactas y Naturales (ECEN) de la Universidad Estatal a Distancia (UNED).

  

El argumento de Rojas para realizar la investigación fue que el suelo es fundamental para que la vida se desarrolle. Sin embargo, prácticas humanas como el cultivo de piña, que en la actualidad ocupa al menos 40 mil Ha de terreno, de las cuales 50% se encuentran en la zona norte del país, ocasiona desgaste del suelo. Máxime que en los últimos 3 años dicha actividad ha sido denunciada por contaminación ambiental.

 

El análisis se realizó en un área de bosque y en tres tipos de manejo productivo: orgánico, convencional y mixto. Contempló variables como textura, color macroelementos, materia orgánica, respiración microbiana e índice de mineralización, entre otros.

 

Se encontró que el manejo orgánico presentó los valores más altos en la mayor parte de los componentes químicos del suelo, materia orgánica y respiración microbiana. Además, en este tipo de manejo los suelos no son tan ácidos y presentan mayor porcentaje de humedad. Asimismo, presentó la mayor cantidad de bacterias anaeróbicas y de actinomycetes.

  

Por otra parte, los análisis microbiológicos reflejaron altas cantidades de poblaciones microbianas en los tres manejos y el bosque; sin embargo, se puede apreciar un aumento microbiano en el manejo orgánico y mixto, lo cual favorece la producción de materia orgánica en descomposición y previene la erosión.

 

En el caso de los análisis químicos, hubo variabilidad en los resultados encontrados en cada tipo de manejo; el manejo orgánico mostró más cantidad de algunos elementos. Este resultado sugiere que en el modo orgánico hay un buen equilibrio ecosistémico.

  

En relación con las variables físicas, se puede inferir que todos los manejos presentaron características similares. Por ejemplo, en cuanto a la textura todos resultaron arcillosos. Sin embargo, para la variable humedad, se observó un aumento en el cultivo orgánico.

 

Para llevar a cabo esta investigación realizó el muestreo en cantones como Guatuso, Grecia, Los Chiles y San Carlos, en febrero 2010. En total obtuvo 160 muestras. Para cada tipo de manejo se seleccionaron al azar 4 áreas de muestreo (10x10 m) y en cada una se extrajeron 10 submuestras.

 

{jcomments on}

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.