La UNED forma parte de megaproyecto internacional

 

 

El PPD promueve la protección y conservación de los recursos naturales.

 

Este megaproyecto centra su gestión en brindar apoyo técnico y financiero a iniciativas de organizaciones comunales y no gubernamentales (ONG), que promueven la protección y conservación de los recursos naturales, así como la disminución de la degradación ambiental.

    

Se trata del Programa de Pequeñas Donaciones (PPD) del fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM). En Costa Rica se estableció desde 1993, desde entonces, les ha permitido a las comunidades fortalecer sus capacidades de organización, concretar iniciativas que promueven la conservación ambiental mediante y mejorar su condición de vida.

 

La Universidad Estatal a Distancia (UNED) forma parte del Comité Directivo Nacional (CDN) desde el 2009. Las representantes ante dicho órgano son la titular Florangel Villegas y la suplente María Elena Murillo; ambas laboran en la Escuela de Ciencias Exactas y Naturales (ECEN).

  

La función de la universidad en el CDN consiste en brindar asistencia técnica, propiciar el intercambio de información, fomentar alianzas estratégicas con otras iniciativas locales y dar seguimiento a los proyectos mediante visitas de campo.

 

En relación con la importancia de la vinculación de la UNED con este proyecto, Villegas señaló una serie de fortalezas institucionales que, desde su perspectiva, podrían traducirse en apoyo técnico y logístico para las iniciativas financiadas; por ejemplo, la capacidad instalada en infraestructura en todo el territorio nacional; el conocimiento, experiencias y material educativo que genera la universidad, los cuales podrían apoyar a los grupos beneficiarios. Aunado a lo anterior, señaló el valor que podría representar para los estudiantes vincularse a las experiencias locales como parte de sus prácticas profesionales.

  

La funcionaria expresó: “la institución tiene gran cantidad de iniciativas de extensión e investigación que podrían estar coincidiendo, al menos geográficamente, por lo cual sería viable crear puentes que propicien el establecimiento de alianzas para que la institución aporte a la consolidación de las diversas iniciativas”.

 

El PPD apoya, particularmente, las zonas de amortiguamiento de áreas protegidas, corredores biológicos y territorios indígenas. Parte de la premisa de que los problemas ambientales mundiales pueden ser enfrentados adecuadamente sólo si las propias comunidades se involucran en su solución; por tanto, les canaliza los recursos directamente.

  

El programa acompaña a las organizaciones desde la fase de diseño de los proyectos hasta su ejecución. Al inicio de todo proceso se imparte un taller de inducción sobre mecanismos de ejecución, seguimiento y evaluación de proyectos, con lo cual se orienta a la organización en la elaboración de informes, contabilidad y evaluación participativa de los avances.

  

En julio del 2011 inició formalmente la nueva fase operativa del programa para Costa Rica. Esto significó, según Villegas, una negociación con el gobierno que dio como resultado la obtención de fondos adicionales para las carteras de cambio climático, biodiversidad y degradación de la tierra.

  

En esta nueva fase operativa, el CDN se propone, en el largo plazo, garantizar beneficios ambientales globales a través de iniciativas y acciones de base comunitaria que aborden la fragmentación del hábitat y mejoren la conectividad ecológica en doce corredores biológicos que, a su vez, unen ocho áreas protegidas y sus zonas de amortiguamiento.

  

Pretenden lograrlo mediante cuatro estrategias: las acciones de conservación y el uso sostenible de la biodiversidad que las comunidades ejecuten en los paisajes productivos de los corredores biológicos y las zonas de amortiguamiento de las áreas protegidas; la reducción de las emisiones de gas de efecto invernadero y la incrementación de las reservas de carbono a través de acciones de base comunitaria, la contribución a la sostenibilidad y mejora de los medios de subsistencia locales, a través de la conservación de las tierras productivas y la restauración de tierras degradadas y replicando la gestión del conocimiento y el desarrollo de las capacidades de las organizaciones comunitarias y sus miembros.

 

“En los próximos cuatro años, el proyecto, en colaboración con un gran número de socios, incluyendo las entidades nacionales del gobierno, gobiernos locales, ONG nacionales, el PNUD, el sector privado, la academia y otras instituciones apoyará cerca de 160 iniciativas comunitarias. Será implementado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y ejecutado por y ejecutado por la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios a Proyectos (UNOPS)”, declaró Villegas.

  

El PPD es implementado actualmente en 120 países. En Costa Rica, ha financiado cerca de 500 proyectos ubicados en unas 400 comunidades. Estas iniciativas han encontrado apoyo gracias a que se han ubicado en algunas de las cinco áreas focales del FMAM: biodiversidad, cambio climático, aguas internacionales, contaminantes orgánicos persistentes y degradación de tierras.

  

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  

{jcomments on}