CICDE realizó taller acerca de cambio climático en Puntarenas

 

Campaña de educación y participación ciudadana

  

Participaron representantes líderes comunales y población de la zona

  

Cambio climático provocaría aumento del nivel de mar entre 9 y 88 cm en el Pacífico, y variaciones en temperaturas y patrones pluviales en todo el país

  

Funcionarios de diversos sectores participaron en el taller.El pasado sábado, en una mañana soleada, la Universidad Estatal a Distancia (UNED), por medio del Centro de Investigación en Cultura y Desarrollo (CICDE), llevó a cabo el taller participativo "Diagnóstico y Plan de Acción Participativo para los Riesgos Asociados a los Potenciales Efectos del Cambio Climático en la Ciudad de Puntarenas".

    

En la actividad, llevada a cabo en las instalaciones de la Universidad Técnica Nacional (UTN) participaron unas 40 personas, entre funcionarios de ese centro educativo, la UNED y la Universidad Nacional (UNA), al igual que la Dirección Regional de Educación, la Cruz Roja, la clínica de Barranca y la Unión de Pescadores.

  

El taller sirvió de marco para proponer acciones concretas en esa provincia para contrarrestar los efectos del calentamiento global pues forma parte del proyecto Políticas de cambio climático en Costa Rica, integrando esfuerzos para asumir los retos, a cargo de Roberto Vindas Hernández y Roberto Jiménez Gómez, del CICDE.

  

En la primera parte del taller, el investigador Roberto Vindas explicó en qué consiste el cambio climático y sus repercusiones en cuanto al aumento en el nivel del mar y a las modificaciones en los regímenes de precipitación, tanto en el planeta, en Costa Rica, como en Puntarenas. Vindas destacó, por ejemplo, que la elevación del nivel del mar se debe a cuatro factores: la expansión térmica (57%), derretimiento de glaciares y casquetes de hielo (28%), el derretimiento de Groenlandia (7,5%) y de la Antártida (7,5%). La expansión térmica es el calentamiento de grandes masas de agua (océanos, mares y lagos) y, en consecuencia, el aumento en su nivel.

  

Seguidamente, Vindas comentó que el aporte de Centroamérica al calentamiento global es mínimo si se compara con otras potencias. Pero por ser economías vulnerables y agroexportadoras, existen ya problemas de infraestructura productiva y civil, pérdidas agrícolas, alteraciones en el ciclo hidrológico y en la generación de energía hidroeléctrica, más incidencia de sequías y menos disponibilidad de agua potable.

  

"A partir de la investigación científica que se ha hecho en el país, hay dos grandes conclusiones que podemos citar. En una estimación a futuro, en el año 2070, va a haber un aumento de la temperatura en todo el país, de manera variable, sobre todo en el Pacífico Central y el Pacífico Norte. La otra conclusión es que en algunas partes del país va a llover menos, mientras en otras las precipitaciones van a incrementarse"

  

Por ejemplo, en Puntarenas, el termómetro subirá entre 3 y 6º C, en tanto en algunas zonas de Guanacaste se incrementará en casi 8º C. En contraste, en esa misma provincia la tasa de disminución de las precipitaciones será entre -54% y -56%, pero en la Zona Sur la incidencia de lluvias aumentará en +23%. Vindas aclaró que la intención de brindar estos datos no es alarmar a nadie, sino informar para que la población sea consciente y actúe.

  

En Puntarenas habrá dos efectos principales: aumento en el nivel del mar. "Se espera que para el año 2100, el nivel del mar puede aumentar entre 9 y 88 cm; en algunos lugar el problema será más grande que en otros, dependiendo de las costas y de las mareas. Esto provocaría cambios en la línea costera, menos abundancia biológica, disminución de estuarios y manglares, salinización, menos agua potable, así como daños en la infraestructura turística, con el consecuente costo social y económico.

  

Vindas explicó que el segundo efecto son los cambios en las condiciones atmosféricas, es decir, alteración en los patrones pluviales y, por lo tanto, más inundaciones o sequías. Ante este panorama, el especialista explicó que para Puntarenas, y todo el país, el desafío es reducir los riesgos, prepararnos y adaptarnos. "El costo de un desastre siempre es mayor que el costo educativo y preventivo. Debemos prevenir, mitigar y en la medida de lo posible evitar los riesgos para reducir la vulnerabilidad y los períodos de emergencia luego de los desastres", afirmó.

  

En la segunda parte del taller, los asistentes se distribuyeron en cuatro mesas de discusión, a fin de presentar propuestas concretas con miras a fomentar la prevención de desastres en la ciudad de Puntarenas. Al final de la tarde, en el foro se compartieron distintas opiniones y medidas: educar para una nueva cultura de cambio climático, crear leyes y reglamentos o implementar un plan regulador sólido a partir de la organización interinstitucional y comunal, además de reforestar, educar y sensibilizar a la población.

  

También se mencionó la importancia de involucrar al sector político y a los medios de comunicación. En adición, los puntarenenses citaron que se debe eliminar el individualismo, y la falta de organización y comunicación entre diversos sectores sociales.

  

"Este taller forma parte de un proceso de acercamiento a todos los centros universitarios de parte del CICDE y específicamente de nuestro proyecto de investigación. Después de hacer los estudios, determinamos que era importante incidir en algunas regiones del país. Se había hecho una charla en Puntarenas y por la gran acogida que tuvo, solicitaron que le diéramos más seguimiento y acompañamiento a esta ciudad", explicó Jiménez.

  

El diagnóstico participativo del sábado se complementará con un diagnóstico técnico y entrevistas, a fin de presentar un plan de acción contra el cambio climático en Puntarenas, con sus respectivas conclusiones y recomendaciones. En el mediano plazo, el documento será presentado en esa comunidad costera para ser validado. Finalmente, se presentará un informe a los tomadores de decisiones de la ciudad portuaria.

  

"Hoy estamos haciendo un taller porque queremos llevar a cabo un diagnóstico participativo y así, junto con los estudios técnicos tener una evaluación de la situación actual que determine los potenciales efectos que podría haber por los distintos escenarios del cambio climático al año 2071 y al 2100 y qué conjunto de acciones deberían llevar a cabo los actores involucrados para tratar de adaptarse. La idea es hacer un plan integral que sirva de insumo a todas las instituciones, como un aporte de la UNED a la ciudad puntarenense", explicó Jiménez.

  

Reacciones

  

"El taller en el que estamos participando, a mí me ha parecido un aporte valioso para quienes vivimos en Puntarenas. Es oportuno que hayan investigado y que tengan avances acerca del cambio climático. Les agradezco porque han presentado el taller de manera muy educativa y con información que puede ser comprendida por diferentes sectores. Es fundamental que todos, como organización social, participemos. Ojalá que las opiniones de los participantes vayan a ser de provecho para que se pueda completar este proceso y nos den posteriormente una devolución."

 

María del Socorro Hondoy Barahona, funcionaria de la Dirección Regional de Educación de Puntarenas.

  

"Vengo de la clínica de Barranca, donde ya habíamos tomado conciencia de lo que está pasando y empezamos con una campaña de reciclaje. Esta capacitación de la UNED nos permitirá reforzar lo que estamos haciendo. Creo que los instructores nos han dado una buena charla y con la actividad grupal la dinámica ha sido mucho mejor; y la idea es que los resultados nos beneficien a todos. Me gustaría ayudar a la comunidad por lo que nos está pasando no solo aquí, sino en todo el mundo... aportar un granito de arena para disminuir el impacto del calentamiento global."

 

Albert Morales Cascante, trabajador de la clínica de Barranca.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.{jcomments on}