Intereses y participación activa son claves en aprendizaje infantil

Proceso favorece la autoconfianza y autoimagen positiva

Se debe reforzar la equidad de género en las aulas

 

Intereses y participación activa son claves

 

 Ninos1 La promoción del aprendizaje significativo mediante estrategias pedagógicas adecuadas es la pauta que marca la diferencia en el aprovechamiento del trabajo en la sala de clase.

Este fue el tema investigado por Rosa María Hidalgo Chinchilla y Helen Roxana Valverde Limbrick. El proyecto lo desarrollaron en el ciclo materno infantil de la Escuela José Figueres Ferrer, ubicada en Sabanilla de Montes de Oca.

Los niños deben ser libres para proponer y crear en su autoaprendizaje.


Ambas especialistas en Educación Preescolar realizaron un trabajo de observación con 24 niños entre cuatro años y cinco años. La muestra fue tomada al azar. Ellas analizaron la incidencia de las estrategias pedagógicas en el aprendizaje significativo.      

El aprendizaje significativo fue propuesto por el psicólogo y pedagogo estadounidense David Ausubel (1918-2008). “Ausubel propone que el aprendizaje debe ser significativo para todas las personas. Para eso, es necesario que parta de lo que ya tiene”, afirma Valverde.

Ella agrega que: “por ejemplo, un aprendizaje relacionado con una experiencia vivida nos va a hacer pensar e interesarnos más en el tema; lo vamos a recordar también ¿por qué no? La memoria es importante en el aprendizaje, aunque algunos digan lo contrario”.

Los niños participaron en actividades individuales y grupales, siempre guiados por una maestra. Ella los animaba con actividades de preguntas, canciones, trucos de magia, fotografías para saber qué temas deseaban estudiar en clase. El objetivo era saber qué les gustaba y qué no para poder motivar el proceso de aprendizaje.

Valverde explica que “los niños parten de sus intereses y sus experiencias previas para el desarrollo de actividades en la sala de clase. Dice Ausubel que ‘se aprende lo que se comprende’ porque si no estamos entendiendo no nos va a interesar. Hay que encontrarle sentido a lo que estudiamos. Hace años estudiábamos sin partir de algo conocido y por eso era bastante difícil.”

Las investigadoras encontraron que se debe reforzar la equidad de género para que haya más democracia dentro del aula, lo cual es parte de la autonomía personal y la autoimagen positiva. Asimismo, recomendaron que los infantes utilicen los cinco sentidos para conocer el mundo mediante sensaciones y estímulos.

“Nosotras queríamos entender qué ocurre en la sala de clase, cómo están aprendiendo los niños, por lo menos en este centro educativo; y qué está haciendo la maestra para su aprendizaje; un aprendizaje que sea duradero y, además, relevante para los niños y sus familia”, puntualiza Valverde.