Más de 200 personas de la Zona Sur beneficiadas con el proyecto Competitividad Agroalimentaria

Proyectos también se realizan en la zona Norte.Pobladores de diferentes partes de la zona Sur llegaron hasta Ciudad Neilly para recibir el certificado de graduación en "Competitividad Agroalimentaria". Adultos mayores, jóvenes, madres de familia, jefas de hogar, miembros de cooperativas y grupos de asociaciones fueron los protagonistas de la actividad.

   

En medio de aplausos y júbilo la graduación se convirtió en una fiesta de celebración para las personas que se capacitaron por tres años con la Universidad Estatal a Distancia (UNED). Todos llegaban a recibir su titulo orgullosos de haber logrado la meta.

  

Zelmira Bejarano, presidenta de la asociación Mujeres Damas Unidas, fue una de las emprendedoras que dijo estar feliz, porque gracias a la UNED la asociación se fortaleció y eso les ayudó a mejorar sus ingresos económicos, "para nosotras ha sido muy importante estas capacitaciones porque es evidente que hemos mejorado y aprendido de ellas. Nuestro objetivo es fortalecer el ecoturismo en nuestra zona y así mejorar nuestros ingresos, para eso trabajamos con material reciclable y pensamos en un futuro hacer como una especie de complejo turístico para atraer a los extranjeros nacionales e internacionales. Hoy me siento contenta porque a pesar de sacar el tiempo para ir a capacitarme y alejarme un poco de mi familia, se que ha sido provechoso".

 

"Quiero agradecer a todos los funcionarios de la universidad porque ahora estoy empoderada de mi trabajo y sé que con el apoyo de todos los que conformamos la asociación saldremos adelante y mejoraremos nuestra calidad de vida. Sé que la UNED ahora nos deja físicamente porque ya terminaron con las capacitaciones y la asesoría, pero esperamos seguir en contacto con ellos para futuros proyectos que queremos realizar", dijo Bejarano.

  

El proyecto "Competitividad Agroalimentaria" nació en la Escuela de Ciencias Exactas y Naturales (ECEN) de la UNED, esta iniciativa fue impulsada gracias al apoyo y financiamiento que brindó el Consejo Nacional de Rectores (CONARE) desde el 2007. Posteriormente, al proyecto se sumó la Universidad de Costa Rica (UCR) y la Universidad Nacional (UNA).

  

María Elena Murillo, coordinadora del proyecto manifestó: "Este proyecto inició en el año 2007 con fondos de la Comisión de Regionalización Interuniversitaria (CRI)  Pacífico Sur con el apoyo del Centro Universitario de Ciudad Neilly, para esta iniciativa nos enfocamos en el fortalecimiento de capacidades agroindustriales, así fue como iniciamos este plan. Luego se apoyamos el fortalecimiento administrativo y gerencial de los proyectos, el cual fue muy provechoso para los diferentes grupos porque mejoraron sus actividades productivas, administrando mejor en negocio, como es el caso de Nutripan, Damas Unidas, Agroindustrial con el proceso de lácteos y su producción de derivados".

 

"También trabajamos con la gente de COOPEAGROPAL, que dicho sea de paso es una de las iniciativas más fuertes de la zona, pues empezamos a capacitar los adultos mayores y ahora a los jóvenes, al que llamamos cambio intergeneracional. Esto consiste en capacitar a hombres y mujeres jóvenes en materia de cooperativa, con el propósito de continuar y mejorar las acciones realizadas por las personas que ya van dejando sus puestos o cargos. Hasta la fecha hemos capacitado a 50 muchachos en desarrollo humano y la parte formativa en cooperativas", concluyó Murillo.

 

La experiencia de la asociación Mujeres Fila Pinar, quienes administran a Nutripan, es exitosa, según manifestó Luz Marina. "Hace ocho años comenzamos con la asociación y en primera instancia producíamos galletas nutricionales. Después de esas acciones buscamos la alternativa del pan. En ese proceso es que la UNED llegó a ayudarnos, y desde entonces empezamos a tener cambios positivos en la producción y venta del  producto. Actualmente nuestro pan se vende en 16 comunidades y estamos por iniciar con la elaboración de otros productos".

  

Por su parte, Alejandra Marenco, de la asociación Mujeres Productoras Agropecuarias y Artesanas de Agroindustrial, dijo: "recuerdo cuando iniciamos hace ocho con el grupo de mujeres, lo primero que hicimos fueron tamales, pero por desconocimiento de planes de mercadeo y otras cosas no sabíamos que podría necesitar las comunidades de la zona, para así satisfacer sus necesidades. Fue después de cuatro años que empezamos a hacer queso y en realidad nos fue mejor, pero no teníamos asesoramiento de cómo mejorar la producción y calidad de nuestro producto; fue entonces que la UNED llegó con una propuesta interesante y gracias a su apoyo hoy hemos mejorado nuestro producto, la verdad es que la labor de la universidad nos ha beneficiado".

 

Según manifestó Murillo, algunos de los planes para el 2011 son continuar con el proyecto intergeneracional con los jóvenes de COOPEAGROPAL y llevar estas iniciativas a otras regiones del país como la región Chorotega y otras comunidades que se encuentran alejadas de las áreas urbanas.

  

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  

{jcomments on}