Libertad entre rejas, teatro y universidad

 

 

Privados de libertad aprovecharon su talento para homenajear a la UNED en su 34 aniversario

 

 

 

Grupo de teatro Sembradores de Esperanza son del CAI Pococí

 

 

 

En el grupo de teatro también participaron estudiantes de la UNED.Con equipaje de ilusiones, espontaneidad y emociones llegaron desde el centro penal de Pococí 15 privados de libertad a las instalaciones del campus universitario Fernando Volio Jiménez (sede central de la Universidad Estatal a Distancia (UNED)) para presentar tres obras teatrales: Casa abierta, Sueña y El rostro del diablo, con el propósito de celebrar  el 34 aniversario de la UNED y los 10 años de creación de la Defensoría de los Estudiantes (DEFE).

    

El mensaje que llevó Sembradores de Esperanza en cada una de sus obras fue el de reflexionar acerca de la libertad y las decisiones que toman las personas frente a los retos y desafíos que el mundo les presenta. Paisajes coloridos, calles pintorescas de la ciudad y el campo que mostraban situaciones de pobreza, ambición, fe y engaño fueron los ingredientes ideales para entretener a las personas que asistieron a la actividad.

 

Las historias relatadas fueron muchas durante la presentación de la obra, pero dentro de cada personaje había otra verdadera. Este fue el caso de Alberto Sandoval, estudiante de Administración de Empresas de la UNED, quien manifestó su agradecimiento a la universidad y dijo que se siente orgulloso de participar en este 34 aniversario de su Alma Mater.

 

"La vida en la cárcel es muy dura, uno encuentra de todo, pero es decisión de cada persona si quiere continuar por más tiempo en este lugar. Todos cometemos errores, pero muchos también están privados de libertad porque no hubo un justo y debido proceso a la hora de las sentencias. Pero gracias a dios aún dentro de las cárceles hay opciones para reformarse y este es el caso del teatro. Llevo más o menos 2 años de formar parte de este grupo y la verdad es que me siento contento porque es como salir de la realidad en la que uno se encuentra".

  

"Con estas presentaciones queremos que los ciudadanos sepan que estamos dispuestos a reintegrarnos a la sociedad como mejores personas, con cambios positivos y hacerles saber a todos, pero en especial a los jóvenes que tienen que tomar buenas decisiones para que nunca caigan en este lugar. Quiero aprovechar el espacio para felicitar a la UNED y a su defensoría por un aniversario más de vida institucional", dijo Sandoval.

 

 

 

Katia Salazar, esposa de Alberto Sandoval describe su situación con la siguiente frase: "el día que nunca ha acabado", pues su compañera espera se resuelva pronto su caso y Alberto quede en libertad para iniciar una nueva etapa.

 

En el país existen 29 centros penales, de ellos, 14 reciben educación por parte de la UNED. Su población estudiantil en dichos centros oscila los 180 alumnos. Cabe destacar que el Centro Penal La Reforma es un centro universitario de la UNED. La institución también tiene presencia en otros 13 centros penales del país: San Rafael, Cocorí, San Carlos, El Buen Pastor, Virilla, Limón, Puntarenas, Guápiles, San Agustín, San Sebastián, Pérez Zeledón, Liberia y San Ramón.

  

Por su parte, Reynaldo Villalobos, subdirector de Adaptación Social indicó que la universidad es una fuerte aliada de la entidad y que es clave para continuar con la reinserción social de los privados de libertad. "No hay duda que UNED es nuestra fiel compañera en materia educativa y que dentro de los ejes temáticos que como institución nos planteamos hemos de reconocer que esta institución brinda un aporte importante en el mejoramiento de una sociedad más justa y equitativa".

 

La DEFE fue creada mediante acuerdo del Consejo Universitario en sesión Nº 1316, Artículo IV, inciso 1) celebrada el 4 de marzo de 1998, e inicia labores el 1º de marzo del año 2001.

 

La dependencia que se encarga específicamente de esta población es el Programa de Atención de Estudiantes Privados de Libertad, esta surgió en la Dirección de Asuntos Estudiantiles (DAES) en 1979. El propósito de su creación fue promover la incorporación de las personas privadas de libertad al sistema educativo universitario, ofreciéndoles además la oportunidad de acceder a los servicios y beneficios que brinda la universidad al resto de la población estudiantil.

  

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

{jcomments on}