Cultura dominante entorpece equidad de género

 

 

Actividad fue realizada por el Colegio de Abogados y Abogadas de Costa Rica y el Instituto de Género de la Universidad Estatal a Distancia (UNED)

 

 

 

Videoconferencia se dio gracias a una carta de entendimiento que firmaron el Colegio de Abogados y Abogadas de Costa Rica y la UNED.En el mes del Día Internacional de la Mujer, el Instituto de Estudios Género de la UNED realizó la videoconferencia "Los pilares de la cultura de la dominación". Este tema fue abordado por Ángel Pichardo Almonte, especialista en masculinidad, género y desarrollo.

   

El objetivo de la conferencia fue discutir acerca de las diferentes manifestaciones que tiene la dominación en los seres humanos y cómo es que los grupos y personas desarrollaron mecanismos que benefician intereses particulares.

  

Mediante la plataforma tecnológica de videoconferencia que tiene la universidad se sumaron el Colegio de Abogados y Abogadas de Costa Rica, la sede central de la UNED, ubicada en su campus universitario Fernando Volio Jiménez y varios centros universitarios situados en diferentes regiones del país.

  

Al iniciar la videoconferencia, Ericka Fernández Sandoval, presidenta del Colegio de Abogados y Abogadas de Costa Rica, dijo: "si nos remontamos 100 años atrás, en 1911, cuando el mundo celebraba por primera vez el Día Internacional de la Mujer, la igualdad entre los géneros era visto como una utopía, quizá tan utópico como concebir que una mujer gobierne Costa Rica".

  

"Hoy, después de ese centenario, las personas podemos celebrar los evidentes logros que mujeres y hombres hemos hecho para alcanzar la construcción de una sociedad más inclusiva, más participativa y una sociedad más justa que permita una mejor distribución de la riqueza, con un acceso  igualitario y efectivo al reconocimiento de los derechos humanos y de la dignidad a la persona como fin último de todas las acciones. Pero aún falta mucho por hacer".

 

Por su parte, Ángel Pichardo Almonte, especialista en masculinidades, género y desarrollo planteó su teoría en siete pilares de la cultura de la dominación: antropocentrismo, androcentrismo, racismo, adulto centrismo, reduccionismo, nacionalismos y occidentalismo.

 

Según el experto, el ser humano es historia, esencia, presencia y energía, y es a partir de ello que se forman y transforman, creando así la cultura de la dominación. Como primer pilar se encuentra el antropocentrismo, en este tema el especialista expreso que los seres humanos son el centro del progreso y de la vida, características que hacen a las personas superiores a la naturaleza, y como seres humanos se tiene la potestad de dominar y explorar la naturaleza. En este caso, Pichardo Almonte aplica el término de dominación como respuesta lógica de la violencia, para el posicionamiento de un grupo por encima de otros, como principal mecanismo de sometimiento.

 

   

 

El androcentrismo es el segundo pilar, este concepto resuelve que el hombre es un ser superior a todas las cosas que hay en el mundo e invisibiliza a las mujeres. En este sentido se utiliza una serie de construcciones sociales para validar la supuesta superioridad de los hombres y es de esta manera que se crea una sociedad desigual, al dominar y someter a las mujeres.

  

Pichardo Almonte también dijo que el racismo es otro de los pilares poderosos de la dominación. "Es bueno que nos detengamos a analizar como los seres humanos nos relacionamos a través de las razas, y aunque el término raza como categorización de los seres humanos ha sido desplazada hace muchos años, todavía se utilizan los patrones racistas o la terminación fenotípica o genotípica para determinar superioridad de un ser sobre otro y, entonces; ahí vemos como se construye todo alrededor de las características y facciones de la raza blanca, y como se niega la posibilidad de que otra gente que tiene otro color, la pasamos a un segundo, tercero o último plano".

  

"Un ejemplo claro es cuando los ambientalistas dicen: 'el futuro del planeta es negro, si seguimos con la debacle que llevamos´, ahí, aunque hay un llamado a la conciencia ambiental, pues también hay una concepción de asociar lo negro a lo nefasto, catastrófico y por lo tanto nosotros debemos revisar el lenguaje como parte de todo".

  

"Como cuarto pilar quiero mencionar el adulto centrismo, este conviene colocar a la persona adulta como la más capacitada de llevar lecciones y la más capaz de llevar las riendas de una sociedad, siendo la única que tiene eso privilegios. El quinto pilar es el reduccionismo, aquí quiero destacar la vinculación que esta tiene con la ciencia y como en ella se ha venido moviendo dos ejes fundamentales, la primera es que niega el flujo de ideologías al decir que la ciencia es objetiva y no tiene nada que ver con lo político e ideológico, eso por un lado, y por el otro, es que en realidad si existe una acción política e ideológica, aún cuando al declarase apolítico es una posición política", declaró Pichardo Almonte.

  

Como penúltimo pilar el experto se refirió al nacionalismo, "el planeta vino sin rayas, el planeta tiene más de un millón de años que se formó sin fronteras; sin embargo, las líneas limítrofes fueron marcadas por los hombres, para hacer uso de la dominación. Ejemplos varios tenemos en el mundo, pues somos testigos que cuando otro ser humano igual a nosotros está del lado de la otra raya muchas veces nos sentimos superiores. El último pilar, pero no menos importante es el occidentalismo, esto trae consecuencias arbitrarias, por ejemplo: en Europa el occidentalismo nos presenta la estética y belleza de sus construcciones, pero al mismo tiempo nos pone en la cabeza a otras culturas como lo salvaje y lo que necesita ser salvado como, caso particular, los africanos y árabes".

  

"Recuerdo a una periodista decir que con las Olimpiadas de Beijín, China se abría  al mundo, eso nos hace pensar que el mundo es solo occidente y entonces esa democracia y valores de la cultura occidental deberían guiar el equilibrio social. Estos pilares tienen  un discursos integrador de cómo funciona y como opera la dominación en todos los sentidos y que nuestra propuesta de transformación social no debe escapar de cualquier idea de revolución social", expresó el especialista.

  

Al finalizar la videoconferencia Pichardo Almonte respondió algunas interrogantes de las personas que acudieron a la actividad e indicó que los seres humanos tienen que vivir con alegría los cambios que provocan la revolución y la transformación que establecen los seres humanos con la naturaleza, con la vida, entre hombres y mujeres, aceptando formas de construcción, pero con la participación de todos, para aportar esa historia, esencia, presencia y energía en busca de una mejor sociedad y una mayor equidad de todos los seres humanos.

  

En el Día Internacional de la Mujer celebrada el 8 de marzo del 2011, el Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki Moon envió el siguiente mensaje: "aunque se está cerrando la brecha de género en la educación, existen diferencias muy grandes dentro de los países y entre ellos, y son demasiadas las niñas a quienes se les niega el acceso a los estudios, los abandonan antes de tiempo o los terminan con pocas aptitudes y menos oportunidades. Las mujeres y las niñas también continúan sufriendo una discriminación y violencia inaceptables, a menudo a manos de sus parejas o familiares.  La igualdad de las mujeres y las niñas constituye también un imperativo económico y social. Hasta que no se logre liberar a las mujeres y las niñas de la pobreza y la injusticia, todos nuestros objetivos la paz, la seguridad, el desarrollo sostenible correrán peligro".

  

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

{jcomments on}