UNED propicia intercambios culturales entre poblaciones indígenas

 

En el 2012 se celebrará un gran encuentro indígena con los ocho grupos étnicos presentes en Costa Rica

 


 

El Centro Universitario de Talamanca acompaña a la población indígena en sus diferentes actividades.El fortalecimiento de la identidad indígena es un tema prioritario para el Centro Universitario de Talamanca. Para cumplir con ese objetivo, durante el último mes se ha propuesto incentivar espacios que permitan el intercambio cultural entre la población Bribri e indígenas de Quitirisí, Zapatón, Margarita y Tongibe.

    

En este esfuerzo, el centro de la Universidad Estatal a Distancia (UNED) en Talamanca no ha estado solo; ha contado con el respaldo de sus similares en Limón y Guápiles, además del apoyo de estudiantes de la maestría en Derechos Humanos, del Sistema de Estudios de Postgrado (SEP), y del Centro de Investigación, Transferencia Tecnológica y Educación para el Desarrollo (CITTED).

  

El primer encuentro celebrado ocurrió entre indígenas Bribris (de Talamanca) con indígenas de Quitirisí (Mora) y Zapatón (Puriscal). Una iniciativa de desarrollo que coordina la administradora Marbelly Vargas, sirvió de marco para organizar el intercambio cultural, con la colaboración de Justo Torres Layan, Oköm-Bikakla de los bribris.

  

Así, con demostraciones de la cultura bribri, los indígenas de Quitirisí y Zapatón degustaron molida de pejibaye, preparada con las piedras jaladas en actividades anteriores.

  

“El objetivo fue mostrar a las personas visitantes una importante herramienta de trabajo en el hogar de la cultura bribri”, aseguró Gonzalo Mena, del centro universitario de Talamanca.

  

“A todo interesado en manipular la piedra para hacer algo de masa de pejibaye, le fue posible constatar que el manejo de esta herramienta requiere de múltiples habilidades y fortaleza física. La masa de pejibaye fue utilizada para hacer fresco de pejibaye, una bebida tradicional de la cultura bribri”, contó Mena.

  

En la actividad, Mariana Bejarano, indígena Gnöbe, expuso la situación actual de su comunidad, con el repaso de áreas como educación, desarrollo, ambiente y salud, entre otros. Posteriormente, siguieron el Dulé (cantos ceremoniales bribris con tambores), el sorbón y la tadicional chicha, además de los cantos y danzas a Sibö (Dios en lengua bribri) en agradecimiento por la vida y la ocasión de compartir con otros hermanos.

  

La cosmovisión indígena y su importancia en la vida cotidiana de los indígenas bribri estuvo a cargo del Oköm-Bikakla, Justo Torres, en un espacio celebrado en compañía de los sabios o mayores conocedores de la cultura, como lo establece la tradición.

  

Un segundo encuentro fue posible entre vecinos de los palenque Margarita y Tongibe, del territorio indígena Maleku (Guatuso, Alajuela), e indígenas Bribris. Funcionarios de los centros universitarios de Limón, Guápiles y además del Ministerio de Cultura y Juventud participaron de la cita.

  

Los Malekus entregaron a los Bribris el “Kita”, un bastón cuya representación social es de Jerarquía, usado por personas sabias y conocedoras de esa cultura.

  

En el recorrido por Margarita, visitaron la finca de Rigoberto Lacayo, líder, jerarca y conocedor de propiedades de las plantas que utiliza con fines medicinales o curativos. Él funge como médico indígena o AWÁ.

  

El grupo llegó luego al palenque Tongibe, donde con oratorias, danzas y teatro expusieron experiencias sociales históricas propias del pueblo Maleku.

  

Mena señaló que para el próximo año se pretende desarrollar un encuentro con los ocho grupos étnicos de Costa Rica, en aras de fortalecer la cultura indígena e intercambiar cultura y saberes.

  

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

{jcomments on}