Costa Rica vislumbra nuevos horizontes en educación a distancia

La institución impulsará cambios en tecnología, información e infraestructura física con empréstito del Banco Mundial

 


 

Se implementarán al menos tres nuevas ingenierías en la oferta académica a distancia

 

Las tutorías serán estandarizadas en todas las regiones del país

 

UNED apuesta por la equidad mediante actualización tecnológica, profesional y educativaHace treinta años, a principios de los 80, la formación de profesionales en la Universidad Estatal a Distancia (UNED) se basaba en textos y en la tutoría presencial. Hoy, en la segunda década del siglo XXI el avance de las tecnologías abre un amplio espectro de posibilidades de estudio a distancia para obtener un título universitario.

    

Por eso, con ese mismo espíritu de seguir “cubriendo distancias que rompen / cadenas que atan al Saber”, como lo expresa su himno, la UNED sigue a la vanguardia para resguardar la equidad en la formación académica que ofrece.

  

Actualmente, gracias a un préstamo del Banco Mundial, que será financiado por el gobierno, la UNED, consciente de que el estudiante es el eje de su modelo didáctico, fortalecerá una red de centros universitarios para el desarrollo local y regional enlazados por fibra óptica, implementará laboratorios virtuales y uniformará la calidad de las tutorías en todo el territorio nacional, entre otros proyectos.

  

Un total de 50 millones de dólares cristalizarán la modernización tecnológica, además de la actualización profesional y administrativa del personal de la institución. Asimismo, se implementará un sistema de información único que facilitará el quehacer de la UNED y permitirá establecer entre todas las dependencias mejores relaciones en la gestión interna.

  

Todas estas iniciativas se encuentran inmersas en el proyecto denominado Fortalecimiento del modelo de educación a distancia basada en TIC: Hacia la innovación de la oferta académica, que se deprende de la negociación que inició a finales del año 2010 entre el gobierno y universidades públicas.

  

Este plan se centra, principalmente, en el fortalecimiento del modelo de educación a distancia en sus áreas sustantivas: docencia, investigación, extensión y producción de materiales didácticos. Tal objetivo se cumplirá de la mano de las plataformas que ofrecen las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

  

Desarrollo académico tecnológico, desarrollo profesional y desarrollo de sistemas de información son los tres componentes que nutren el proyecto. Cada uno contiene un planteamiento consensuado y analizado minuciosamente por equipos y comisiones de trabajo, que han sido nombradas para tal efecto por la Rectoría.

  

“El objetivo es integrar los tres componentes para que impacten nuestro sistema de educación a distancia, no solo en la sede central sino también en los centros universitarios, y beneficiar tanto a estudiantes como a funcionarios”, dijo Heidy Rosales Sánchez, coordinadora de la Comisión Central del Proyecto del Banco Mundial.

  

Desde la concepción de una educación a distancia apoyada en la tecnología, las TIC se convertirán en la herramienta idónea para que el estudiante pueda aprovechar más opciones en su proceso de aprendizaje. en todo el país, a fin de cumplir el principio de la equidad.

  

Un espaldarazo a la academia mediante la tecnología y la infraestructura

  

Para ello, se han concentrado varias iniciativas en el primer componente, es decir, el desarrollo académico tecnológico, cuyo principal objetivo es establecer una fluida comunicación entre los centros universitarios, estudiantes y tutores, además de estandarizar la calidad de las tutorías y atraer al estudiante a recibirlas en tiempo real o en diferido. Este componente consumirá, en los próximos cinco años, cerca del 70% del préstamo.

  

“Todos los planteamientos giran alrededor de la equidad. Necesitamos lograr que los estudiantes de todos los centros universitarios reciban la misma formación académica”, afirmó Luis Guillermo Carpio Malavasi, rector de la UNED.

  

Actualmente, la gran mayoría de las tutorías de la universidad se concentra en la Gran Área Metropolitana (GAM). La cifra evidencia la necesidad de establecer un mayor acercamiento con los estudiantes de las regiones pues esta desventaja incide drásticamente en los índices de fracaso, de deserción y de bajo o desacelerado nivel de desarrollo en los lugares donde residen estos alumnos.

  

“Surge la inquietud de que para llevar la equidad a las zonas rurales necesitamos lograr que las tutorías sean un elemento real y bien aprovechado. Por ello, hemos pensado establecer una gran red de centros universitarios, aprovechando la gran fortaleza que tiene la UNED al contar con presencia en todas las regiones del país. Esta es quizá una fortaleza que no parece tener otra institución en nivel latinoamericano”, dijo Carpio Malavasi.

  

Esa red de comunicación entre centros universitarios se logrará establecer por medio de fibra óptica, que permitirá al tutor grabar sus tutorías o presentarlas en tiempo real a varios centros universitarios. Estas tutorías ya podrían también afianzarse con videoconferencias, laboratorios virtuales, entre otros.

  

En el caso de que un estudiante tenga inconvenientes en presentarse a la tutoría, podrá observarla si ingresa a la plataforma que almacenará todo el material requerido para la mediación académica. “Además, nos interesa apoyarnos en la tecnología. Vamos a adquirir dispositivos móviles que serán administrados por la Dirección de Asuntos Estudiantiles y los centros universitarios para apoyar a los estudiantes becados, que no tienen los medios, puedan seguir su proceso formativo y graduarse. Queremos ser equitativos e inclusivos”, detalló la máxima autoridad de la UNED.

  

“El proyecto está enfocado principalmente al mejoramiento de los procesos de aprendizaje de los estudiantes”. Así opinó la vicerrectora académica Katya Calderón Herrera, para quien existen variables que deben considerarse a fin de ofrecer una educación de calidad, entre ellas, planes de estudio pertinentes, criterios académicos adecuados y una oportuna mediación didáctica.

  

“Tenemos que destacar que las herramientas tecnológicas se deben complementar con una adecuada formación docente para que tenga implicaciones directas en la población de estudiantes. Desde la Vicerrectoría Académica seremos garantes de mantener la sostenibilidad de los procesos para asegurar la permanencia y el éxito académico”, indicó la funcionaria.

  

Paralelo a estos proyectos, se incluye la construcción de los centros universitarios de Cartago y Puntarenas.  En la provincia cartaginesa será edificada una nueva sede en las cercanías del Estadio Fello Meza, en un terreno adquirido por la UNED. En tanto, también muy cerca del actual centro en Puntarenas, serán construidas las nuevas instalaciones en un terreno donado a la institución por parte de la Refinadora Costarricense de Recope (RECOPE).

  

Para el uso de las tecnologías, cada centro universitario tendrá acondicionamientos importantes en sus instalaciones pues se implementará el concepto de salas tecnológicas. Estas salas ofrecerán alternativas mediáticas que permitirán el enlace entre todas las sedes, lo que abrirá la posibilidad de establecer una mejor interactividad entre estudiantes-estudiantes, estudiante-tutor, tutores-comunidad, comunidad-estudiantes y así, diversas variables.

  

Otra variable significativa corresponde a los laboratorios virtuales. “Esta iniciativa está planteada como un mecanismo para que la Universidad ofrezca a sus estudiantes un tipo de aplicación informática interactiva que le acerque a la actividad realizada en un laboratorio real. Esto se logra permitiendo que el estudiante realice trabajos de laboratorio en un ambiente controlado; al realizarlos de manera virtual, podrá repetirlos las veces que sea necesario hasta dominarlos, sin limitaciones de tiempo y horario”, explicó Ana María Sandoval Poveda, funcionaria del Programa de Producción Electrónica Multimedial (PEM), entidad a cargo de dicha propuesta de mediación.

  

La sala de videoconferencia será trasladada a un nuevo edificio.Según comentó Sandoval Poveda, otras realidades que pueden trabajarse en este marco son las reproducciones virtuales de ambientes o experiencias, como los que se viven en un museo, una gira a un parque nacional o la visita a una empresa. Los laboratorios (ambientes-experiencias) virtuales podrán entregarse directamente al estudiante al realizar su matrícula y, posteriormente, ponerse a su disposición en un repositorio adecuado para ello.

  

“Se está planteando una gran inversión en salas de cómputo, laboratorios de ciencias y salas de videoconferencia, lo cual posibilitará una mejor entrega de los servicios al estudiante. Estamos creando los espacios para poder hablar, en el futuro, de verdaderas comunidades de aprendizaje; estamos creando espacios también a la apertura de nuevas carreras de Ingeniería, fundamentales para el desarrollo académico y del país”, puntualizó Minor Herrera Chavarría, miembro del Consejo Universitario.

  

Por otra parte, en el campus universitario Fernando Volio, sede central en Mercedes de Montes de Oca, será construido un edificio para la investigación, innovación y desarrollo.

  

El nuevo edificio concentraría dependencias claves como la Vicerrectoría de investigación, la Dirección de Información, Tecnología y Comunicaciones (DTIC), la futura Vicerrectoría de Planificación y de Desarrollo, el Programa de Producción Electrónica Multimedial (PEM), el Programa de Aprendizaje en Línea (PAL), y el Programa de Videoconferencia y Audiografía (VAU), entre otros.

  

El espacio físico para la Vicerrectoría de Investigación ofrecerá el ambiente adecuado para los centros, programas y diferentes grupos científicos. Además, incluye los laboratorios necesarios para proyectos como las redes de investigación para el desarrollo de conocimientos y propuestas tecnológicas innovadoras aplicables a la educación superior a distancia y de investigación sobre cambio climático y los ecosistemas urbanos.  

  

Desarrollo profesional para académicos y administrativos

  

El segundo componente es el desarrollo profesional, para el cual se invertirá 12% del total del empréstito.

  

Con esos fondos, se trabajará en establecer un nuevo mecanismo para lograr la actualización académica y profesional del personal de la UNED. Se proyecta invertir en dos líneas, una de ellas para maestrías y doctorados, dirigidas al sector académico. Además, otro importante monto en pasantías cortas, que involucra proyectos para personal académico y administrativo.

  

Las maestrías y los doctorados en el extranjero se definirán según áreas estratégicas, previamente definidas por académicos y de acuerdo con las necesidades de formación establecidas en las unidades académicas. Una vez que se hayan identificado tales áreas, se perfilarán las personas idóneas para recibir el proceso de formación.

  

La identificación de áreas y de personas para las maestrías, doctorados y pasantías será establecida apegada a la realidad y al desarrollo estratégico de la universidad y a la política de reemplazo del personal.

  

“Debemos pensar en la universidad del futuro. El gran reto que tenemos aquí es no ver el proyecto a corto plazo. Hay que visualizarlo a cinco, diez o quince años. Porque eventualmente podríamos estar becando e invertir en algo que puede caer en la obsolescencia rápidamente. Así, para las maestrías y los doctorados, las áreas estratégicas serán definidas por la academia y el Consejo de Becas Institucional, por ejemplo, siguiendo la normativa. Luego se buscarían las carreras y las universidades extranjeras con base en las necesidades determinadas en nuestras unidades académicas y poder perfilar a los candidatos que podrían ser enviados. La idea es partir de la beca a la persona y no al revés”, aclaró el rector de la UNED.

  

En las pasantías cortas se incorporará además a los centros universitarios pues para la institución es de vital importancia que sus administradores conozcan modelos diferentes en otras latitudes. “Queremos ser flexibles en las pasantías cortas y orientarlas sobre todo a la gestión. Hablamos de pasantías cortas, de dos meses, para que la persona pueda viajar a otro país, pueda interactuar en otras universidades para que vean otros modelos e iniciativas. No significa que lo que vea afuera se vaya a traer aquí. La idea es que se visualicen posibilidades y buenas prácticas para tropicalizarlas y se genere el análisis de viabilidad en su implementación”, expresó Carpio Malavasi.

  

Los sistemas de información

  

El tercer componente es el desarrollo de sistemas de información, con una inversión de 10 por ciento del total. Esta iniciativa prevé sistematizar el quehacer universitario para generar índices de mejora a partir de parámetros de calidad, indicadores de información académica y administrativa, y valorar la gestión interna y externa.

  

El nuevo sistema de información les permitirá a los usuarios obtener información, así como llevar a cabo trámites y recibir servicios académicos y administrativos en línea.

  

Un 8% del empréstito será destinado a la atención de otras iniciativas como el fortalecimiento de la producción de materiales audiovisuales educativos para la educación a distancia, con transmisión en línea, y la formación de profesionales en Ingenierías Industrial, Agua y saneamiento e Informativa énfasis en Telecomunicaciones, entre otros proyectos.

 


 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

{jcomments on}