Científicos hallaron 347 especies en La Sabana

Por Karol Ramírez Chinchilla.

Luego de más de 24 horas de inventario en el Parque Metropolitano La Sabana, científicos costarricenses lograron establecer un conteo de 347 especies en el I Taxatón promovido por la Universidad Estatal a Distancia (UNED), la Comisión Interinstitucional del Proyecto de Rearborización de La Sabana (CIPRLS) y otras instituciones.

De acuerdo con la académica Mery Ocampo Araya, coordinadora del proyecto Huella Verde UNED, durante la jornada celebrada el viernes y sábado pasados fue posible encontrar los siguientes datos:

• Monitoreo de Aves: 41 especies
• Monitoreo de insectos acuáticos 3 especies de libélulas, 3 especies de caracoles, 2 especies de mosca, familia de chironomidae y blephariceridae, 1 camarón, 1 especie de chinche
• Monitoreo plantas: 290 especies entre hierbas y árboles
• Monitoreo de murciélagos: 4 especies (en pocas horas de monitoreo, con un clima frío y ventoso)
• Monitoreo de mamíferos: 1 ardilla, 1 zorro
• 1 ácaro acuático

"Este resultado es muy importante, muestra la rica biodiversidad que contiene un espacio natural pequeño como el Parque Metropolitano de La Sabana, a pesar del impacto que sufre por parte de una ciudad en constante crecimiento. Esta isla verde evoluciona mejor de lo esperado después de la sustitución de las especies exóticas que dominaban el paisaje con árboles nativos y brinda herramientas para que la CIPRLS pueda tomar decisiones en cuanto a su gestión", dijo Ocampo Araya.

La académica y científica de la UNED señaló que "registrar cuatro especies de murciélagos frugívoras y nectarívoros es evidencia de la estrecha relación ecológica de estos mamíferos con los frutos y flores que producen los árboles de La Sabana, lo cual asegura su polinización e intercambio genético. Otro resultado interesante es que a pesar de encontrar un evidente deterioro del lago, no fueron identificados vectores de enfermedades como mosquitos transmisores de dengue, zika y chikungunya".

"El Taxatón en La Sabana es un símbolo de una universidad que promueve la ciencia ciudadana, que desea generar conocimiento para transformar. Hacer un inventario y clasificación de especies en La Sabana de forma colaborativa y abierta, es caminar el corazón de la ciudad con otra mirada. Este es el primer Taxatón en La Sabana y el primero en el país, seguimos forjando historia e innovación”, comentó la vicerrectora de Investigación de la UNED, Lizette Brenes Bonilla.

Rodrigo Méndez, funcionario de la UNED, el Biólogo Adolfo Artavia y las colaboradoras Gabriela Estrada Poveda y María Paula Solano Rojas estuvieron a cargo del monitoreo de mamíferos empleando trampas Sherman y cámaras trampa con sebos de fruta para obtener imágenes en video.

En cuanto a los especímenes de murciélagos encontrados, los expertos informaron que éstos corresponden a tres individuos de la familia Phyllostomidae, Subfamilia Stenodermatidae. Son frugívoros, es decir, se alimentan de plantas y su nombre científico es Artibeus jamaicensis.

La otra especie de murciélagos es Sturnira parvidens, un individuo de la misma familia y Subfamilia, también es frugívoro .Y por último un individuo de Glosophaga commissarisi de la familia Phyllostomidae y Subfamilia Glosophaginae y es nectarívoro, es decir, se alimenta del néctar de las flores.

Trabajo conjunto. Esta tarea de identificar y analizar la biodiversidad existente después del proceso de rearborización en La Sabana fue promovida por la UNED, por el CIPRLS, Scotiabank y la Asociación Ornitológica de Costa Rica.

Por su parte, Lisseth Villalobos, de Gestión de Proyectos del ICODER, aseguró que “para el ICODER, La Sabana se ha convertido en un aula abierta, donde no solamente es un espacio en el que se desarrolla el deporte y la recreación, sino ahora integra la biodiversidad y el cuido del ambiente. El Taxatón es sumamente importante, ya que nos da un parámetro positivo sobre todo el trabajo que se ha venido realizando desde el 2011 con el Proyecto de Rearborización y a su vez, permite educar a todas las personas en el tema de las especies. Este trabajo nos compromete a enseñar el entorno en que vivimos de otra manera y explicar que todas esas especies son parte de nosotros. Estamos aportando un espacio necesario para la biodiversidad y logrando nuestros objetivos”.

De esta forma, el Taxatón realizó una clasificación minuciosa del pulmón capitalino, tras siete años de haber iniciado la intervención, con el objetivo de convertirlo en un ecosistema ideal para que especies nativas desarrollen su ciclo de vida dentro de La Sabana.

"Es valioso destacar el compromiso y el trabajo de los estudiantes voluntarios de Grupos Recreativos de la UNED y de la Red Estudiantil de Restauración Ecológica, así como de funcionarios del Programa de Laboratorio, de la Cátedra de Gestión y Conservación de Recursos Naturales, de la Cátedra de Biología y de la Cátedra de Producción Sustentable de la Escuela de Ciencias Exactas y Naturales (ECEN) de la UNED", comentó Ocampo Araya.

Agregó que "fue hermoso observar a niños interesados en conocer a los insectos bajo la lupa y su importancia biológica".

{jcomments on}