“El tango no solamente se canta, fundamentalmente se vive”: Mijail Mondol López

Por Karol Ramírez Chinchilla.

Como en la misma ciudad de Buenos Aires, el tango tomó anoche cada rincón del Instituto de México para rendir un homenaje a cantores, instrumentistas, promotores y bailarines de este género en el país, bajo la presentación del libro “Voces e intérpretes del tango en Costa Rica”, una obra escrita por Mijail Mondol López bajo el sello de la Editorial UNED.

Música, baile, declamaciones, emotivos discursos y aquella melancolía que transmite los acordes del tango fueron parte de una noche lluviosa pero cálida, en la cual los máximos exponentes del género se reunieron para dar la bienvenida, al mundo literario, a una de obra que presenta en 26 conversaciones un panorama histórico y testimonial acerca de las distintas dinámicas de recepción y divulgación artística que ha tenido el tango en la sociedad costarricense.

El amplio salón del Instituto de México fue ocupado por más de 150 personas, que recibieron atentos los mensajes de Patricia V. Giménez, embajadora de la República Argentina; Lizette Brenes Bonilla, vicerrectora de Investigación de la UNED; René Muiños Gual, Director de la Editorial de la UNED; y Gustavo Solórzano Alfaro, comentarista del libro, así como de su autor Mijail Mondol López, funcionario de la Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades de la UNED.

“Me corresponde presentarme al menos, en el marco de esta presentación, como el autor de la obra, pero esto es falso, yo no soy el autor, el autor somos todas esas voces que estamos acá en este local. Es el tango que quisiera ensalzar, quiero enfatizar esta pluralidad de voces, de intérpretes, de amantes del tango, de gente que ha vivido el tango (...) El tango no solamente se canta, fundamentalmente se vive”, afirmó emocionado Mondol López.

“Gracias a la UNED por permitir este espacio para la cultura, pero la cultura entendida como la cultura viva, que se plasma en la vivencia, que se plasma en la nostalgia”, exclamó.

René Muiños Gual, director de la Editorial Universidad Estatal a Distancia (EUNED), indicó que “cuando este proyecto llegó al Consejo Editorial realmente sentimos que era un libro de una enorme importancia porque a diferencia del libro que lo precedió, que fue premio de Editorial Costa Rica, este es un testimonio fijo de todas las voces en Costa Rica en este importante género musical”.

“Desde mi punto de vista, además de ser una pasión continental, no solamente argentina, el tango ha sido un factor de unidad, de coherencia en el ser latinoamericano, todos los latinoamericanos llevan el tango en el corazón, llevan el tango en la memoria”, acotó.

En palabras del autor, el propósito del texto radica en exponer el carácter migrante y sociocultural que implica este género en otros contextos latinoamericanos, en este caso el costarricense, así como la construcción social de un saber y una subjetividad urbana que se entrecruza en diversos actores, clases sociales y momentos históricos.

La ovación al tango fue reforzada, minutos después, con las palabras de la vicerrectora de Investigación de la UNED, Lizette Brenes Bonilla, quien contó que su vinculación con el tango viene de su madre, Nelghy Bonilla Montero, una bailarina de escenarios nacionales e internacionales, con una trayectoria de 24 años.

“La UNED es la Universidad a la que la gente no va, porque la UNED va a las personas. La UNED es la Universidad que aprende, que escucha, que está en todos los rincones de este país y también es la Universidad que baila y celebra las historias de personas maravillosas como las que vamos a celebrar hoy. El tango está muy cerca de mi corazón, aunque no sé cantarlo ni bailarlo, pero quisiera llamar por un segundo a mi mamá Nelghy Bonilla Montero”, dijo.

“Llamo a mi mamá porque ella es una de esas tangueras apasionadas. Toda la familia hemos ido a verla bailar y cantar, ella es una de tantas historias que están presentes en este libro”, comentó Brenes Bonilla.

En un breve mensaje, Nelghy Bonilla Montero acotó emocionada: “mi pasión por el tango nació de mi cuna, de escuchar a mi papá, a quien que le encantaba el tango, que lo cantaba, lo bailaba, esas eran mis canciones de cuna”. Los aplausos no se hicieron esperar de un público receptivo a aquel acontecimiento único: un libro reunía a destacados expositores del género.

La embajadora de la República Argentina, Patricia V. Giménez, al dar su mensaje, aseveró: “para nosotros, el tango se transforma en parte de nuestro corazón, más cuando se está lejos de nuestro país”. Ella acotó que una de sus metas mientras se encuentre en territorio nacional será aprender a bailar tango, pues admira la pasión que imprimen los costarricenses en este género.

Giménez afirmó que el tango “es una mezcla del inmigrante que se incorpora a la sociedad argentina y nos genera este corazón, esta música que por eso atrapa tanto en el mundo, porque escuchamos tango no solo en español, sino también en japonés, lo que demuestra que abarca no solo la cultura de habla hispana”.

“El tango marca sentimientos, esa sensación del hombre que quería ser. Aun cuando habla de desdicha y de penurias, marca esa necesidad de compartir con la música”, manifestó la embajadora.

Cuando llegó el momento de la presentación oficial, Gustavo Solórzano, filólogo-editor, pasó al podio y ofreció un amplio análisis de la obra. “El objetivo de Mijail es observar el fenómeno desde una perspectiva sociocultural, analizar de qué modo se cruzan diversos actores en el tejido social y en el devenir histórico de una nación. A Mijail le interesa este carácter del tango como producto de la migración, del cambio, del movimiento, del desarraigo y a la vez de la búsqueda de arraigo. A Mijail le interesan las voces, la pluralidad dialógica de los encuentros y desencuentros”, expresó.

“Las voces son muchas, al igual que los intérpretes. Interpretar es ejecutar una partitura, pero es también comprender de una determinada manera, existir a partir de sensibilidades particulares, en un vaivén policromático y polifónico”, puntualizó.

Solórzano apuntó que “los personajes que recorren estas páginas, a través de 26 entrevistas, son de las más diversas procedencias y realizan los más variados oficios: sastres, peluqueros, abogados o zapateros; músicos, cantantes, poetas o bailarines. Cada uno ofrece una perspectiva que encuentra eco en las perspectivas de los otros. Juntos construyen una historia diversa alrededor de la música, la poesía y el baile”.

En la actividad, la UNED, la EUNED y la Embajada de Argentina rindieron un homenaje a grupos y personas que se han destacado por su aporte cultural a la interpretación y difusión del tango en Costa Rica.

De esta forma, recibieron un homenaje: Alberto Herrera Mora (q.d.D.g), Guillermo Sancho Moya (q.d.D.g), El Cuadro Buenos Aires, El Conjunto Tucumán, Rafael Pérez, Julia Stanley González, Eduardo Mondragón López, Miguel Ángel Rodríguez Murillo (q.d.D.g), El Dúo San Juan (Elizabeth Sequeira (q.d.D.g) y Enrique Chacón), Gerardo Murillo Castro, Rolando Herrera Arias, Oscar Molinari Ricardi y Ana Isabel Campos Morales, Fernando Tristán Soubrié, Manuel Mario Vera Catalán, Marcia Anguizola González, Max Boza Calvo, Joaquín Brizuela Rojas y July Massiel.

Asimismo, Oscar López Salaberry, Ricardo Jara González, Manuel Antonio Meléndez Salas, Jason Arce Baltodano, Oscar Herrera Naranjo, Mercedes Barboza Gamboa, Quinteto Libertango, Ginette Sánchez Gutiérrez, Mauro Segura Herrera, Marianela Villalobos Herrera, Mayra Chauta Ibarra, Oscar Retana Mora y Pamela Camacho Sequeira.

La noche contó con una declamación poética a cargo de Rolando Herrera Arias y Eduardo Mondragón López, así como de la presentación musical de Fernando Tristán y Gerardo “Kalay” Murillo, en la guitarra. Tuvo también participación el Quinteto Libertango.

Si desea ver las fotografías de la actividad, pulse aquí.