Lanzan llamado de alerta sobre graves vulneraciones a los derechos humanos en Latinoamérica

El VII Coloquio Internacional de Estudios sobre Hombres y Masculinidades finaliza en Costa Rica con una Declaración Pública avalada por delegaciones de 18 países

La actividad también albergó el Foro Latinoamericano de Masculinidades en la Adolescencia y Juventud

La UNED participó como organizador del coloquio desde el Instituto de Estudios de Género (IEG)

Por Karol Ramírez Chinchilla

Alrededor de 400 personas, hombres y mujeres, de América y Europa lanzaron en Costa Rica un llamado de alerta sobre las graves vulneraciones a los derechos humanos y las garantías estatales para la salud, la vida y el buen vivir en la región. Esta situación, alegan, se ve reflejada en hallazgos, evidencias, registros y documentos sobre aumentos alarmantes de femicidios y de asesinatos y desapariciones en impunidad de líderes sociales, así como en un crecimiento del discurso anti-derechos y el desfinanciamiento de la educación y la salud pública.

Reunidos en 16 mesas temáticas con la exposición y debate de 270 trabajos de investigación relacionados con el tema, las personas participantes del VII Coloquio Internacional de Estudios sobre Hombres y Masculinidades, celebrado esta semana en la Ciudad de la Investigación de la Universidad de Costa Rica (UCR), cerraron agenda expresando ante la opinión pública, países, gobiernos, instituciones públicas y privadas, colectivos, organizaciones y movimientos, su preocupación por los hallazgos encontrados luego del análisis y la discusión.

“Resaltamos la alta participación de jóvenes hombres y mujeres comprometidos e interesados en esta temática desde el acercamiento a los principios éticos de la acción feminista”, anota el pronunciamiento del Plenario de Clausura, dado a conocer la tarde del miércoles 31 de julio, en el Aula Magna de la UCR.

Entre los hallazgos y evidencias encontradas en cada una de las mesas temáticas, las personas participantes del coloquio señalan:

-     Aumento alarmante de los femicidios, las violencias basadas en género, los crímenes de odio en medio de la total impunidad y connivencia de los aparatos de justicia de nuestros estados.

-    Aumento del asesinato y desaparición en impunidad de líderes sociales hombres y mujeres, estudiantes, ambientalistas, campesinos, indígenas, afrodescendientes, desterrados, destechados. A cinco años de su desaparición, seguimos esperando a los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, quienes nos siguen haciendo falta.

-     El contubernio entre los poderes del Estado que criminalizan la protesta social, la movilización por los derechos y la persecución al pensamiento crítico, mientras se ocultan las redes de corrupción y las mafias de poderes para intereses privados del capital que socavan la confianza en lo público.

-    El desfinanciamiento de la educación y la salud pública de nuestros países en detrimento de la calidad de vida de la población.

-    El levantamiento de los muros y fronteras para cerrar la movilidad de población perseguida, desterrada, exiliada, desplazada, cuya persecución los convierte en ilegales.

-    La privatización del agua, la tierra, las semillas, la ampliación del capital transnacional que expulsa poblaciones y que niega los mínimos vitales de las comunidades para los intereses globales del capital extractivista, que contamina, depreda y arrasa con el aire, la tierra y la vida

-    La preocupación por la persecución de los liderazgos alternativos y de las iniciativas populares e independientes y la labor que en ello han jugado los medios hegemónicos de comunicación.

-    Crecimiento del discurso anti-derechos, de sectores ultraconservadores, de derecha conservadora que desde los gobiernos niega los estados sociales de derechos, garantes de ciudadanía plena a sus habitantes.

-    Las ciudadanías subrogadas y tuteladas de hombres y mujeres jóvenes frente al acceso a sus derechos sexuales y a sus derechos reproductivos, sociales, laborales, culturales, económicos y políticos.

-    Algunos gobiernos alternativos y progresistas de nuestros países no son sinónimo ni garantía de derechos y las fuerzas y alianzas políticas que los encarnan están reproduciendo muchas de las prácticas totalitaristas y dictatoriales que dicen combatir

“Avocamos por la defensa de la democracia plena, de la participación, el reconocimiento y la dignidad de las personas en tanto su condición de sujetos plenos de derechos, por el fortalecimiento de Estados Sociales de Derechos, laicos y comprometidos con las garantías ciudadanas de sus poblaciones, por la vigencia y la necesidad de la separación de poderes que coadyuven al buen vivir, al desarrollo equitativo, donde los temas relacionados con los hombres y las masculinidades, estén posicionados y articulados a la agenda feminista de la región, para que sea posible la equidad, la igualdad y la diversidad en convivencia”, consignan.

Intenso trabajo. Durante tres días, el coloquio analizó diferentes temas relacionados con Masculinidades, salud y cuido; Masculinidades y hombres del sector público; Masculinidades, poder y violencia; Masculinidades y políticas públicas; Paternidades y cuido: Experiencias del trabajo con hombres; y Masculinidades, efectos y emociones.

Asimismo, las mesas temáticas se relacionaron con Masculinidades y homofobias; Masculinidades plurales, subjetivas e intersectorialidad; Hombres trabajando con hombres: experiencias de hombres promotores comunitarios en la construcción de masculinidades anti-patriarcales sensibles y no violentas; Masculinidades, arte y corporalidad; y Masculinidades en la adolescencia y la juventud, entre otros.

Para Leticia Picado, de Puntos de Encuentro de Nicaragua, la importancia del coloquio radica en la devolución misma que se hace a la sociedad sobre los trabajos alrededor del tema. “Ha sido espectacular, el proceso me resulta una devolución de todas las actividades y acciones que han hecho los hombres en Latinoamérica, eso también hace que, desde los movimientos feministas en cada parte de los países, se esté viendo qué acciones se deben seguir o cuáles se pueden replicar en otras comunidades con otros hombres”, dijo.

“Uno de los puntos más importantes es la devolución del trabajo que se está haciendo y qué se puede seguir trabajando a partir de lo analizado”, agregó Picado, quien participa por primera vez en el Coloquio Internacional.

Por su parte, Jaime García, del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Costa Rica y estudiante de Administración de Empresas de la UNED, acotó: “el coloquio ha sido bastante interesante y nos queda la tarea de buscar las formas de adaptar lo analizado a nuestra sociedad y a nuestras instituciones”.

“Lo más interesante es ver las diferencias de criterio en las personas y países, hay mucha diversidad en formas de pensar”, apuntó.

Si desea ver el álbum de fotografías de la actividad, pulse aquí

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.