UNED produce primera videoconferencia para población privada de libertad

La videocomunicación fue coordinada por la Escuela, el Centro Universitario La Reforma y el Programa de Videoconferencia y Audiográfica (VAU)

La producción de la videoconferencia contó con un decidido respaldo por parte de la Vicerrectoría Académica

Por Karol Ramírez Chinchilla

Douglas Sibaja Herrera es estudiante del Centro Universitario La Reforma y por primera vez, pudo aprovechar las ventajas de la videocomunicación para enlazarse con sus tutores y evacuar sus dudas en tiempo real. Tres asignaturas de la Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades (ECSH) impartieron la tutoría por videoconferencia para población privada de libertad, por primera vez en la UNED y apoyados por el Programa de Videoconferencia y Audiográfica (VAU).

Alrededor de 36 estudiantes privados de libertad del Centro de Atención Institucional (CAI) Jorge Arturo Montero Castro y matriculados en el Centro Universitario La Reforma, participaron en tres videoconferencias, que les permitieron fortalecer su proceso de aprendizaje en Métodos de Estudio a Distancia e Investigación (código 055), Fundamentos de Sociología (código 00025) y Ética y Sociedad (código 00062), todas de la ECSH.

“La video tutoría ha sido de gran interés y es muy importante para nosotros como población privada de libertad. Es un gran paso para la UNED y para nosotros porque muchas veces en las materias necesitamos evacuar dudas y no sabemos cómo”, comentó Sibaja Herrera, quien afirma que hubiese querido contar con más tiempo para poder interactuar más con las personas tutoras.

Las tutorías fueron impartidas durante las últimas semanas por el Lic. Byron Barillas Girón, tutor de Fundamentos de Sociología; la MSc. Gilma Carrillo Vilchez, encargada de la Cátedra Métodos de Estudio a Distancia e Investigación; el MA. Jorge Zeledón Solano, encargado de la Cátedra de Filosofía, y el MA Gustavo Cabezas Barrientos, encargado de la Cátedra de Sociología.

“Me siento muy comprometido. La condición de las personas privadas de libertad, que reciben la tutoría, me genera empatía por el esfuerzo y ganas de superarse. A pesar de mi larga experiencia en docencia, incluyendo las otrora videoconferencias, la video-tutoría es algo novedoso, aunque en principio incómodo por la falta de fluidez en la comunicación con los educandos y nos obliga a una mayor sistematicidad y dominio de tiempo por la rigidez de éste”, acotó Barillas Girón, quien considera importante la creatividad en el uso de recursos didácticos para las próximas actividades.

Para Juan Pablo Camacho Calderón, administrador del Centro Universitario La Reforma, “el proceso fue exitoso. Esperamos utilizar esta herramienta para darle mayor acceso a los estudiantes con el fin de que puedan evacuar sus dudas y a futuro, que puedan participar de cualquier otra videoconferencia que esté programada dentro del horario permitido en el centro penitenciario y que puedan así, sobrellevar los compromisos de todas sus asignaturas”.

Camacho Calderón observa en esta primera producción el inicio de una iniciativa académica que garantizará la equidad y el acceso a la educación en igualdad de condiciones para toda la población de estudiantes de la UNED. “Esperamos seguir utilizando esta herramienta y poder replicar la experiencia en otros centros penales del país”, agregó.

Por su parte, Karla Vargas Molina, coordinadora del VAU, repasó los momentos más importantes que llevaron a la producción de esta primera videoconferencia. “Con mucho esfuerzo, se logra instalar el equipo en el Centro Universitario La Reforma, que es el único centro penitenciario que tiene equipo de videoconferencia, y una vez con la sala instalada como tal, logramos hacer la coordinación con la Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades, la Vicerrectoría Académica y el Centro para realizar estas primeras videoconferencias”, dijo.

“Con esta iniciativa podemos asegurar la equidad para estos estudiantes y seguimos con el objetivo de poder realizar otras videoconferencias con las demás Escuelas de la UNED para poder ir poco a poco replicando esta experiencia, viendo lo positivo de que ellos puedan interactuar con sus tutores y repasar la materia”, agregó,

La producción de estas videoconferencias toma en consideración los horarios de estudio permitidos por el Ministerio de Justicia de Paz para el uso de la sala de videoconferencia. De esta forma, el equipo del VAU y las personas tutoras se adaptan en tiempo a las normas establecidas en el centro penal.

“Próximamente, vamos a tener un primer acercamiento con el Consejo de la ECSH para intercambiar experiencias y conocer el protocolo que debemos seguir para este tipo de videoconferencias, así como analizar la importancia de contar con estas herramientas tecnológicas para poder llevar a la población privada de libertad”, concluyó Vargas Molina.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.