Edgardo Hidalgo Chacón recibirá este año el Premio a la Excelencia Académica Rubén Darío

Actualmente, Edgardo atiende responsabilidades académicas para 19 cursos, de tres carreras que cursa en la UNED y cuatro en la  Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología

Por Karol Ramírez Chinchilla.

Edgardo José Hidalgo Chacón vive hoy uno de los momentos más gratificantes en su desarrollo académico, al adjudicarse el Premio a la Excelencia Académica Rubén Darío como el promedio más alto de la UNED. Su historia como estudiante es inspiradora, pues desde el Centro Universitario de Palmares cumple responsabilidades académicas para tres carreras: Enseñanza del Inglés para I y II ciclo, Administración Educativa y Docencia.

Las tres carreras que cursa bajo la modalidad a distancia, en promedio 10 cursos por cuatrimestre, son complemento para las que cursa en la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología (ULACIT). En esta universidad privada cursa Derecho, Psicología, Enseñanza Especial con énfasis en Problemas de Aprendizaje, y Enseñanza y Traducción del Inglés.

“Para mí ser el primer promedio de toda la UNED significa un orgullo y, a su vez, una inspiración para poder llegar a ser un profesional de calidad que busque transformar la educación costarricense y, por supuesto, ayudar a edificar cambios en la UNED, que es mi Alma Máter, a la cual defiendo y amo, dado que es la Universidad que me ha brindado las oportunidades para crecer y desempeñarme en mi construcción académica”, aseguró Edgardo, de 21 años de edad y quien reside en Naranjo, Alajuela, con su madre Ilse Hidalgo Chacón, su “motor de vida”.

Disciplina es el principal factor de éxito para Edgardo. “Mi rutina es compleja, dado que me levanto muy temprano para adelantar las lecturas programadas de la UNED y ULACIT, luego me preparo para viajar a San José a estudiar en la ULACIT, donde paso la mayoría de mi tiempo semanal”, cuenta.

“Debo viajar 50 kilómetros diariamente para llegar a la Universidad. Además, aprovecho el tiempo entre clases para estudiar, adelantar proyectos y realizar consultas a mis profesores. Suelo acostarme a las 2:00 a.m. estudiando y cumpliendo con mi agenda, a la cual respeto y cumplo, puesto que la organización es la clave para llegar a abrazar el éxito”, agregó.

Sin embargo, asevera; “en definitiva, prefiero la modalidad educativa a distancia, dado que soy el director de mi tiempo, de qué investigo, analizo y profundizo. El ser autodidacta es el mejor mecanismo para aprender significativamente. El ser autodidacta requiere ser comprometido, organizado, perseverante, crítico y disciplinado”.

Sobre su designación como el Premio Rubén Darío dice: “más que un buen promedio, afirmo que soy una persona perseverante, crítica, seguro y luchador por la excelencia y calidad. Me apasiona estudiar y cada vez estoy más decidido a esforzarme por ayudar a Costa Rica”.

Recientemente, Edgardo se reunió con la directora de Asuntos Estudiantiles (DAES), Raquel Zeledón Sánchez, para conocer más sobre el reconocimiento que le otorgará el Consejo Regional de Vida Estudiantil (CONREVE), órgano del Consejo Superior Centroamericano (CSUCA), en octubre, en Nicaragua.

Edgardo viajará a Nicaragua acompañado de Zeledón Sánchez, quien forma parte del CONREVE en representación de la UNED, y en la ciudad de León podrá participar de las actividades académicas y de convivencia universitaria programadas para todas las personas estudiantes con el mejor promedio de las universidades públicas de Centroamérica.

Asimismo, le fue entregado por parte de la Rectoría de la UNED un reconocimiento como Estudiante Distinguido 2019, en una actividad en la que participaron el rector Rodrigo Arias Camacho; miembros del Consejo de Rectoría; la administradora del Centro Universitario de Palmares, María Barboza Lucía Valverde; la encargada de la carrera de Enseñanza del Inglés para I y II ciclo, Rommy Acuña Ramírez, y su madre Ilse Hidalgo Chacón.

El pergamino le fue entregado por el rector, quien lo felicitó e instó a continuar adelante en sus metas académicas, manteniendo la excelencia y el compromiso.

“El reconocimiento nos llena de orgullo y satisfacción. Al personal de la carrera y nuestro estudiantado nos motiva a continuar nuestro compromiso con la enseñanza del inglés en el país. A nuestra Escuela, le aporta reconocimiento institucionalmente. A nuestra Universidad, le reitera nuestra misión y visión, de democratizar el acceso a la educación superior”, comentó Rommy Acuña Ramírez. 

“Este premio le fue entregado a Edgardo por su esfuerzo, perseverancia y búsqueda de la excelencia en su desempeño. Que estas cualidades por las que ha sobresalido, sean una contante en su desarrollo profesional, de forma tal que su labor pueda trascender a otros espacios de aprendizaje”, acotó.

Por su parte, la administradora de la sede de la UNED en Palmares celebra el hecho de que nuevamente, uno de sus estudiantes reciba este reconocimiento. Al respecto, comentó: “que un estudiante de nuestra sede, obtenga nuevamente el premio Rubén Darío es muy importante y significa mucho orgullo para todos los que representan el sector de Occidente. Edgardo Hidalgo es un estudiante destacado desde el inicio de sus estudios en la sede de Palmares", en el 2016.

“Honor a quien honor merece. Ha sido partícipe y organizador con su talento de autorregulación y servirá de ejemplo a muchos estudiantes que hoy inician sus estudios superiores. Edgardo proviene de la Educación Pública y esto aún más nos enorgullece ya que demuestra la calidad de las universidades públicas”, indicó.

Barboza Valverde acotó: “Obtener un galardón por segunda vez a la sede le significa que se está haciendo un trabajo desde la academia de calidad y de excelencia. IMG 2326La centralidad al estudiante debe ser más fuerte desde las sedes, y considero que la atención hacia estos estudiantes, demuestra hoy los resultados".

Edgardo vislumbra un futuro prometedor para sí. Además, espera poder formar parte del equipo académico de la UNED. “Aspiro a ser tutor de la UNED para aportar mi conocimiento y amor a la Universidad que me vio crecer y me dio las herramientas para llegar a ser un profesional y futuro servidor de Costa Rica y del mundo”, dijo.

“Aprovecho este espacio para dedicarle mi premio a la excelencia académica Rubén Darío a cinco personas maravillosas que han hecho mi estadía en la UNED en un espacio emocional y académicamente inteligente. Ellas son, Dra. Yarith Rivera Sánchez, Licda. Kristine Gamboa Cordero, Mag. Jennifer Burke Peterkin, Mag. Yenory Morales Conejo y Mag. Georgina Marín Gálvez. ¡Gracias a ustedes por ser mi motor, mi compañía, seguridad e inspiración para luchar cada día por la excelencia!”, concluyó.