UNED inicia campaña del No Fumado

Estos niños abanderan las campañas contra el tabaco en Costa Rica. Siguiendo el compromiso de evitar afecciones a la salud como consecuencia del fumado, el Servicio Médico inició una campaña de concientización institucional para procurar un ambiente libre del humo del cigarrillo en la Universidad Estatal a Distancia (UNED).

    

"Queremos que la universidad sea un espacio libre del humo del tabaco, queremos que la gente fumadora entienda que esa decisión de fumar, está afectando su vida y la vida de otras personas", afirmó la Dra. Carolina Morales.

  

Bajo esta premisa, el Servicio Médico ha comenzado una campaña de concientización para evitar el fumado en espacios libres y cerrados de la institución. A esta campaña, iniciada a través del correo electrónico, se sumarán varias actividades durante los próximos días.

  

Todas estas acciones son congruentes con la participación activa de la UNED en las gestiones que procuran la aprobación del proyecto "Ley general de control del tabaco y sus efectos nocivos en la salud", que fue presentado a la Asamblea Legislativa, desde la Red Nacional Antitabaco (Renata), donde la institución tiene representación.

  

"Este trabajo que realizamos como UNED desde Renata debe comenzar desde casa y por ello estamos trabajando en una campaña que nos ayude a evitar el cigarro en la institución", señaló la especialista en salud.

  

De acuerdo con la Dra. Morales, aunque no se tiene un registro exacto del número de fumadores, la experiencia en el consultorio indica que existe un porcentaje importante de fumadores activos y pasivos, lo que resalta la necesidad de trabajar por un ambiente limpio.

  

Esta campaña institucional se desarrolla en momentos en que Renata aguarda el dictamen del proyecto de ley.

  

La normativa es clara al solicitar que se declare prohibido fumar en espacios públicos y privados tales como centros o establecimientos sanitarios y hospitalarios; centros de trabajo; dependencias de las administraciones públicas; instituciones educativas; centros de atención social; comercios, casinos, clubes nocturnos, discotecas, bares y restaurantes.

  

De lograr un dictamen favorable, la ley prohibiría el fumado en instalaciones deportivas; lugares donde se desarrollen espectáculos y actividades recreativas; zonas de atención al público; ascensores; cabinas telefónicas y recintos de los cajeros automáticos u otros espacios de uso público de reducido tamaño.

  

Las estaciones de servicio de abastecimiento de combustible y similares; vehículos o medios de transporte remunerado de personas, ambulancias y teleféricos también serían señalados como sitios con prohibición para fumar.

  

De la misma manera lo serán los medios de transporte y sus terminales, centros culturales, cines, teatros, salas de lectura, bibliotecas, salas de conferencias, auditorios y museos; centros de ocio o esparcimiento para personas menores de edad; puertos y aeropuertos y cualquier otro lugar que determine el Ministerio de Salud.

  

"La idea de esta ley es evitar prácticamente el humo del cigarrillo. La persona que fume tendría que recibir ayuda terapéutica para dejar de fumar o hacerlo en lugares donde esté seguro de que no afectará a nadie", comentó  Morales.

  

En todos estos lugares se deberán colocar avisos con la leyenda "Prohibido fumar, ambiente libre de humo de tabaco" y el símbolo internacional de prohibido fumar, en un lugar visible.

  

Como opción para las personas fumadoras, el proyecto solicita que su patrono otorgue el permiso correspondiente para la asistencia a programas terapéuticos contra esta adicción ante el IAFA, Caja Costarricense de Seguro Social o afines.

  

La Dra. Morales señaló que estas medidas buscan reducir la alta incidencia de fumadores activos y pasivos en el país, "pues se ha conocido que los fumadores pasivos tienen el mismo riesgo de desarrollar enfermedades como cáncer de pulmón, laringe o de boca".

  

"Estamos luchando para que las generaciones actuales y futuras tengan una mejor calidad de vida, que podamos vivir incluso más años porque muchas de las enfermedades crónicas que se presentan en el país, como presión alta y enfermedades cardiovasculares, están asociadas al tabaco", acotó.

  

Destacó que dentro del área de la publicidad, el proyecto pide que sea prohibido realizar cualquier forma de promoción de productos de tabaco, lo que implica que deberán ser observadas las leyendas, comerciales y cuñas de radio que utilicen las tabacaleras.

  

La ley y sus sanciones

  

La ley contempla sanciones levísimas, leves, graves y gravísimas para quienes la incumplan. Como sanciones levísimas se contempla la no colocación de los avisos del no fumado por parte de jerarcas o personas responsables de instituciones; a ellos se les multaría con la suma equivalente al 25% de un salario base.

  

Por su parte, la sanción leve tipifica la acción de fumar en los sitios prohibidos y quien lo haga recibiría una multa del 50% de un salario base.

  

La sanción grave equivale a una multa del 75% de un salario base y la recibiría cualquier persona física con facultad de decisión que permita el fumado en su empresa o institución pública o privada.

  

Asimismo, la falta grave tipifica la fabricación, importación, almacenamiento, comercialización de los productos de tabaco; la venta de cigarrillos sueltos o en cajetillas que contengan menos de 20 unidades o la distribución del tabaco gratuitamente.

  

Las sanciones gravísimas se multan con un salario base y será para aquellos que incumplan la obligación de registrar de previo la fabricación y comercialización de los productos de tabaco ante el Ministerio de Salud; así como a quien ignore la obligación de colocar las advertencias sanitarias en las cajetillas y cartones, entre otras.

  

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  

{jcomments on}