Foro interuniversitario analiza funciones, derechos y deberes de las universidades públicas

 

 

Ocho mesas redondas pondrán bajo la lupa el quehacer universitario

 

 

El sistema universitario público costarricense tiene 70 años de historia

 

La serie de mesas redondas se realizará durante el mes de junio.La educación superior debe ser un bien común y un servicio público; las universidades deben potenciar la inclusión y participación ciudadana, y la sostenibilidad ambiental Estas y otras ideas comunes fueron expuestas por los rectores de las cinco universidades estatales del país, en un foro inaugural de la Universidad de Costa Rica (UCR).

    

En la sesión de apertura del foro institucional “Universidad Pública, Sociedad Estado”, que se celebra durante junio, se reflexionó en torno a las funciones, los derechos y los deberes de la universidad pública. Temas como democratización del conocimiento, participación ciudadana, sostenibilidad, regionalización, al igual que gestión académica y administrativa, fueron parte de la agenda común de los disertadores.

  

  

Credibilidad, regionalización y pertinencia académica

  

Luis Guillermo Carpio Malavasi, rector de la Universidad Estatal a Distancia (UNED), se refirió al impacto de las universidades públicas en Costa Rica: “Hoy, las universidades públicas se han transformado en parte de ese grupo privilegiado, y cada día más escaso, que goza de la credibilidad de las comunidades nacionales. Privilegio que debe ser tomado como una de las mayores responsabilidades de las universidades”.

  

El rector de la UNED enfatizó la importancia de llevar la universidad a los lugares donde se requiere. “Las universidades hemos iniciado una transformación más agresiva en nuestras acciones. La que podría resultar una orientación a seguir por los responsables de plantear las políticas sociales y económicas de Costa Rica, es el caso de la regionalización y aquella atención especial de lugares que habían sido abordados poco o en nada, con la alternativa de tener universidad en sus pueblos, ciudades o montañas. Para el caso de la universidad que represento, que por vocación es regional y así se refleja en la distribución de las 34 sedes en todo el país. Vemos con ilusión las posibilidades actuales de poder llevar nuestro quehacer de forma más equitativa a los sitios donde nos necesitan”.

  

Asimismo, Carpio Malavasi instó a compartir los potenciales de las universidades públicas para poder enfrentar las problemáticas cada vez más complejas a las que se enfrenta el país. Igualmente, la interacción entre las universidades y la sociedad también ha evolucionado significativamente. Por ejemplo, a criterio del jerarca universitario, las redes sociales representan un reto para llegar a más personas, a pesar de las limitaciones en infraestructura de telecomunicaciones del país y, sobre todo, sin perder de vista las limitaciones socioeconómicas de los estudiantes.

  

Finalmente, el rector de la UNED citó diez principios para la pertinencia de los programas académicos en la educación superior, acotados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Algunos de ellos son: el compromiso con derechos humanos como investigación, libertad de opinión y expresión; oportunidades educativas para formar ciudadanos; erradicar la intolerancia, y promover la paz y de la resolución de conflictos mediante la educación; enfrentar la pobreza y promover la sustentabilidad; y promover el diálogo y el entendimiento intercultural gracias a la educación.

 

Autonomía, interacción y democracia social

  

Yamileth González García, rectora de la UCR, reflexionó en torno al perfil de la universidad de ayer y hoy: una universidad. “La universidad debe trabajar con autonomía, en un quehacer diverso, no solo docente: nuestras funciones trascienden el campo de la enseñanza hacia la investigación y la acción social”.

  

Al igual que el rector de la UNED, González García destacó la importancia de la relación de la universidad con las regiones. Además, para ella, el humanismo es el eje central de la universidad. Esta debe ser laica, estar ligada a la política social y cultural, lo mismo que promover la igualdad, la promoción y la democracia social.

  

Por ser esta una época en que se han agudizado las diferencias entre los países ricos y pobres, a criterio del rector del Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR), Eugenio Trejos Benavides, las universidades deben apuntar hacia la solidaridad. “Los retos de las universidades no solo son desde el punto de vista de cobertura y calidad, sino que lo más importante es el acceso de hombres y mujeres a todas las áreas del conocimiento”.

  

Trejos Benavides agregó que las universidades deben potenciar la participación ciudadana y la sostenibilidad ambiental. El rector dijo que la sociedad ha ido ganando terreno en la batalla de la brecha tecnológica y científica, pero no así en la guerra contra tres azotes contemporáneos: la injusticia y el desempleo, la inseguridad ciudadana y el narcotráfico. “La universidad debe aportar a los temas que preocupan a la sociedad; no le debe dar las espalda. De otro modo, no podemos llamarnos universitarios”, aseveró.

  

La máxima autoridad del ITCR coincidió con la rectora de la UCR en que la autonomía universitaria se debe defender: “renunciar a la autonomía universitaria significaría el suicidio”, expresó.

  

  

Transparencia, renovación y no a la mercantilización

  

Foro_sociedad_y_U_5_webUna universidad ética, reflexiva, propositiva y aliada a diversos actores sociales. Esta es la visión de Sandra León Coto, rectora de la Universidad Nacional (UNA). “Las alianzas con el Estado, con el sector municipal, con las comunidades y con el sector privado deben ser parte de la agenda universitaria bajo el principio de la legitimidad para impulsar la misión institucional”.

  

Para León Coto, la universidad tiene un compromiso con la verdad y el ejercicio del pensamiento, las oportunidades, el desarrollo, la justicia y el bien común, en aras de una academia transparente e inclusiva. Para potenciar todos esos pilares, la académica también exhortó a la renovación, transformación y simplificación de la gestión administrativa.

  

Marcelo Prieto Jiménez, rector de la Universidad Técnica Nacional (UTN), aprovechó su espacio en el foro para presentar a la novel casa de estudios, que tiene ya tres años en su haber. Desde el 4 de junio del 2008, la UTN, tal como lo expresó su rector, impulsa la formación integral en las áreas científica, técnica y tecnológica, de la mano con el humanismo y el desarrollo sostenible; promueve la investigación científica, coadyuva a diversos sectores productivos del país mediante la formación académica.

  

En la actualidad, según Prieto Jiménez, somos testigos de una revolución sociocultural, económica y técnica, y sus impactos. No obstante, para él, las universidades públicas no deben sucumbir ante la mercantilización de la educación superior. “A nosotros nos parece que las universidades públicas de Costa Rica y el mundo están en la obligación de oponerse a ese esquema, a ese patrón (…) La educación superior, según la UNESCO, tiene la condición de bien público. Es un servicio público y no un objeto mercantil. Es un imperativo estratégico para todos los niveles de enseñanza y como fundamento final de la investigación, la innovación y la creatividad”.

  

El foro consta de ocho mesas redondas en la que se abordará la historia del sistema nacional de educación; los cambios políticos, sociales, económicos y culturales y su incidencia en el quehacer universitario. Adicionalmente, fortalezas y debilidades en docencia, investigación, vida estudiantil y acción social, así como la percepción de la universidad desde diversos sectores sociales.

  

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.{jcomments on}