Diferencias sociocognitivas entre hombres y mujeres marcan la prevención ante A H1N1

La investigación fue realizada por la UNED y Universität Konstanz de Alemania

 


 

Estudio fue presentado en el 4th World Conference on Educational Sciences

 


 

Actualmente, las autoridades de Salud mantienen una campaña de prevención ante la aparición de nuevos casos. Foto www.crhoy.comAnte el riesgo a la influenza A H1N1 y estacional, es necesario que las autoridades de Salud consideren la adopción de protocolos de prevención establecidos desde una perspectiva de género pues existen diferencias sociocognitivas entre hombres y mujeres frente a las medidas para evitar el contagio, concluye una investigación realizada por la Universidad Estatal a Distancia (UNED) y la Universität Konstanz de Alemania.

    

Realizado durante la primera y la segunda ola de la pandemia en Costa Rica, segundo país en Latinoamérica en reportar un caso en el año 2009, el estudio se planteó evaluar el papel que desempeñan dos factores predictivos de comportamiento cognitivo social de salud: la percepción de riesgo y la autoeficacia y dos variables sociales de criterio cognitivo: las intenciones y los comportamientos.

  

Estas variables fueron asumidas tomando como eje fundamental la acción del lavado de manos mediante 4 ítems: antes de comer, después de tener contacto físico con otras personas, después de ir al baño y bajo estrés u ocupado.

  

La investigación determina que en la educación sanitaria de la A H1N1 y la gripe estacional no se deben ignorar las diferencias sociocognitivas entre hombres y las mujeres, cuando se enfrenta a la amenaza de una pandemia.

  

Con base en sus resultados, parece que los hombres de Costa Rica ignoran por completo sus propios riesgos de contraer la A H1N1 o gripe estacional, y, pareciera que básicamente confían en sus propias capacidades para protegerse contra el virus mediante el lavado de manos, con independencia del nivel de riesgo.

  

La A H1N1 fue declarada una pandemia por la Organización Mundial de la Salud en 2009. Foto www.crhoy.comEn los hombres, no existe una relación significativa entre la percepción del riesgo y la intención o comportamiento en los hombres. Aún no está claro si los participantes masculinos no confían en la información de riesgo o si simplemente se perciben a sí mismos como invulnerables, puntualiza la investigación.

  

Al referirse a las mujeres costarricenses, el estudio considera fundamental conocer que las mujeres no adoptan el comportamiento de lavado de manos sin antes haber desarrollado una intención.

  

Además, no hubo un efecto significativo al pasar de la percepción del riesgo7autoeficacia al comportamiento del lavado de manos.

  

Los investigadores advierten acerca de la importancia de que, frente a los procesos educativos en salud, se refuerce en los hombres sus propias capacidades en la ejecución de la tarea específica de lavarse las manos con agua y jabón, antes que desarrollen la intención y el comportamiento de lavado de manos, ya que parecen ser propensos a ignorar los riesgos.

  

En tanto, las mujeres parecen haber recibido el mensaje educativo en ambos sentidos, no sólo en el análisis de sus propios riesgos, sino también en el fortalecimiento de la idea de protegerse eficientemente con la higiene de las manos.

  

El estudio Health behavior education, e-research and A (H1N1) influenza (swine flu): Bridging the gap between intentions and health behavior change fue realizado por el catedrático Benicio Gutiérrez-Doña, coordinador de la Unidad y la Comisión de Investigación del Sistema de Estudios de Posgrado de la UNED, y Britta Renner, Tabea Reuter, Helge Giese y David Schubring, expertos de la Universität Konstanz de Alemania.

  

“Es nuestra esperanza que los resultados puedan ser utilizados por las autoridades de salud en el desarrollo de un protocolo de género basado en la ciencia específica para educar a hombres y mujeres para hacer frente a las amenazas de la gripe A  H1N1”, apuntan los investigadores.

  

Añaden que la motivación de la población para adoptar conductas de lavado de manos tiene que ser reforzado en cada ola de la gripe A H1N1 o gripe estacional; las autoridades educativas y de salud pública no pueden asumir que las anteriores campañas preventivas tendrán un efecto a largo plazo en la memoria o la motivación de la población, indica.

  

La investigación fue expuesta este jueves en el 4th World Conference on Educational Sciences que se celebra en la Universidad de Barcelona (UBA), España.

  

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

{jcomments on}