Investigación promueve centros educativos inclusivos

 

 

Resultados varían en las diferentes escuelas donde se realizaron los estudios

 

 

 

Población abarcó casi los 1700 alumnos

 

 

 

Proyecto pretende platear propuesta nacional de inclusión educativa. La Vicerrectoría de Investigación de la Universidad Estatal a Distancia (UNED) dio a conocer los avances del proyecto de investigación "Construyendo centros educativos inclusivos" que llevan a cabo Gabriela Marín Arias y Lady Meléndez Rodríguez, quienes también forman parte del Programa de Educación Especial de la Escuela de Ciencias de la Educación (ECE).

   

Las expertas dijeron que el trabajo de investigación se realiza desde finales del 2009 y que hasta el momento las acciones han sido positivas. El propósito del estudio es construir escuelas y colegios que sean inclusivos, teniendo como base el análisis de  actitudes, políticas institucionales, fortalecimientos que favorezcan la equidad, para así evitar que se promueva la discriminación y la exclusión; asimismo, se pretende que estos trabajos sean el punto de partida para llegar a más centros educativos del país.

  

La población de estudio está conformada por las escuelas José Figueres Ferrer, con 630 estudiantes, Granadilla Norte, con 809 alumnos y Monterrey Vargas Araya con 260 escolares. En cada una de ellas, los resultados son diferentes, debido a sus características particulares relacionadas con su condición social, económica, de salud y lugar de residencia, entre otras.

  

"En realidad este proyecto empezó en el 2008, cuando la Agencia Española de Cooperación Internacional, la Universidad de Salamanca (USAL) la Universidad de Costa Rica (UCR) y la UNED concluyeron llevar a cabo un proceso de investigación con indicadores que establecimos previamente, en la que tomamos en cuenta la inclusión educativa, bibliometría (estudios de referencias bibliográfica) y otros aspectos como la adaptación de un manual de inclusión educativa al contexto costarricense. Pero fue a finales del 2009 que la UNED decidió continuar con el proyecto junto con el  Centro Nacional de Recursos del Ministerio de Educación Pública (MEP)", dijo Marín Arias.

  

"Lo que pretendemos es autoevaluar el quehacer de los centros educativos para brindar apoyo a la mediación pedagógica y plantear estrategias que resuelvan los problemas de dichos centros, pero en especial que respondan a las necesidades de los estudiantes. Por ejemplo, tenemos que visualizar los centros educativos desde una perspectiva de dificultad de aprendizaje, barreras de aprendizaje y hasta de estudiantes que inmigran de las regiones y de otros países".

  

"Elegimos estas tres escuelas porque cumplían con las condiciones requeridas, como es el contar con docentes capacitados en materia de inclusión, personal con liderazgo, disposición y participación en el proyecto por parte de las autoridades escolares. El  trabajo comprende cinco etapas, 1) sensibilización y formación del personal, 2) adaptación de los instrumentos del índice de inclusión, 3) elaboración de proyectos educativos retomando los análisis de los indicadores de información, 4) poner en práctica el proyecto educativo de los centros y registrar los progresos del trabajo, 5) evaluación final del proceso que se siguió con el índice de exclusión", finalizó Marín Arias.

  

Según los avances de la investigación, los centros reconocen la posibilidad de alcanzar la educación inclusiva siguiendo un proyecto institucional; también son conscientes de que mejorará no sólo las condiciones educativas de todos los estudiantes, sino también  coadyuva en los conflictos internos, e involucra a las familias. Otro resultado es que el avance del proyecto en cada uno de los centros depende en gran medida de su organización, cultura y liderazgo institucional.

  

Por último, consideran que es importante identificar algún instrumento que permita a los  directores y algunos docentes de las escuelas realizar pasantías internacionales en centros educativos modelo.

  

La principal debilidad que acusan los centros es la falta de tiempo disponible para  ejecutar todas las tareas que demanda el proyecto. Esto debido a labores propias de la función docente y demandas generales de la escuela.

  

Algunos de los objetivos alcanzados por la investigación han sido promover la autoevaluación del quehacer escolar desde el enfoque de la educación inclusiva; realizar  reuniones de coordinación con los integrantes de las comisiones, para efectuar  capacitaciones continuas, definir políticas y lineamientos de trabajo, y trabajar coordinadamente con el MEP para diseñar un plan de mejoramiento institucional.

  

En la actualidad, la escuela Monterrey Vargas Araya se encuentra en la segunda etapa, mientras que las escuelas José Figueres Ferrer y Granadilla Norte iniciarán la tercera etapa próximamente. Cabe mencionar que este proceso de inclusión educativa avanza de acuerdo a las decisiones que toma la comisión y no hay un periodo determinado para finalizar el proceso.

  

A solicitud del MEP, se espera continuar con el proyecto conjunto para platear una propuesta nacional. Los centros educativos candidatos para seguir con el trabajo de investigación son: Dante Alighieri, Liceo Vicente Lachner, Liceo de Santo Domingo,  Nuevo Horizonte, Escuela Cooperrosales, Escuela Fausto Guzmán Calvo, Escuela de Atención Prioritaria, Liceo Rural Sonafluca y el centro educativo El Campo–San Pablo.

  

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

{jcomments on}