Costa Rica albergó a más de 150 jóvenes en I Cumbre Mundial Afrodescendiente

 

 

Participantes llegaron a San José provenientes de 40 países de todo el orbe

 

 

 

Declaración de San José ratifica importancia de promover y fortalecer liderazgos en función de mejorar políticas internacionales

 

 

 

Juvenes llegaron de África, Asia, Europa y de varios países de América y el Caribe.En la I Cumbre Mundial de Juventud Afrodescendientes (CUMJUVA) que se llevó a cabo en Costa Rica a principios de este mes, los representantes y las delegaciones de los más de 150 jóvenes provenientes de 40 países mostraron al mundo la Declaratoria de San José. Con este documento, se pretende fortalecer los liderazgos juveniles en función de mejorar políticas internacionales.

    

Los jóvenes afrodescendientes reclaman espacios en la toma de decisiones de los gobiernos, con el fin de fortalecer la articulación y el empoderamiento de jóvenes líderes en el ámbito mundial. Una de las principales acciones de la cumbre fue la discusión y el intercambio de experiencias entre los participantes. La actividad se realizó en el marco de las conmemoraciones de los años internacionales de la juventud (Resolución 64/134) y de las personas de ascendencia africana (Resolución 64/169).

  

Nora González, coordinadora del Programa Agenda Joven, manifestó: "esta cumbre mundial es de suma importancia porque les abre puertas a nuestros jóvenes, en el sentido de tener más participación en la sociedad. Más ahora, que son excluidos e invisibilizados. Por eso, desde el Programa de Agenda Joven nos hemos comprometido a caminar juntos, a fin de promover esos espacios que son necesarios para esta población".

  

Cabe mencionar que el programa fue uno de los patrocinadores de la I Cumbre Mundial de Juventud Afrodescendiente. En esa línea, Agenda Joven promueve debates juveniles, foros, actividades culturales y se involucra de manera directa con iniciativas de participación ciudadana.

  

En la actualidad, dicho programa trabaja con docentes de diferentes escuelas y colegios de todo el país, para mitigar el creciente abstencionismo en elecciones presidenciales y municipales. "Prácticas democráticas en el aula" es uno de los planes que ejecutan actualmente; este ofrece cursos a jóvenes líderes de partidos políticos y ha capacitado a más de cien jóvenes.

  

Los jóvenes resaltaron la voluntad de sus aliados y socios estratégicos como gobiernos, organizaciones de la sociedad civil, academia, organismos internacionales de cooperación y organizaciones intergubernamentales, por apoyar e impulsar la concreción de esa importante iniciativa. Este paso se entiende como un comienzo de construcciones conjuntas frente al desarrollo integral de las juventudes afrodescendientes.

  

Para ello, los jóvenes afrodescendientes reafirmaron en la Declaratoria de San José otras iniciativas que ya se han llevado cabo como la Declaración y Plan de Acción de Durban; Declaración y Plan de Acción de Santiago de Chile; Convención para la Eliminación de la Discriminación Racial; Declaración y Plan de Acción de La Ceiba; Convención Iberoamericana de los Derechos de los Jóvenes; la Carta de Bahía; Objetivos de Desarrollo del Milenio; la Carta Africana de la Juventud; Programa de Acción Mundial para los Jóvenes; Declaración Universal de los Derechos Humanos; y Declaración y Programa de Acción de El Cairo.

  

De esta manera, los jóvenes rechazaron toda agresión y atropello de los derechos humanos en contra de estos grupos, los cuales son producto del racismo histórico, la discriminación racial, las desigualdades estructurales e institucionalizadas. Lo anterior, se traduce en la ausencia de proyectos de vida digna, desarrollo y seguridad humana, lo que se transforma en constante violencia y violaciones silenciosas y sistemáticas a los derechos humanos.

  

Algunas de las demandas que exigen los jóvenes son las siguientes: fortalecer las plataformas nacionales, regionales y globales que trabajan en la articulación política de las juventudes afrodescendientes; incluir la perspectiva del rango etario en sus respectivas agendas y procesos de las políticas públicas y programas de desarrollo; elaborar planes nacionales estratégicos para combatir la violencia estructural y selectiva contra las juventudes afrodescendientes; y promover la igualdad de oportunidades de trabajo digno para las personas jóvenes, garantizando su protección contra cualquier tipo de discriminación y violencia.

  

"Nosotros y nosotras, jóvenes afrodescendientes y africanos del mundo, de acuerdo con el proverbio etíope, creemos que cuando las telarañas se juntan, ellas pueden amarrar a un león", jóvenes afrodescendientes.

  

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

{jcomments on}