Poder Ejecutivo ratificó ley antitabaco

“Significa un sí a la vida, el derecho a la vida porque protege tanto a fumadores activos como pasivos. La gente debe entender que se trata de un problema de salud pública”: Carolina Morales, jefa del servicio médico de la UNED

 

 

 

En Costa Rica, se estima que las personas fuman en promedio a partir de los 13 años de edad

 

 

 

La CCSS invierte casi 200 millones de colones diarios en atención de enfermedades ligadas al tabaquismo

 

 

 

UNED y otras instituciones públicas impulsaron el proyecto en la Asamblea Legislativa, por medio de la Red Nacional Anti Tabaco

 

 

 

Diez personas mueren al día a causa de este vicio, algunas de ellas, fumadoras pasivas. Comprar cigarros sueltos, fumar en sitios públicos, en sitios de trabajo y la publicidad de cigarrillos son acciones vedadas desde el pasado 26 de marzo. En esa fecha entró en rigor la ley antitabaco, que pretende mejorar la salud de los costarricenses y generar recursos económicos para el deporte y las instituciones médicas.

   

 

 

Al mismo tiempo, pretende reducir la mortalidad a causa de enfermedades secundarias provocadas por este hábito, como los infartos; también prevé reducir el patrocinio y la publicidad. La ley, que fue votada en segundo debate de manera unánime por 47 diputados a finales de febrero y avalada por la Sala Constitucional, prohíbe fumar en sitios públicos como escuelas, colegios, universidades, centros comerciales, cafeterías, restaurantes, casinos, clubes nocturnos, discotecas, bares y cafeterías.

 


Adicionalmente, la restricción se extiende a ascensores, cabinas telefónicas, cajeros automáticos, gasolineras, paradas de buses y trenes, transporte público, instalaciones deportivas, cines, teatros, bibliotecas, museos, auditorios y salas públicas.

 

 

 

La ley también anula toda la publicidad del tabaco y obliga a las empresas tabaqueras a publicar imágenes reales de enfermedades causadas por el vicio, así como mensajes preventivos en las cajetillas de cigarros, de la siguiente manera: 50 % de las superficies principales y 100 % de las laterales.

 


La normativa grava un impuesto de 20 colones por cada cigarrillo. Además, no se les permite a los vendedores expender cigarrillos sueltos ni paquetes de 10 o 14 unidades. Así, solo se podrá comerciar la cajetilla de 20, la cual hasta la semana anterior rondaba los mil colones.

 

 

 

A fin de garantizar el cumplimiento, se impone una sanción a los dueños de establecimientos que incumplan con su deber de colocar un letrero con el aviso “Prohibido fumar. Ambiente libre de humo de tabaco”. Ya en vigencia la ley, están pendientes los reglamentos del Minsa y del IAFA para que el decreto sea vigente por completo.

 


El importe de dicha carga tributaria se distribuye así: 60% a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), 20% al Ministerio de Salud (Minsa), 10 % al Instituto de Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA) y 10 % al Instituto Costarricense del Deporte (ICODER).

 

 

 

 

 

Sí a la vida

 

La CCSS invierte 72 mil millones de colones cada año en atención de enfermedades ligadas al tabaquismo. Esa cifra equivale a casi 200 millones de colones diarios. Se estima que diez personas mueren al día a causa de este vicio, algunas de ellas, fumadoras pasivas. Es, pues, un problema de salud pública.

  

Por eso, Carolina Morales, jefa del servicio médico de la Universidad Estatal a Distancia (UNED) considera que la aprobación de la ley por parte de la Presidenta de la República, Laura Chinchilla, esta semana, significa un apoyo al derecho a la vida, en un país como Costa Rica, donde las personas fuman en promedio a partir de los 13 años de edad.

 

 

 

 

 

“Significa un sí a la vida, el derecho a la vida porque protege tanto a fumadores activos como pasivos. La gente debe entender que se trata de un problema de salud pública: el fumado tiene efectos tanto sobre la población fumadora como la no fumadora pues la priva del derecho a la salud. La ley está por encima de intereses económicos y comerciales, hace conciencia de la responsabilidad por los efectos nocivos del tabaquismo, que causa enfermedades y muertes”, detalló la médica. Ella aclaró, además, que la nicotina es la causante de la adicción, pero cada cigarrillo contiene unas 4500 sustancias tóxicas.

 

 

 

El centro médico de la UNED ha estado involucrado en la lucha por la aprobación de esta ley desde el 2009, junto a otras instituciones estatales, por medio de la Red Nacional Anti Tabaco (Renata), con el objetivo de que Costa Rica se adhiriera al Convenio Marco para el Control del Tabaco, que data del 2008. Adicionalmente, Morales indicó que la UNED está trabajando para certificarse como institución libre de humo de cigarro.

 

 

 

“La UNED ha estado muy activa en el tema. Varias instituciones estatales hemos hecho presión en la Asamblea Legislativa. El servicio médico ha estado también allí y hemos recibido el apoyo de la Federación de Estudiantes (FEUNED) y otros compañeros de la UNED, y el mensaje caló entre los diputados, específicamente en la Comisión de Asuntos Sociales. Por otra parte, hemos hecho campañas internas de sensibilización para crear conciencia entre los fumadores y no fumadores. También hemos hecho charlas, giras y videoconferencias”, explicó.

 

 

 

 

 

 

 

Asimismo, se pretende establecer en la universidad una clínica de cesación de fumado, que sigue el modelo del IAFA, y para lo cual las funcionarias del servicio médico se están capacitando. Morales informó que, a partir de todas estas acciones, esperan lograr la certificación para la UNED antes del 31 de mayo, Día Mundial Sin Tabaco.

 

 

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.{jcomments on}