Productores de occidente trajeron su gandul a la UNED

El gandul es una excelente fuente de proteína. Con este grano se pueden hacer infinidad de recetas desde guisos hasta dips.

 

En Peñas Blancas de San Ramón de Alajuela Hernán Mora y unos 12 agricultores más empezaron, desde hace tres años, a sembrar gandul. Ayer vendieron por primera vez su producto en las instalaciones de la Escuela de Ciencias Exactas y Naturales (ECEN), ubicada 800 metros oeste de la sede central de la Universidad Estatal a Distancia (UNED), campus Fernando Volio.   

    

Ellos conformaron la Asociación de Agricultores y Productores de Gandul, Raíces y Tubérculos para tratar de comercializar este frijol; sin embargo, no les ha resultado tarea fácil colocarlo en el mercado.

 

Por eso, la ECEN organizó una expo feria para que lo dieran a conocer.

 

Rosa María Campos, una de las productoras, comentó: "las recetas que se puede hacer con gandul son muy variadas. Se puede hacer casi cualquier cosa. Uno los arregla similar a los frijoles. Yo hago sopas, dips con atún, con queso crema, en el arroz con pollo los uso como petit pois, en estofado con carnes, en ceviche y en ensalada".

 

Doña Rosa dice que cocinarlos es muy fácil, toma entre 30 y 50 minutos dependiendo de si están tiernos o secos. Comentó además acerca de su valor nutricional pues mientras que el frijol tradicional, dice ella,  tiene 14% de proteína, el gandul tiene 23%, por lo que contiene mucho más hierro. Aunado a esto, tiene otra ventaja: el follaje del árbol de gandul es un alimento para el ganado.

 

Luis Alonso González, coordinador del proyecto Implementación de fincas integrales mediante la incorporación del  gandul, relató cómo fue que los agricultores se embarcaron en la aventura de dicha legumbre.

 

  

 

González contó que como parte de la labor de investigación y extensión que realiza la ECEN, llevaron a cabo una investigación con el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), que consistía en realizar un reconocimiento de las diferentes coberturas forestales en la zona de San Carlos.

  

El proyecto implica realizar el inventario de flora y establecer un programa de restauración de áreas degradadas. "Cuando se realizó el trabajo, el ICE se interesó en recuperar las zonas degradadas en bosques y cultivos; entonce, se seleccionaron especies nativas para reproducirlas y donarlas a los propietarios de fincas para cultivarlas sobre todo en zonas hídricas".

 

Agregó: "con la intención de no despojar a los agricultores de una parte de sus tierras, se nos ocurrió introducir este árbol, cuya producción, en buena teoría, les va a generar ingresos económicos, al tiempo que mejora la estructura del suelo y es fuente de alimento para las familias productoras".

  

Heiner Mora es productor de gandul. Él tiene dos años de cosecharlo. "El año pasado se produjo un poco menos porque eran las primeras matas. Ahora ya sembramos más y otras variedades; pero seguimos sin poder venderlo. Hoy (ayer en la expo feria) es la primera vez que logramos vender algo de producto. Nosotros cosechamos desde febrero, pero no hemos encontrado mercado".

  

La expectativa de los productores era colocarlo en el mercado europeo; ahora están a la espera de que el Consejo Nacional de Producción (CNP) les ayude a comercializar el grano.

  

El gandul se cultiva desde hace más de tres mil años. Existen 25 variedades, que varían en tamaño, cantidad de ramas, producción, tamaño del fruto, pero no así en sabor.

  

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

{jcomments on}