Expertos nacionales analizaron la gastronomía local y su vinculación en diversos ámbitos del turismo costarricense

Actividad forma parte del ciclo de conferencias en marco del Bicentenario de Costa Rica

Por: Renzo Kcuno Aimituma
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La cátedra de Gestión Turística Sostenible de la Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades (ECSH) y Transmedia UNED Orotina, llevaron a cabo la conferencia virtual, “Desarrollando la hotelería y gastronomía local tradicional”, con el objetivo de abrir un espacio de reflexión y analizar la importancia que tiene este tema en la identidad costarricense.

Cabe indicar, que esta actividad forma parte del ciclo de conferencias en marco del Bicentenario de Costa Rica que lleva a cabo la ECSH.

Para ello, los organizadores invitaron a Loida Pretiz Beaumont, viceministra de Cultura y Juventud; Doris Goldgewicht, reconocida chef costarricense, con amplia experiencia en el ámbito nacional e internacional, Euclides Arce Porras, docente de la UNED y autor del libro, Gestión operativa para alojamientos turísticos, y Jorge Figueroa, presidente de la Cámara Costarricense de Restaurantes (CACORE).

Los expositores coinciden en que es importante amalgamar los esfuerzos interinstitucionales junto a los emprendimientos locales, en especial los turísticos, donde el Estado, la academia y la empresa privada logren generar acciones en favor del rescate gastronómico, la cultura y la identidad costarricense.

Para Euclides Arce Porras, docente de la UNED, se debe tener presente un antes, un durante y un después de la pandemia, ya que este escenario aceleró todos los procesos, y es por ello, que se debe responder más rápido a esos cambios.

“Antes de la pandemia la hotelería era paralela a la actividad turística pero ya todo eso cambió y tenemos que adaptarnos. En la actualidad, todo se maneja por plataformas tecnológicas y desde un dispositivo móvil inteligente podemos reservar habitaciones y lugares para hospedarse, en ese sentido, la hotelería ya no es más sólo un lugar de alojamiento, sino que es un lugar donde uno puede disfrutar de una experiencia de vida, y que esta experiencia de vida invite a los turistas a quedarse más tiempo. En ese sentido es importante incorporar la gastronomía, ya que eso nos da la posibilidad de aumentar las noches de alojamiento, pero que sea una gastronomía local y que represente nuestra identidad como población, pues al final eso es lo que buscan los turistas, una experiencia diferente”, manifestó Arce Porras.

“Pero esto debe ser como una cadena, donde todos se beneficien. Para ello, debemos cambiar nuestro pensamiento, por ejemplo, ya los proveedores no existen, ahora ellos son socios y debemos tomar en cuenta que si algún socio de la cadena falla, muy probablemente mi producto final va a fallar. Entonces, respecto a la gastronomía, debemos pensar que es parte de esa experiencia, es parte de la invitación a crear más noches de hotel”, agregó Arce Porras.

Por su parte, Loida Pretiz Beaumont, viceministra de Cultura y Juventud, se refirió al patrimonio nacional material y al patrimonio nacional inmaterial, además, coincidió con Euclides Arce Porras, respecto al concepto del turismo ligado a la experiencia.

“En este momento el turismo está muy ligado a la experiencia, a esas emociones y a la relación que pueda tener un turista con una comunidad, con una familia, con un espacio físico y demás… Desde el Ministerio de Cultura y Juventud, hemos venido trabajando en el marco del Bicentenario el tema de patrimonio cultural inmaterial, territorio e identidad. En ese aspecto, por ejemplo, podemos hablar del Teatro Nacional como un patrimonio material arquitectónico, pero en el caso del patrimonio inmaterial, podemos hablar de la artesanía pues lo que tenemos que proteger es el conocimiento”, expresó Pretiz Beaumont.

La viceministra de Cultura y Juventud agregó que, en el caso de la gastronomía nacional, esta podría ubicarse como un patrimonio cultural inmaterial, así como lo es el swing criollo, el calipso limonense, el juego de los diablitos o la tradición artesanal del maíz. “De acuerdo con los trabajos que hemos venido realizando desde hace varios años, hemos contabilizado 566 platillos costarricenses, con recetas muy diferentes en cada región”.

Para Doris Goldgewicht, reconocida chef costarricense, indicó que la cocina tradicional es un vehículo de unión, de un reencuentro familiar con los antepasados. Sin embargo, fue enfática en decir que se debe tener claro que por más platillos que hayan llegado a Costa Rica, estas no se pueden considerar tradicionales, como por ejemplo, la pizza y la hamburguesa, ya que estas llegaron debido a la globalización.

“Es muy preocupante lo que pasa con la globalización, nos viene a cambiar estilos de vida y con ello se va perdiendo también la identidad. Lo que tenemos que hacer fortalecer la nuestra y buscar nuevas maneras de promover nuestra gastronomía, donde nuestro desayuno no sea sólo gallo pinto, sino que podamos hacer desayunos con otros productos nacionales y de cada región, de esa manera podemos diversificar nuestra gastronomía y brindarle al turista algo diferente… En ese sentido la gastronomía va a enseñar cuál es nuestra cultura”, expresó Goldgewicht.

Finalmente, Jorge Figueroa, presidente de la Cámara Costarricense de Restaurantes (CACORE), se refirió a las principales características de Costa Rica y cómo estos elementos pueden favorecer el turismo nacional. En primer lugar destacó al país como uno de los destinos turísticos naturales más importantes del mundo, luego se refirió a su población y la atención que brindan a los turistas, tanto nacionales como extranjeros, donde destaca la calidez y amabilidad.

Respecto al tema gastronómico en particular, Figueroa destacó las acciones que se vienen desarrollando desde diferentes actores, tanto a nivel de Gobierno como en el ámbito académico y empresa privada, pero que estos deben de unir lazos aun más fuertes para alcanzar un alto nivel, respecto a la marca país que tiene Costa Rica en este momento.

“En cuanto al turismo, los dos rubros más grandes son hospedaje (22.9%) y alimentación (22.6) y el que sigue anda entre 12% y 15%, así es que estos dos son los subsectores más fuertes del turismo… Ahora, el hospedaje y la gastronomía van bañados por el tema de hospitalidad y esto tiene que reflejarse en los dos ámbitos, ya que el cliente desea sentirse importante y valorado. Estoy seguro de que en Costa Rica lograremos alcanzar esos retos que hoy nos plantemos y estaremos a la altura de otras potencias mundiales en gastronomía”, concluyó Figueroa.

Para ver la conferencia completa, ingrese al siguiente enlace: Desarrollando la hotelería y gastronomía local tradicional

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.