La universidad pública enfrenta un peligro real

Por Dirección de Asuntos Estudiantiles.

En los últimos años la discusión sobre el FEES ha sido permeada por posturas de austeridad, que se justifican por la compleja situación económica que enfrenta nuestro país. Muestra de lo anterior, fue la imposición con la reforma fiscal aprobada en el 2018, del I.V.A. de un 2% en venta y compra de bienes y servicios en las universidades estatales, sumado a que el presupuesto para educación superior se viene negociando a la baja, aunque esto se contraponga a la que dispone nuestra Constitución Política.

El Área de Vida Estudiantil de la UNED, siempre respetuosa del sistema democrático y de las potestades del Poder Ejecutivo y del Poder Legislativo de nuestro país, hoy levanta su voz contra las condicionantes que se han impuesto a nuestro presupuesto, que supedita determinada inversión a gastos de capital e impidiendo expresamente el uso del dinero con otros fines,  necesarios para el funcionamiento de la institución y  que afectará directamente la posibilidad de brindar servicios estudiantiles vinculados a la asignación de becas,  orientación y desarrollo, prácticas artísticas, deportivas y recreativas que promueven del desarrollo integral de las personas.

Responder al año de las universidades públicas por la igualdad, equidad y la no violencia implica que en la coyuntura actual debemos envestirnos con el lema de "la universidad pública se defiende", pues la universidad representa un cambio sustancial para muchas personas que han decidido mejorar su calidad de vida y con ello hacer justicia ante la inequidad entre hombres y mujeres por las brechas establecidas históricamente entre el patriarcado y el capitalismo.

Por lo anterior, en apego a nuestro compromiso ético y político de defensa de los Derechos Humanos y de manera especial en acompañamiento a personas que han sido históricamente excluidas, reivindicamos nuestra lucha por el FEES justo, por la autonomía universitaria y por la defensa de la educación como derecho humano fundamental.

Manifestamos nuestro apoyo y acompañamiento al movimiento estudiantil en su derecho a la protesta e instamos a toda la comunidad universitaria a la reflexión, al pensamiento crítico y toma de acciones políticas que permitan velar por el cumplimiento del porcentaje constitucional dirigido a la educación superior.