El plan académico… adquiere vida

Por. Thais Castillo A.

 

Asesora Vicerrectoría Académica

 

Febrero-Abril 2009. Edición 23.

  

Al  referimos al valor de “algo” es posible distinguir entre otros, el valor que posee alguien o algo por sí mismo, por sus cualidades, por su naturaleza, que corresponden al valor intrínseco y, por otro lado, el valor instrumental, relativo o estimado es aquel que se otorga, según la apreciación particular de las cualidades que posee la persona u objeto y la información que proporciona hacia una toma de decisiones con vías a obtener resultados exitosos. Ambos valores requieren que ese “algo” exista.

   

En este artículo deseo presentar tanto el valor intrínseco del Plan Académico 2008-2011 como el valor instrumental, pero ante todo rescatar su auténtico valor e instarlos a que tomen en sus manos el documento y analicen sus propuestas para que desde las unidades académicas, en el ejercicio de sus funciones, le den vida y se plasme en concreciones, es decir, en realidades.

 


El punto de origen ha sido “la idea” de elaborar un nuevo plan académico al aproximarse el vencimiento de los plazos establecidos para el anterior Plan Académico 2001-2006, idea que comienza a concretarse con el nombramiento por parte del Consejo de Vicerrectoría Académica de una Comisión coordinadora, cuyos integrantes se propusieron no solo desarrollar esa “idea” sino conjuntar ideas y aportes  de los diferentes profesionales de la Vicerrectoría Académica con las de expertos en diferentes campos y de las autoridades universitarias, mediante acciones variadas, cuyo esfuerzo requirió de meses de trabajo, conducentes a una propuesta innovadora, con el valor de la participación y el consenso.

 


Fue elaborado desde la metodología de planificación estratégica, asumida por la universidad, como una forma de que la comunidad aborde unida y comprometida los rumbos marcados en un proceso de mejora continua.  El Plan Académico para el periodo 2008-2011 fue aprobado por el Consejo de Rectoría en la sesión 1556-2008 Art.III, inciso 8), lo que le otorga el valor de reconocimiento y apoyo a la propuesta académica.

 


Este Plan Académico, en congruencia con la realidad social, articula las políticas nacionales e institucionales educativas, propias de la modalidad a distancia, proyectadas desde las dimensiones: sociocultural, pertinencia contextual y la académica-curricular y pedagógica. La primera dimensión privilegia la formación de ciudadanos que en sus relaciones interpersonales y en el ejercicio de su profesión, propicien las transformaciones sociales; en la segunda se contempla la propuesta de una oferta académica de calidad y la formación del personal; y la tercera dimensión hace referencia al estudiante en su valor personal académico y social, lo cual le otorga valor de pertinencia.

 


Este Plan Académico, en congruencia con los valores institucionales, explicita  la visión con los ideales por lograr; la misión con el compromiso asumido, los principios orientadores del quehacer del personal, incorporados por primera vez en un plan de esta naturaleza; en definitiva, son factores de éxito que caracterizan a la Vicerrectoría Académica. Presenta también, cada uno de los ejes propuestos tanto por el II Congreso Universitario como por el Consejo Universitario, un concepto y un propósito formativo que faciliten su comprensión e incorporación en las diversas propuestas de formación  integral de los profesionales. Estas características vinculan el plan con un valor de pertenencia.

 


Este Plan Académico articula en cuatro áreas, coincidentes con las funciones institucionales, las acciones propuestas, y explicita subáreas para cada una de ellas, como una forma de mostrar el camino por el cual avanzar hacia el logro de los objetivos propuestos. Esto lo hace susceptible de trasladar a los diversos planes operativos de cada unidad académica.

 


Este Plan Académico, introduce algunas novedades en el planteamiento de una visión integral desde las dimensiones; en valores con los principios y factores claves de éxito; en el compromiso en la formación en los ejes sociales, con la concepción de los ejes transversales; en la innovación con el impulso a la oferta de  cursos en línea y la propuesta en ciencia y tecnología de nuevos planes de formación, así como el recurso pedagógico de la radio y la televisión.

 


Todos estos componentes mencionados son cualidades que hacen del Plan Académico una propuesta con valor intrínseco e instrumental. Hasta aquí, contamos con un documento que al haberse elaborado paso a paso, con las ideas, aportes y validación por parte de los profesionales que laboran en la Vicerrectoría y al contar con el aval de las autoridades, tiene existencia, después de una ardua y laboriosa formación.

 


Su  vida recién inicia ahora en manos de directores, jefes y coordinadores, quienes en diálogo y análisis con el personal de las diferentes unidades académicas, han de desarrollarlo en lo que les corresponde,  al ponerlo en ejecución en cada uno de los planes operativos y, evaluar tanto el proceso como los resultados de su puesta en práctica, para hacer ajustes, enriquecerlo, darle el auténtico valor.

 


¡Si!, el auténtico valor radica en cumplir el ciclo de la vida misma del plan, expresado para el periodo 2008-2011, pero su vida está en las manos, en  la gestión del cuerpo docente, del personal administrativo, de los alumnos, en general de la comunidad de la Vicerrectoría Académica, quien ha de convertirlo en realidades, en resultados, para contribuir con entusiasmo y el esfuerzo cotidiano, personal y colectivo,  con la labor de la universidad.{jcomments on}