La Universidad y la administración en el siglo XXI y nuestra actitud

MBA Luis Fernando Barboza Blanco
Director Centros Universitarios.

 

Febrero-Abril 2009. edición 23.

  

Las instituciones y empresas modernas están promoviendo grandes cambios en beneficio de la participación eficiente en el sistema económico de la producción y de los servicios.  Esta modernidad requiere que se caracterice a las organizaciones por la ejecución de acciones eficientes en procura de tener condiciones dinámicas y competitivas para la supervivencia en el sistema económico productivo de los ambientes mundiales.  

   


Por este motivo, la Universidad no está exenta de esa interacción y por lo tanto, deberá adaptar sus procesos internos y sus vínculos externos a la práctica de conceptos de la administración moderna, es decir, deberá tener los niveles de respuesta hacia la reacción efectiva y ágil  frente a los cambios en la organización,  para así consolidar la modernización de la gestión académica-administrativa.

Es por ello, que las dependencias académicas y administrativas de la Universidad, con su debida adecuación en sus responsabilidades y tareas específicas, deberán aplicar las herramientas conceptuales en el tema de la administración del siglo XXI, y algunas de las variables a considerar se podrían identificar como: aplicación de nuevas tecnologías de información y comunicación, comercio electrónico, gestión del conocimiento, gestión de la innovación, el outsourcing (acción para contratar una empresa externa que ejecute una función, o sea, una subcontratación).

Asimismo, conceptos como: la imagen corporativa, el trabajo en equipo, el desarrollo organizacional, la competitividad, el Empowerment (fortalecimiento, capacitación, delegación de responsabilidad, participación, integración,); el benchmarking (proceso de comparación y medición de servicios); el coaching (orientación y capacitación a ejecutivos), just in time (filosofía empresarial que se traduce como justo a tiempo), inteligencia emocional (uso de las emociones para guiar nuestro comportamiento y mejorar los resultados empresariales); capital intelectual,  sistemas de gestión de calidad, el nuevo papel del líder, servicio al cliente.  Todos son términos de esta administración moderna que se considerarán para mejorar la gestión académica-administrativa de la Universidad.

Además, de la aplicación de los conceptos antes citados por parte de la Institución, existen otras acciones complementarias, por ejemplo: una gerencia plenamente identificada con las herramientas administrativas modernas para ejecutar estrategias en beneficio de la actualización y el desarrollo de  la gestión. También, hay que tomar en cuenta los conceptos de capital intelectual,  el nuevo papel del líder, los sistemas de gestión de calidad  y por consiguiente el mejoramiento continuo de procesos, variables que se analizarán en los siguientes párrafos.


La valoración del capital intelectual en las organizaciones formales es importante considerarla en esta modernización, en virtud de que fomentará procesos de capacitación encaminados a administrar y potenciar el capital intelectual, logrando un posicionamiento intelectual de los colaboradores, con lo cual, lo esperable es obtener un cambio de actitud importante en todo el equipo humano y, consecuentemente, escenarios con los mejores resultados productivos.  En nuestra organización, eso redundaría en alcanzar el mejoramiento y la modernización de nuestros servicios académicos-administrativos. Asimismo, la inteligencia emocional y la gerencia basada en valores, desarrollarán principios éticos y de actitudes positivas en el grupo de colaboradores, tratándose de otra variable a considerar para una motivación importante y consecuente para el posicionamiento de los grupos de trabajo, con altos grados de eficiencia en los procesos de los servicios de la Universidad.

Adicionalmente a lo expuesto en los párrafos anteriores, el líder o jefe,  en esta administración moderna, deberá asumir un papel dinámico, por lo tanto, una condición especial es que posea un carisma particular, para transmitir la visión de la organización y la capacidad para generar seguidores entusiastas, con lo cual,  los mismos colaboradores deberán tener una actitud pro activa en beneficio de los intereses de la organización, en este caso de la Universidad.  

Sobre el tema del líder moderno, según algunos de los autores de los conceptos de la administración moderna, como por ejemplo Peter F. Drucker, Sthephen P. Robbins y Mary Coulter,  el líder debe conducir a la empresa al éxito y  accionar con propiedad frente al cambio.  El líder desempeña un papel crucial como visionario, estratega y activador de los procesos, para desarrollar rutas de éxito en la organización y así obtener los objetivos de modernización  y que la organización se adapte al nuevo entorno de la competencia.

Otro aspecto por considerar en los conceptos modernos de la administración  es la gestión de los sistemas de calidad de los productos o servicios que ofrece una organización.  En este sentido, la calidad es un elemento crítico en la supervivencia de la organización, llámese empresa privada o institución pública.   

En la Universidad, se está experimentando con sistemas de calidad mediante los procesos de auto evaluación y acreditación de programas académicos, donde se evidencia un cambio de actitud, un elemento diferenciador para lograr la calidad en los servicios académicos y. por consiguiente, un servicio moderno en procura de mejorar las condiciones profesionales de nuestros estudiantes.

Finalmente, se puede concluir que la Universidad deberá realizar los esfuerzos institucionales (actualización y modificación de su normativa) para ejecutar las herramientas de la administración moderna; y simultáneamente, para accionar sobre un cambio de actitud de todos los colaboradores en los diferentes niveles jerárquicos de las dependencias académicas-administrativas y así,  alcanzar los estándares de modernización y de calidad  de las organizaciones  de este siglo XXI.

“Dirigir es hacer las cosas adecuadamente,
liderar es hacer las cosas adecuadas”.
Peter F. Drucker {jcomments on}