Discurso de Graduación de Danny Chaves Chaves

Danny Chaves Chaves
Estudiante de la UNED en el Centro de Atención Integral Cocorí
Agosto-Octubre 2009. Edición 26.

  

Primero que nada quiero agradecer los representantes de la UNED, al señor Ricardo Calvo por todas las facilidades que nos ha otorgado durante la privación de libertad en que he estado inmerso en los últimos años. A la señora Carmen Gamboa, por su lucha y apoyo constante en beneficio de todos los privados de libertad. A los compañeros privados de libertad, estudiantes activos de la UNED, por su apoyo incondicional que siempre me han brindado durante este tiempo de estudiante.

   


Agradezco a mí familia por el apoyo sin límites que siempre he recibido, de manera especial a mí madre y padre que con su ejemplo y abnegación han sido la inspiración para lograr el objetivo de graduarme como profesional en el ámbito de la administración de empresas; título emitido por prestigiosa y reconocida UNED; a ellos dedico este título a quien entrego con todo mi amor de hijo agradecido.

No quiero dejar pasar esta oportunidad para rendir mi testimonio de absoluta entrega al creador, que ha sido la principal razón para superar esta prueba que atravieso y en la cual el Señor ha utilizado mí vida no solo para disciplinarme como padre bondadoso, sino para reflejar en mí su obra.

La experiencia de ser estudiante universitario en privación de libertad ha sido ampliamente gratificante porque implica un doble esfuerzo al no contar con las condiciones normales de los compañeros que estudian fuera del centro penitenciario. Pero ha reflejado también que las cosas difíciles pueden ser logradas en la vida cuando hay disciplina y compromiso para alcanzarlas.

El país vive cambios importantes en el campo penitenciario donde el estudio, el trabajo, el apoyo familiar, la convivencia armoniosa y la negación al uso de sustancias adictivas, que dañan nuestros cuerpos y mentes, son la base de la reinserción  social que la mayor parte de los privados de libertad anhelamos y pedimos al señor esa segunda oportunidad.

Damos gracias a él de que las autoridades penitenciarias bajo el liderazgo de la (entonces) ministra de Justicia Viviana Martín y con un gran apoyo de Ricardo Calvo, director del Centro de Atención Integral Cocorí, empiezan a ser una realidad en nuestras vidas y en este centro penitenciario que se ha convertido en modelo para otras cárceles del país.

La experiencia de mí privación de libertad me ha hecho reconocer mis errores del pasado, arrepentirme de ello, pero tomar la segunda oportunidad que el Dios todopoderoso me ha brindado y convertir de esta estadía en prisión la base de mí desempeño profesional en el futuro un vez concretado mí reingreso a la sociedad en esta oportunidad con el objetivo único de servir a mí país, honrar a mis padres, que son mí razón de ser después de Dios y poder decir con toda certeza que el tiempo que he vivido en prisión lo he aprovechado para mí crecimiento espiritual, intelectual y emocional y poder afirmar con toda seguridad que de los errores y los tiempos difíciles es factible aprender y convertir mi vida y mi actuar para otros compañeros y para los ciudadanos de nuestra nación.

Sin más que decir me despido agradeciéndole a todos su apoyo y comprensión.{jcomments on}