Acuerdo tomado por el Consejo Universitario de la Universidad Estatal a Distancia

Licda. Ana Myriam Shing Sáenz
Coordinadora General
Secretaría del Consejo Universitario
Noviembre-Enero 2007. Edición 15.

  

Sesión No. 1831-2006, Art. I,  celebrada el  19 de  setiembre del 2006.

   


CONSIDERANDO QUE:

1.    El Consejo Universitario desde el 25 de noviembre de 2005, mediante acuerdo tomado en la sesión 1791-2005, Artículo IV, inciso 1), del 25 de noviembre del 2005, fijó la estrategia para la participación de la UNED a favor del más amplio debate nacional en torno al Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, República Dominicana y Estados Unidos, en adelante denominado CAFTA-DR, y consecuentemente su posición a favor del diálogo, de la participación de todos los sectores del país y del respeto entre las partes.

2.    La Universidad Estatal a Distancia, como entidad académica reconoció su deber social de generar espacios de discusión y producir investigación objetiva e inclusiva de las posiciones jurídicas, económicas, políticas e ideológicas que pudieran representar fielmente una discusión responsable de los alcances del CAFTA-DR.


3.    Dentro del marco de ese y otros acuerdos, hemos propiciado entre otras cosas:

a)    La elaboración de documentos que presenten potenciales beneficios y posibles perjuicios de la eventual aprobación del tratado.

b)    Un programa de videoconferencias con el resto de Centroamérica y Ecuador para analizar diferentes áreas temáticas del TLC dentro del programa de la UNED en la Red Global de Aprendizaje, de la que forma parte.

c)    La realización de diversos debates y últimamente de un exitoso conversatorio con la intervención de reconocidas personalidades que mantienen diferentes posiciones, en relación con los efectos del CAFTA-DR, el cual fue grabado y editado por la UNED para su próxima transmisión por Canal 13, con el propósito de propiciar el mayor entendimiento de este Tratado, por parte de la sociedad costarricense.

d)    El planeamiento de cuatro debates más que se llevarán a cabo en el mes de octubre, sobre temas particulares del tratado: educación, medicamentos, telecomunicaciones y empleo.

e)    La distribución de libros publicados por la Editorial de la UNED, que abordan los temas del tratado desde diferentes perspectivas, incluyendo material didáctico sobre el CAFTA-DR.

f)    La organización y realización de foros en la mayoría de los centros universitarios.

g)    La creación de la Cátedra “El país que necesitamos” para la apertura de espacios académicos que propicien soluciones.

h)    El ofrecimiento de la UNED como facilitadora de la discusión de propuestas para el desarrollo del país, con o sin CAFTA-DR.

i)    El liderazgo asumido por profesionales de la UNED en la legislatura anterior  con la conformación de una  Comisión Académica que se avocó a dar asesoría técnica a los diputados para la comprensión del contenido del tratado.

j)    La oferta de un curso abierto de extensión en el Sistema de Estudios de Posgrado denominado “Aspectos Jurídicos del Tratado de Libre Comercio”.

4.    La estrategia definida por el Consejo Universitario, toma como punto de partida el Informe de los Notables, el cual consideramos muy valioso, serio y balanceado, reproducido para su mayor difusión por parte de la UNED con el apoyo financiero de CONARE.

5.    Independientemente de los factores a favor y en contra del tratado, es claro que existen grandes asimetrías entre los Estados Unidos y nuestro país, en variables socioeconómicas, tales como:   población, economía, ingreso per-cápita, peso agrícola del producto interno bruto (PIB), mercado, competitividad y desarrollo humano, entre otras, variable que produce un  grado de dificultad mayor en el análisis del tema y en la resolución del mismo.

6.    Compartimos plenamente con el Informe de los Notables su cuestionamiento fundamental cuando afirman: “Cierto es que no se le puede pedir al Tratado como tal, que resuelva los grandes problemas estructurales que tienen nuestros países.  Pero sí se debe clarificar si el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, República Dominicana y Estados Unidos de América, por sí solo, contribuye a resolver esos problemas, o por el contrario, los agravaría.  Esta es la pregunta fundamental para tomar una decisión sobre el mismo”.    

7.    Vemos con preocupación la asociación que se hace del CAFTA-DR con el impulso directo al desarrollo del país, lo cual no aclara de qué manera disminuirá la pobreza, si el posible aumento del empleo favorecería a los más necesitados y si aumentaría o disminuiría la brecha social tan dispar en estos momentos, en que más del 20% de la población vive por debajo del límite de la pobreza y para quienes la falta de más oportunidades educativas, no les augura ser más competitivos y desarrollarse plenamente como seres humanos con derecho a alcanzar su plena realización personal.

8.    Adoptamos la recomendación planteada por los Notables, incluida en  la consideración final 9, que textualmente dice:  “El país debe asumir un conjunto de decisiones cruciales para su futuro.   Más allá de la aprobación o no del Tratado, estas decisiones deben tomarse de inmediato.   La llamada Agenda Complementaria del TLC, tal y como fue remitida a la Asamblea Legislativa, es un conjunto de medidas que esta Comisión, si bien reconoce como importantes, considera insuficientes ante los retos del desarrollo nacional”.

9.    Todo tratado de libre comercio debe aclarar como requisitos indispensables para su aprobación:

a)    El análisis de la medida en que se afecta nuestra soberanía.

b)    La equidad en los compromisos multilaterales.

c)    La ineludible responsabilidad de velar por los  beneficios a los sectores más desposeídos y por la disminución de la brecha social.

d)    El análisis de las aplicaciones del tratado en medio de tanta asimetría.

10.    La convicción de este Consejo Universitario de que por sus efectos jurídicos y por la realidad social en la que se enmarca su posible ratificación, este Tratado requiere de mayoría calificada (38 votos) para su aprobación por parte de la Asamblea Legislativa.  Esta convicción se complementa con el  documento presentado a este Consejo Universitario por el Lic.  Celín Arce, Asesor Jurídico de la UNED, que anexamos a este acuerdo, y que entre sus principales conclusiones establece que:

•    “A la luz de nuestra Constitución Política sí es posible trasladar competencias del Estado costarricense a organismos comunitarios.

•    Para que ello sea posible se requiere que el tratado o convenio internacional respectivo, sea aprobado por una mayoría de 38 votos de los Diputados, tal y como lo exige el artículo 121 inciso 4) de nuestra Constitución Política.

•    Una zona de libre comercio definida por un tratado de libre comercio como es el DR-CAFTA, constituye un “ordenamiento jurídico comunitario, con el propósito de realizar objetivos regionales y comunes”, puesto que reúne entre otras características la idea de permanencia y de integración.

•    La Comisión de Libre Comercio que crea el CAFTA no es un órgano dotado simplemente de funciones administrativas, cuyas determinaciones se puedan clasificar como “protocolos de menor rango”, aunque algunas lo serán.

Por el contrario, es un órgano permanente y regional en materia económica que tiene funciones resolutivas y determinativas.

Le corresponde, por ejemplo, analizar y pronunciarse sobre cualquier asunto que afecte el funcionamiento del Tratado, y esa no es una función administrativa, cuyas determinaciones son ejecutables por sí mismas y no están sujetas a la aprobación del Estado costarricense. (Art. 19.2.e).

•    El CAFTA sí crea un ordenamiento comunitario y, además, se trasladan competencias del Estado costarricense  a la Comisión de Libre Comercio, al Consejo de Asuntos Ambientales y al Comité de Asuntos Sanitarios y Fitosanitarios.   En materia de solución de controversias se trasladan potestades para someter a arbitraje cuestiones no estrictamente patrimoniales, por lo que debe ser aprobado mediante mayoría calificada de 38 votos.

•    No todas las determinaciones que adopte la Comisión de Libre Comercio se pueden clasificar como protocolos de menor rango, por lo que hay un número importante de las mismas que, al no reunir dicha condición jurídica, estarían incluso superpuestas al ordenamiento jurídico nacional.

•    Todo lo anteriormente expuesto permite concluir de manera diáfana que el DR-CAFTA requiere para su aprobación una mayoría calificada de 38 votos.”

11.    Costa Rica está obligada a modernizar y  mejorar su sistema educativo público, aumentando la inversión en recursos y en formación de capital humano. Es por ello de especial importancia destacar que como parte de la agenda complementaria y de desarrollo del país,  se encuentra en  Asamblea Legislativa un empréstito del Banco Mundial destinado a fortalecer la educación en nuestro país. Consideramos de especial importancia su pronta aprobación.

12.    En la agenda complementaria, con o sin CAFTA-DR, también se incluyen temas esenciales para la Costa Rica que queremos, como son: competitividad, apoyo  a las PYMES para fomentar la distribución equitativa de las oportunidades comerciales, caminos rurales, innovación, ciencia y tecnología para mejorar nuestra oferta productiva y como ya destacamos antes,  el tema de educación. Los empréstitos destinados al fortalecimiento de estas capacidades nacionales están en esta Asamblea sujetos a aprobación. Consideramos de esencial relevancia un apoyo incondicional a estos proyectos que forman parte de una agenda nacional de desarrollo.

13.    La UNED es completamente respetuosa de los procesos de nuestro sistema democrático, dentro del cual, corresponde a los señores diputados y señoras diputadas, tomar esta decisión de gran importancia para la vida nacional, para ello, la Universidad aporta elementos de juicio y criterios que sumados a muchos otros aportes, ayuden a los y las congresistas a tomar la decisión que mejor responda a los intereses nacionales.

14.    La UNED ha propiciado espacios diversos para la igualdad de oportunidad de expresión en la divulgación y discusión del CAFTA-DR, dadas las disparidades existentes en este campo.


SE ACUERDA:

1.    Manifestar a la Asamblea Legislativa y a las autoridades políticas del país, la necesidad de velar por el mantenimiento y consolidación de niveles educativos con excelencia, para sostener nuestra mayor ventaja competitiva en este contexto, como es la formación del capital humano de nuestro país, fortaleciendo el sistema educativo público con la dotación de una mayor cantidad de recursos.

2.    Ratificar que, independientemente de la aprobación del CAFTA-DR, se debe poner en vigencia una agenda complementaria y de desarrollo que establezca acciones a corto, mediano y largo plazo, para que, el desarrollo del capital humano en Costa Rica tenga un espacio decisivo para aprovechar sus oportunidades y reducir sus desventajas y propiciar así, un mejor nivel de vida para las grandes mayorías.    En todo caso, es necesario propiciar la legislación apropiada y los proyectos de desarrollo necesarios para insertarse con éxito en la dinámica actual de la economía mundial.

3.    Solicitar a la Asamblea Legislativa que para la eventual aprobación de éste y cualquier otro tratado internacional, es requisito indispensable:

a.    salvaguardar la soberanía nacional,
b.    propiciar la mayor equidad en los compromisos multilaterales que se adopten,
c.    velar por el beneficio para los sectores más desposeídos y por la disminución de la brecha social, y
d.    valorar la atención que se brinde para atender  las asimetrías existentes.

4.    Insistir en la necesidad de abrir espacios institucionalizados de diálogo social que ayuden a los diferentes sectores de la vida nacional en la discusión, análisis y logro de grandes acuerdos nacionales que permitan fortalecer un verdadero Estado de Bienestar solidario, que siente las bases de un desarrollo humano sostenible para nuestro país.

5.    Solicitar a la Asamblea Legislativa que, para una posible aprobación de este Tratado, se recurra a la mayoría calificada (38 votos), resaltando en esta recomendación, que la misma se da no sólo desde el punto de vista jurídico sino desde la necesidad social que exige lograr los mejores niveles de concertación en esta materia.

6.    Publicar este acuerdo en los medios nacionales y enviarlo a la Comunidad Universitaria,  a  los Consejos Universitarios y a CONARE.

ACUERDO FIRME