Tontidad: calidad de tonto

 

Orlando Morales

 

Miembro del Consejo Universitario

  

En un reciente artículo periodístico, titulado El Ocaso de los Genios el Dr. Edgardo Moreno de la UNA, en un tono jocoso -pero realista- nos habla de tontos, tonteras y tonterías (La Nación p. 33A, 1° marzo 2011). Por su interés, me permito transcribir algunos párrafos interesantes. Aclaro, sin embargo, que, en consideración a la cercanía del Día Internacional de la Mujer, mis comentarios son referidos en el texto al género masculino, aunque sobre este particular también aplican a ellas, ojalá que en menor grado.

  

1. "Pareciera que hay más tontos en el mundo que gente, lo que podría juzgarse como una tontería si no fuera que muchos tontos valen por dos".

  

Comentario: si se piensa un poco, de verdad existe la figura del retonto, o sea, aquel que "hasta entrena" y puede valer por dos y hasta por tres.

  

2. "De la obra de Tomás de Aquino se extraen veintidós categorías de tontos".

  

Comentario: sorprendente hallazgo pues aunque uno sospecha la existencia de personas tontas, una taxonomía que incluye 22 categorías, indica la abundancia de la "tonticidad", entendido el neologismo como una variada y rica tontidiversidad.

  

3. "Sin excepción, todas las personas a partir de la adolescencia contribuyen con sus acciones a extender y a desarrollar la comunidad mundial de tontos. De aquí deriva que el primer requisito para ser tonto es pertenecer a la especie humana".

  

Comentario: en efecto, los animales tienen un comportamiento instintivo, de manera que no "piensan" en hacer tonterías, salvo lo que le ocurrió al extinto "dodo", que al perder el instinto de conservación, la pobre ave fue presa fácil de los cazadores y ahora es miembro del registro de aves extintas. La RAE nos dice que tontucio es el medio tonto, pero que tontorrón es el aumentativo de tonto, de manera que hay variabilidad tanto cuantitativa como cualitativa.

  

4. "Para decir tonteras y hace tonterías es necesario que converjan en la misma persona o en un grupo de personas por lo menos dos propiedades netamente humanas. La primera es la ignorancia, una característica innata que puede mitigarse pero no vencerse; la segunda corresponde a la arrogancia que es un valor aprendido que requiere cierta práctica y destreza".

  

Comentario: si bien es cierto que el ADN dio a todos su pedacito de inteligencia, algunos por las razones que fueran no cultivan bien su parcela lo que genera una relación inversa entre estudio y tontidad. Por otro lado, algunos a falta de mejor entendimiento tienen el valor de comportarse como iluminados y, sin más preparación, pontifican sobre lo humano y lo divino.

  

5. "Mientras se mantengan queditos, los tontos de profesión no generan problemas serios; incluso pueden ser divertidos. Sin embargo, el asunto se vuelve grave cuando adquieren cierto poder y toma la iniciativa".

  

Comentario: comúnmente se dice que es peligroso que un tonto tome la iniciativa, pero en grado superlativo este riesgo se manifiesta en un tonto con poder. La sabiduría popular reza: "mejor tonto callado que tonto hablando", lo cual tiene una ventaja adicional, pues el tonto cuando es callado, por sesudo es reputado.

  

6. "Desafortunadamente, no existe vacuna que proteja a las personas de hacer tonteras o decir tonterías y todos estamos expuestos en algún momento de nuestras vidas a ser protagonistas. Además, no se puede hacer nada a prueba a prueba de tontos porque los tontos son muy ingeniosos".

  

Comentario: la tontedad o simpleza como acto personal es inocuo. El problema es cuando es asaltada nuestra buena fe o la credibilidad y sin quererlo nos contaminamos al dar crédito a las tonterías y pasamos a formar parte de la condición de tontaina (ver RAE).

 

7. "Por eso siempre debemos procurar rodearnos de gente más inteligente (menos tonta) que nosotros para que nos llamen la atención sobre nuestra insalvable ignorancia y aprendida petulancia".

  

Comentario: creo que no está de más en pensar bien lo que se dice para decir lo que se piensa racionalmente. Otro consejo es mantener una comunicación preferencial del cerebro con la lengua en lugar de la dirección inversa, pues a veces el cerebro no se entera de las veleidades linguales.

  

CONSEJOS:

 

No actuar a tontas y a locas. En otras palabras, mantenernos ubicados.

 

A) No hacerse el tonto. O sea, aparentar no enterarse de lo que no le conviene.

 

B) No ponerse tonto. Lo cual quiere decir, no abusarse.

 

C) No andar como tonto. En otras palabras, no estar en nada.

 

D) No hacerse el tontillo. Observable en aquellos que no entienden por negocio.

 

E) Recordar que no hay peor tonto que el que no quiere ver... ni oir.

 

F) Finalmente: todo ser humano tiene derecho a decir una tontera de vez en cuando pues un accidente de racionalidad lo tiene cualquiera, pero Dios nos libre del pecado mortal de la insensatez como padecimiento crónico.{jcomments on}