El caminante y sus huellas

Silvia Arias

 

Programa de Videoconferencia y Audiográfica

  

Hace algún tiempo, una profesora contó que fue a Golfito de compras. En una de las tiendas ocurrió algo inesperado. El dependiente que la atendía la miró un instante y, como si la conociera de toda la vida, le dijo: “Profesora ¿cómo está? Soy estudiante de la UNED y asisto a sus videoconferencias”. Ella se quedó impactada. No esperaba encontrar, en ese lugar tan lejano, a un estudiante de la UNED.`

  

¿Ve? Por eso es primordial portarse bien siempre: porque en el momento menos esperado se puede encontrar a alguien conocido o que lo conoce. ¿Usted como profesora o profesor pensaría igual? ¿Cuál es realmente la enseñanza que nos deja esta historia? ¿Qué puede hacer usted para que sus clases sean una experiencia inolvidable?

  

Lo primero por hacer es tener una actitud positiva ante este reto y pensar que es, sin duda, un privilegio que no todos tienen; por lo tanto, para aprovecharlo al máximo deberá ser creativo e innovador, ya que es una excelente oportunidad de poner en práctica sus conocimientos y experiencia docente.

  

Definitivamente, es una gran labor la que desempeña el docente cada día en la UNED, ya que tiene la oportunidad de servir a otros y dejar una huella positiva en la vida de sus estudiantes. Es ponerse en el lugar de los participantes en las tutorías, tomar en cuenta sus necesidades, enseñarles por medio de situaciones reales, de experiencias, de romper el hielo con un chiste, un comentario o ¿por qué no? una anécdota.

    

Quizás este sea el momento oportuno para hacer un alto en el camino y tomar un tiempo para replantear la forma en que usted se presenta frente a los alumnos, las estrategias que usted utiliza para acercarse y llegar a ellos y crear un ambiente de confianza propicio para el aprendizaje. La metodología que usará para que las personas se conozcan antes de realizar el trabajo académico y, finalmente, cuáles son las recomendaciones que les va a brindar para que las puedan aplicar en su vida diaria y laboral.

  

Si sigue estos consejos, podrá dar un nuevo sentido a sus tutorías, aportará una nueva metodología a su labor docente, crecerá como profesional y, lo más importante, se asegurará de estar cumpliendo con su noble misión: formar personas críticas, responsables, capaces de enfrentar y resolver conflictos personales y profesionales. Pero ante todo, la satisfacción de encontrar amigos donde quiera que vaya, sentirse complacido cuando alguna persona lo saluda y lo recuerda porque usted les transmitió algo diferente y especial que marcó sus vidas; por eso lo recuerdan con aprecio y agradecimiento.

  

Sin lugar a dudas, es muy satisfactorio saber que la labor docente realizada fue exitosa y que las enseñanzas impartidas ayudaron a muchas personas a forjarse un futuro mejor.

  

La próxima vez que entre a un lugar y un desconocido le hable, se sentirá seguro de que le contará una hermosa historia en la que el profesor es el modelo número uno por seguir gracias a su carisma, humildad, entrega, compromiso y amor a la educación; un profesor que cuida cada detalle en sus clases para asegurarse que mientras camina deja en la vida de sus estudiantes una huella profunda y un gran tesoro.

  

Entonces ¿acepta el reto?{jcomments on}