Felicitémonos

Editorial

  

La UNED concluyó su fiesta democrática de elección de rector. Un proceso limpio y una participación amplia de los unediananos,  muy importante, se aumentó el aporte de los estudiantes en los diferentes centros universitarios. Ya contamos con rector electo, el quinto en orden sucesorio, quien nos guiará en el quinquenio 2009-2014. No hay quinto malo, dice el refrán; la comunidad hace eso para arrancar de la mano con quién la voluntad popular dio por su ungido.

   


Muchos son los retos, muchos el entusiasmo, gran oportunidad de aprender o reaprender el camino que debemos seguir para brindar a nuestros estudiantes educación superior de calidad de acuerdo con nuestra misión institucional. Se confía en que si se logrará respaldar la confianza del pueblo costarricense y su respeto y credibilidad en las propuestas que se pretenden implementar para el desarrollo de nuestro país por parte de la UNED.

 


¿Qué desea el unediano? , que nuestra joven Benemérita se consolide aún más, que los procesos de calidad vayan en aumento día con  día, que la academia brille por su aporte a la sociedad costarricense, que en el exterior seamos reconocidos como lo que somos: la primer Universidad a Distancia de la región.

 


Remozar la cara de nuestros centros universitarios y motivar y potenciar el talento humano que por treinta y dos años ha engrandecido a la UNED. Consolidar una gestión administrativa de real apoyo a la docencia.

 


Para esto, nuestro líder debe arrancar con el plan de trabajo formulado en su propuesta  y unir fuerzas entre tendencias preelectorales para juntos continuar por ese sendero que delimitará nuestras acciones en los próximos cinco años.

 


Hacemos nuestras las palabras de Hayder Santamaría, uno de nuestros estudiantes de La Palma en la zona sur: que Dios le dé al nuevo rector la sabiduría para tomar buenas decisiones y prime siempre nuestro aporte para una educación de calidad.{jcomments on}