Visite el álbum de fotos de la producción del documental “Casa en tierra ajena”

album-fotos La producción del documental sobre migraciones “Casa en tierra ajena” acaba de superar una de sus partes más importantes, las grabaciones en el Salvador y Honduras. Las locaciones, las entrevistas, los relatos de sus protagonistas pueden ser vistos en este álbum que consta de 100 fotografías del viaje realizado en setiembre de este año y que forma parte de un periplo aún mayor.

Desde el  2014 y hasta el 2016, un equipo conjunto de la UNED y la UCR están trabajando para rodar lo que sería “un documental  basado en testimonios de personas forzadas a migrar por falta de empleo, por violencia u otras problemáticas políticas y sociales, además de entrevistas con deportados, madres y abuelas de migrantes desaparecidos desde que tomaron la decisión de dejar sus hogares”, según comento Michelle Ferris una de las personas encargadas de la grabación.

 

 

El resto del equipo lo componen Carlos Sandoval (Profesor Universitario) , Ivannia Villalobos y Santiago Martínez, del Programa de Producción de Materiales Audiovisuales de la UNED.

 

 

El proyecto es financiado por el Consejo Nacional de Rectores (CONARE) quien pone a disposición de funcionarios de las universidades estatales un fondo para proyectos educativos.

 

 

La producción de este documental, prevé la visita a Honduras, El Salvador,  Guatemala y México, además de Costa Rica.

 

 

 “Más allá de las cifras, encontramos historias de vida que responden a contextos de despojo, empobrecimiento y violencia de larga data... Las migraciones son un tema de primer orden a nivel mundial y deben ser analizados y visibilizados desde una postura crítica y emancipadora”, expresó Ivannia Villalobos, productora audiovisual de la UNED.

 

 

Se estima que aproximadamente de un 10% a un 12% de la población centroamericana ha abandonado su país de nacimiento; sea migrando a algún país de la región, o mayormente a los Estados Unidos. En este país del norte, entre el 2000 y el 2010 la población centroamericana aumentó en un 136% (Sandoval, 2015).