Remembranza de la vereda del Sarapiquí

Licda. Rose Marie Hernández Vargas

Nos expresa el historiador Carlos Meléndez: “La historia es la explicación conexa de hechos. La historia como memoria colectiva,  como recuperación del pasado, el conocimiento de los hechos que formaron nuestra identidad costarricense... ” (Meléndez, C. 1993: 17).

La base de esa identidad es la historia y conocer las raíces y la herencia histórica cultural y arquitectónica que nuestros antepasados nos han legado, constituye un tema de gran relevancia. En este artículo se destacará a La vereda del Sarapiquí, un trabajo de infraestructura vial grandioso para la época, por dos razones primordiales:

 

1. Fue la primera vía de transporte terrestre, entre Costa Rica  y  Europa(por ella viajaban  mercancías  y la correspondencia de nuestro país con América del Norte y Europa).

2. Este camino fue utilizado en la Campaña Nacional (1856 1857), contra los filibusteros. Fue la vía que condujo a las tropas locales a tomar la arteria principal de los invasores, mejor conocida como la “Vía del Tránsito”. Razón por lo cual se le denomina la “Ruta de los Héroes”. En la  Campana Nacional, afirmó la nacionalidad y la soberanía del país. Del mismo modo, este acontecimiento histórico y militar fue clave en la configuración de una identidad nacional costarricense. 

Siguiendo  la carretera entraremos a un  paisaje de fincas de café,  potreros  y algunos pinos muy altos y otros arbustos.  Aquí distinguimos una plantación de café,  en el distrito  de Zetillal. Actualmente, Santa Bárbara es el escenario de grandes haciendas de café, caña, ganadería y otros cultivos.

Al constituirse el café como cultivo dominante, los pequeños agricultores  se dedicaron junto a sus familias a la siembra de este. Ya la década de 1840, está marcada por la bonanza económica, producida  por las exportaciones de café a la Gran Bretaña. El café contribuyó también a revolucionar el transporte, que anteriormente se limitaba a un primitivo camino de mulas. Este era un  sendero en medio del bosque, apropiado para el paso de ganado.

Ya existía una trocha conocida como “Depresión del Desengaño” (entre el macizo del Poás y del Barva). Usada en la Colonia por los conquistadores españoles para capturar a los indios que huían a las Llanuras del Norte. Seguían la  trocha que bordeaba el lado derecho del río Sarapiquí. El vocablo Sarapiquíproviene del río Yori, nombre con el cual lo conocieron los indios Votos que habitaron esta región. Nace en las montañas del volcán Barva. Aunque  eran senderos casi intransitables con aéreas selváticas e inhóspitas.

Afirma Juan Carlos Solórzano que el conquistador Jerónimo Retes “...salió del pueblo de Varba (circundando el río y montana Porrosatí) el 30 de enero de 1640, cruzó las montañas del Volcán Barva, llego a las llanuras del río Cutris ( río San Carlos)... Retes fundó una población... La intención era utilizar este poblado para dejar establecida una vía de comunicación entre el interior del país y el río de San Juan... ”. (Solórzano Fonseca, J.C. 2013: 147) 

Una de las prioridades de los gobernantes del siglo XIX en Costa Rica, fue  abrir nuevas vías de comunicación o habilitar las ya existentes. Para motivar  a los ciudadanos, el gobierno ofreció premios a aquellas personas que descubrieran nuevas vías de comunicación o habilitaran las existentes.

Se construyeron dos puentes, uno sobre el río Virilla (en el Paso real), otro sobre el río Aguardiente. Varios vecinos construyeron caminos: San Gabriel, Los Anonos, La Uruca, La Puebla, El Zapote. (Oficial. I. Decreto N. 52,5 de octubre de 1821).

Entre las personas que emprendieron la búsqueda  de la vía del Sarapiquí, se  encontraban  el Joaquín Mora Fernández, Diego Palacios, Miguel Alfaro, una compañía formada por vecinos de Alajuela, don Pío Murillo. (Archivo Nacional. Gobernación. Documentos. 9011,9050,10868. 12 de marzo 1925). Se realizaron varios expediciones, algunas de ellas fracasaron, otras tuvieron  éxito, aunque no se pudo concretar por la pobreza del país.

Después de esta fecha en el año 1826 los primeros viajeros que recorrieron el camino a Sarapiquí, con destino a Europa, fueron José María Montealegre (de 11 años)  y su hermano menor, acompañados de  los viajeros ingleses Ricardo Trevicthick  y  Juan M. Gerard. (Montero Barrantes, F. 2006: 81) 

La administración de Juan Rafael Mora Porras (1849 - 1859), contó con los recursos económicos para dar impulso al desarrollo de obras de infraestructura de caminos. Es en esta época que se inicia la construcción de la ruta terrestre del Sarapiquí. Joaquín Mora Fernández fue  el encargado del gobierno de la República de buscar una salida al Atlántico.
Históricamente  se considera  a Joaquín Mora Fernández como el descubridor de la vereda del Sarapiquí.  Se cita, que para ello se estableció en el Cabildo y  Cuartel de Santa Barbará, ubicado donde está actualmente la Municipalidad se Santa Barbará. Convirtió a Santa Bárbara el centro de operaciones, pues era conocedor de las ventajas que traería construir una ruta adecuada en esa zona.

En Santa Bárbara, la vereda al Sarapiquí salió de la Calle Real, ubicada entre la Parroquia de Santa Bárbara  y el Parque Municipal (esquina noreste) hacia  el norte  a la calle de Zetillal.  Esta vereda terminaba en el puerto de San Juan del Norte y se llamaba “Camino a Sarapiquí”. “Se ha indagado que  la distancia  recorrida  hasta el desembarcadero o muelle de Sarapiquí, no excede 22 leguas. Del muelle al puerto de San Juan, el trasporte se hace en piraguas por los ríos Sarapiquí, y San Juan. Es una navegación de 15 leguas en que se invierten 12 horas para bajar y dos días para subir  a remo con embarcaciones cargadas...”. (Molina, F. 2007: 28)

En la actualidad, para llegar a esta zona existen tres rutas terrestres de acceso: por la ruta tradicional o ruta de los héroes (Vara Blanca), por la carretera Braulio Carrillo y  por San Carlos,

BIBLIOGRAFÍA  

Archivo Nacional. Gobernación. Documentos. 9011,9050,10868. 12 de marzo 1925. 

Fernández  Guardia, R. (2002). Costa Rica en el Siglo XIX. Antología de Viajeros. San José: EUNED. Fernández Guardia, R.(1975). El Descubrimiento y la Conquista. 1a. ed. San José, Editorial Costa Rica.

Meléndez Chaverri, C. (1993).  Añoranzas de Heredia.  Heredia: EUNA.

Montero Barrantes, F.  (2006). Elementos  de Historia de Costa Rica. San José: EUNED.

Molina, F. (2007). Bosquejo de la República de Costa Rica. San José: EUNED.

Quesada Pacheco, M. A. (2006).Toponimia indígena de Costa Rica. Filología y Lingüística XXXII (2).

Solórzano Fonseca, J. C. (2013). Los Indígenas en la Frontera de la Colonización Costa Rica 1502 1930. San José: EUNED.