Estudiantes indígenas UNED de gira educativa y cultural a territorios indígenas de Bocas del Toro en Panamá

Crónica por Amílcar Castañeda / Programa de Gestión Local

NorteñoDe Montaña a montaña. Una gira educativa y cultural a los territorios Naso y Ngöbe-buglé en la provincia de Bocas del Toro, Panamá llevó a cabo el Técnico en Gestión Local para Pueblos Originarios (TGL-PO) los días durante los días nueve, diez y once de marzo del 2018. La delegación estuvo integrada por

 27 personas entre estudiantes y profesores. En la versión del Caribe del TGL-PO participan estudiantes de los pueblos bribri, cabécares, ngäbes y nasos, estos últimos de origen panameño, dando así al Técnico una connotación binacional. Los estudiantes panameños se trasladan quincenalmente hacia territorio costarricense desde los corregimientos de Teribe y Chiriquí Grande para participar en las actividades educativas programadas en cada cuatrimestre.

El modelo pedagógico del TGL-PO se basa en sesiones itinerantes quincenales en diversas comunidades y territorios indígenas a fin de incorporar en el proceso de apren

dizaje-enseñanza la dinámica del contexto socio cultural, político y ambiental. La gira educativa y cultural correspondió a la sesión cuatro del último cuatrimestre del TGL-PO.

 

La mayoría los estudiantes nunca había salido del país. Incluso varios no habían salido más allá de la cabecera de sus cantones antes de ingresar al Técnico. Los intercambios en diversos territorios posibilitaron ampliar la visión del estudiantado y tener una perspectiva regional y nacional.

Silico 2Greis Ortiz, madre sola, agricultora, estudiante cabécar de Alto Chirripó debió salir desde su comunidad un día antes para tomar el único servicio de bus público que la lleva desde Grano de Oro hacia Turrialba, allí ella aborda la buseta de la UNED que pasa recogiendo estudiantes de territorios lejanos, y en cinco horas más estará junto a los otros en Talamanca. A veces se llega al anochecer al CeU de Talamanca o la comunidad designada para la sesión correspondiente. Así los sábados estará temprano para participar en las actividades educativas que se extiende hasta pasadas las 4 pm. Pero ya no le da tiempo para llegar ese mismo día a su territorio, de manera que debe retornar hasta el domingo a las 5 am para llegar a su comunidad al anochecer del mismo día. Esto se repite cada 15 días, y es una de las estudiantes que casi nunca falta.

No sabía nada de pasaportes ni salvoconducto hasta que con apoyo de la UNED se tramitó un salvoconducto colectivo que le sirvió para visitar junto a sus compañeros las comunidades ngöbes y nasos de Panamá. Le costó entender lo que es una frontera y lo que implica en términos políticos y administrativos para las comunidades aledañas. Recién comprendió porqué sus compañeros ngöbes y nasos demoran mucho en llegar hasta Sixaola.

Naso 1Ese día 9 de marzo todos los y las gestoras estuvieron en pie ya desayunados desde las 4 a.m en Finca Loroco con el propósito de ser los primeros en pasar la frontera, aunque eso requirió al menos dos horas. En la comunidad panameña de Guabito los esperaba Virgilio García, estudiante naso que también madrugó para viajar desde su comunidad San San, decidido a recibir a sus compañeros en la frontera a fin que el paso fuese menos tedioso. A partir de allí fue un guía incansable explicando sobre cada lugar que se atravesaba, comunidades, plantaciones bananeras, lugares de importancia histórica para el movimiento popular bocatoreño.

En Changuinola esperaba el estudiante ngöbe Natanael Santos, junto al profesor Pedro Abrego, ellos se hicieron cargo de poner en contexto geográfico, cultural e histórico de las comunidades ngöbes de Bocas del Toro que están dentro y fuera de la Comarca. Conforme nos adentrábamos en la comarca ngöbe explicaban de la importancia de cada comunidad y su relación con acontecimientos históricos como las luchas territoriales y contra los megaproyectos hidroeléctricos. Sobre la visita de la delegación del TGL-PO en Bocas del Toro, los gestores anfitriones se encargaron de la organización y difusión previa en escuelas, colegios y organizaciones de sus respectivos territorios.

Comunidad de Norteño (Chiriquí Grande)

norteño2Es una población inserta en la Comarca Ngäbe-Buglé, tiene aproximadamente 2000 habitantes, con casas muy cerca unas de otras a ambos lados de un torrentoso rio. Cuenta con colegio, escuela, centro de salud, muchos negocios, organizaciones comunitarias de mujeres, deportivas, culturales y productores de cacao, pejiballe, café y tubérculos. No cuentan con energía eléctrica, salvo de algunos paneles solares. La Organización de Mujeres Ngöbes de Norteño brindó una cálida recepción a la delegación con una muy particular demostración de la gastronomía ancestral en el restaurante de la agrupación, también compartieron sobre el trabajo de la organización. Las mujeres de la delegación compartieron recíprocamente mensajes de fraternidad. La actividad central, el convivio, se realizó en el Salón Comunal, especialmente adornado para la ocasión. Llamó la atención una bandera costarricense puesta por ellos. Participaron el profesorado de la Escuela y Colegio, organizaciones de la comunidad, autoridades locales y vecinos. La identificación como hermanos, aunque sean de diferentes culturas, muy plena, de comprender parte de una misma lucha. Los estudiantes ngöbes residentes en Sixaola compartieron sus vivencias en su condición de pueblos móviles más allá de la frontera nacional.

Norteño cuenta con una Biblioteca comunal trilingüe que dispone al servicio de estudiantes publicaciones en los idiomas ngöbere, buglere y castellano. También una asociación de artesanos cuenta con una tienda donde se puede adquirir sus bellos productos textiles, bolsos o chácaras, pulseras y una variedad para los gustos del visitante.

Comunidad de Silico Creek (Chiriquí Grande)

Silico 3Es un poblado más pequeño, inserto dentro de la comarca. La mayoría de ellos constituidos por familias migrantes que salieron de las zonas altas de la comarca debido a la carencia de vías de acceso. Al igual que Norteño, el patrón de asentamiento tiende a la concentración de las viviendas. En una explanada de la colina se yergue un amplio local de la Iglesia de Cristo, quizás el edificio más grande, a la que asiste gran parte de la comunidad. El programa de vivienda del Estado panameño construye varias casas prefabricadas, se ve barro por los caminos debido al movimiento de maquinaria de construcción. Hay postes de alumbrado público, pero no hay energía eléctrica. Algunas casas disponen de panel solar.

La tranquilidad del pueblo solo es interrumpido por los carros que atraviesan la carretera que une las ciudades de Changuinola, David y Ciudad de Panamá. De esta accesibilidad vial, la comunidad busca sacar ventaja para el desarrollo de algunos proyectos como: La Cooperativa Solary RL que se dedica a la producción y procesamiento artesanal de cacao. Mostraron interés en la experiencia de la Asociación de Mujeres Indígenas de Talamanca en la elaboración y comercialización de chocolate. La cobertura de la cooperativa abarca también otras comunidades.

Otra experiencia visitada fue del emprendimiento URARI Turismo Rural Comunitario que dispone de bellas cabinas para el turista interesado en la naturaleza y la cultura, y que combinan con las bellas playas del archipiélago de Bocas del Toro. Debido a la afluencia en temporada alta, se han vinculado una red de familias quienes hospedan en sus casas a visitantes donde les ofrecen alimentación. Tiene estructuradas en su oferta varias rutas: del cacao, del café, de arroz, la cascada. También se dispone de una tienda de artesanías en la carretera y un punto de venta de productos de cacao y otros productos agrícolas.

Comunidad Naso de Solong

naso3Solong está ubicada en la margen izquierda del gran rio Tjer Di, que representa a la abuela, y tenido como rio sagrado por los nasos. Nueve comunidades están localizadas en la cuenca de este río y sus afluentes, a las que se accesa solo por bote. Sobre el territorio ancestral del pueblo naso se ha establecido el Parque Internacional La Amistad. El patrón de asentamiento de las viviendas en más disperso.

La delegación llegó en buseta hasta el Puerto fluvial de Bonyik. Al ser entrada principal al territorio, hay tráfico frecuente de botes para diversas comunidades. Cargados de mochilas, colchonetas, materiales, comestibles y sobre todo de emociones, los gestores se enrumbaron rio arriba en 5 botes por las cristalinas y caudalosas aguas del Tjer Di rodeado de montañas prístinas. Al frente de la delegación los tres gestores locales naso (Xenia Machado, Virgilio García y Vitorino Beker) orgullosos de su terruño dirigían la delegación. Al llegar a la comunidad de Solong, las personas de la comunidad van rumbo a la escuela para dar un recibimiento a la delegación. Cada uno de los y las gestores traían materiales educativos para obsequiar a los 60 estudiantes de la escuela. También se compartieron publicaciones de la UNED y otros. El director dijo tener conocimiento del proceso del TGL-PO porque los gestores de dicha comunidad les informan de lo que se realiza en cada actividad educativa.

En esta comunidad el equipo de futbol del TGL-PO hizo su debut en un partido amistoso con el equipo de la comunidad de Solong, aunque no era precisamente una competencia Panamá – Costa Rica, contamos con el apoyo de un excelente arquero local, aún así no pudimos con la audaz representación de Solong.

Muy emotivo fue la actividad de convivio celebrado al día siguiente de la llegada de los gestores. Con danzas ngöbe, cabécar, bribri y naso estrecharon los lazos de hermandad y solidaridad entre los pueblos originarios. Los mensajes tanto de locales como de los y las gestores fueron sentidas, pues hablaron los corazones. A su momento, el gestor local naso Virgilio García le dijo a su gente sobre lo que el TGL-PO había significado para él, “lo que en 50 años no había aprendido, en 1 año lo aprendí en el Técnico en Gestión Local”. Uno de los señores de la comunidad manifestó que “soy el cuarto gestor local naso, pues al ser esposo de una gestora, leo todas las lecturas de los cursos, y hago las tareas junto a mi esposa, aunque nunca fui a clase se lo que se hace en el Técnico”.

En una gira anterior a la comunidad de Cachabri – Talamanca, y luego de disfrutar de las frescas aguas del rio Lari, Xenia Machado, gestora naso de Panamá expresó un mensaje a los bribri “alguna vez tuvimos un rio como el Lari, (en referencia al rio Bonyik) hoy ya no lo tenemos debido a la hidroeléctrica, por eso, cuiden su rio, no dejen que nadie les quite”. En esta ocasión Manoli García, bribri de Cachabri, luego de bañarse en las aguas del rio Tjer di, también les dio su mensaje “Cuiden este maravilloso rio sagrado, no dejen que se los quiten”. Eran palabras sentidas luego de haber tenido la experiencia de visitar la presa y sala de máquinas de la Hidroeléctrica Bonyik, propiedad de la Empresa Pública de Medellín. La relación entre la empresa y las comunidades han sido conflictivas debido a la ausencia de consulta a la comunidad de parte del Estado panameño que dio en concesión miles de hectáreas de tierras ancestrales del pueblo naso.

Si bien la hidroeléctrica es relativamente pequeña, y se proyecta como ecológica, no la exime de compromisos y deberes con la comunidad. Empresa y comunidad han negociado y renegociado acuerdos sobre beneficios en los últimos años. Lo paradójico, ninguna comunidad naso a la fecha disfruta de electricidad, como lo dijo don Federico, uno de los mayores de Solong, ¡Solo vemos pasar los cables eléctricos por encima de nuestras comunidades, pero nada para nosotros. Una vez nos engañaron, pero dos veces no!”