¡Son, marimba y en verdad mucho más!

  • Ensamble de Percusión Costa Rica-UNED celebró diez de fomentar la capacitación de cientos de jóvenes percusionistas y la creación de espacios para el disfrute estético y artístico en distintas comunidades del país, desde su casa, la UNED.

20180625 201538

No fue solo un concierto más de marimbas. Este lunes 25 de junio, el Ensamble de Percusión Costa Rica-UNED celebró un promedio anual de 50 clases, talleres y conciertos para niños, jóvenes, profesores y comunidades, quienes ahora expanden sus sueños musicales, gracias al trabajo de extensión y acción social que realiza el grupo desde hace diez años, como conjunto residente de la UNED.

El concierto de gala por su décimo aniversario reunió a más de doscientas personas en el Teatro Eugene O´Neill, quienes fueron seducidas por los mejores arreglos musicales, la danza contemporánea y folclórica, y por cuatro cortos audiovisuales reveladores de la trayectoria y trascendencia de este grupo, que crea precedente con su propuesta musical y su labor adscrita al Programa de Promoción Cultural de la Dirección de Extensión Universitaria de la UNED.

“Para el Programa de Promoción Cultural es fundamental contribuir al fortalecimiento y proyección de la diversidad y las identidades culturales en Costa Rica, por medio de procesos de capacitación, recopilación de historias locales, reafirmación de las culturas de los pueblos originarios, así como la creación de talleres que contribuyan al desarrollo de habilidades artísticas.

Es precisamente en este marco donde la celebración de los diez años del Ensamble de Percusión Costa Rica-UNED adquiere una relevancia fundamental para comprender el compromiso que tiene el Programa en la búsqueda de democratización de espacios culturales y artísticos, desde una perspectiva innovadora, propositiva, crítica y creativa”, expresó Guiselle Blanco, coordinadora del Programa de Promoción Cultural.

Blanco amplía explicando que a lo largo de su trayectoria como grupo residente, el Ensamble de Percusión Costa Rica, “ha realizado más de cincuenta actividades anuales entre talleres, recitales y conciertos, fomentando la capacitación de cientos de jóvenes percusionistas, así como la creación de espacios para el disfrute estético y artístico en distintas comunidades del país. Por otra parte, dicha agrupación cuenta con una valiosa producción discográfica al servicio de la composición nacional costarricense, cuya difusión y prestigio ha sido dada a conocer a través de su participación en destacados festivales nacionales e internacionales”.

El concierto fue dedicado a la señora Delia Feoli, quien falleció semanas atrás, pero su legado como funcionaria de la UNED dejó huellas imborrables, no solo por su extraordinaria calidad humana, “sino porque fue una de las personas claves para que el Ensamble se convirtiera en el grupo residente de la Universidad Estatal a Distancia”, explicó el Rector de la UNED, el señor Luis Guillermo Carpio Malavasi.

Concierto de lujo

El tema De Sur a Sur del compositor Álvaro Esquivel abrió la noche y al concluir, de inmediato un juego de luces y una narración sumergió al público en el tema Ogun badagris, que además conmovió a todos los sentidos con la interceptación de Danza Esperanza, un dúo de corte contemporáneo.

Mientras los instrumentos se movían en la oscuridad, un audiovisual contó la historia de los músicos del Ensamble y al concluir le siguió Marimba Spiritual de Miki Minoru. En el programa continuó el video que recordó a los cinco Festivales Internacionales de Ensambles, organizados el Programa de Promoción Cultural de la UNED, área a la que está adscrito el Ensamble de Percusión CR-UNED.

Vibrante continuó el Barbero de Sevilla, sí así como lo lee, un ingenioso arreglo para percusión que hizo Marco Chiqui Ortiz, integrante del grupo. Sin dar tregua al estado de sorpresa, siguió un sensible documental que le dio espacio a los testimonios del trabajo educativo de extensión y acción social, que realiza el Ensamble en las comunidades rurales, que de otra forma no tendrían acceso a este tipo de aprendizajes musicales.

El sabor tico inundó el auditorio con Caballito Nicoyano, de Mario Chacón Segura y Luna Liberiana de Jesús Bonilla, arrancando “¡Uyuyuy bajura!” y suspiros entre el público, interpretaciones que además fueron engalanadas por el acompañamiento del grupo de danza folclórica Ibux Ensamble.

Marimbando de Fidel Gamboa nos anunciaba el final, seguido del tema Pura vida, de Ricardo Alvarado, pero la majestuosidad de la interpretación y de la noche les solicitó “¡Otra, otra!” y así cerraron con Tiempos perdido de Marvin Araya.

Una sorpresa se había preparado para el Ensamble, un documental con felicitaciones y apreciaciones de una serie de prestigiosos compositores nacionales, entre ellos Eddie Mora y Álvaro Esquivel, que revelaron a muchos la joya musical que se tiene en casa, la UNED.

Historia por la UNED

Desde su fundación ha tenido como objetivo desarrollar un lenguaje de composición e interpretación no explorado anteriormente por ninguna otra agrupación similar en Latinoamérica.

El ensamble se ha presentado en prestigiosas salas, tanto en Costa Rica como en el extranjero. Se destacó la participación en la Celebración del Centenario del Teatro Nacional de Costa Rica, el Palacio de Linares en Madrid (1993), el Festival “Somos Latinoamericanos” en Santiago de Chile (1997); en el 150 Aniversario de las relaciones diplomáticas entre Costa Rica y los Países Bajos en Ámsterdam (2002), en “Seúl Drum Festival”, Corea (2002). También participó con la Orquesta Sinfónica Nacional en la gira a Japón y en el festival “Bogotá cada vez más clásica” (2006); Festival “Marimba”, en Minneapolis, Minnesota (2010) y realizó giras de conciertos en la Universidad de West Chester, Pensilvania (2011), en West Chester, Palos Altos, Naperville y Dekalb, en Pennsylvania e Illinois, Estados Unidos (2016). En 2018, llevó a cabo una gira de conciertos y clases maestras en Valencia, España.

Desde junio del 2008, es el grupo residente de la UNED, adscrito al Programa de Promoción Cultural y Recreativa, de la Dirección de Extensión Universitaria. Durante su trayectoria en esta universidad, ha producido cinco festivales internacionales y dos grabaciones discográficas: “De sur a sur” (2014), que contiene temas de compositores costarricenses, y “Sonidos de mi tierra” (2016), con un repertorio de música folklórica costarricense.

La agrupación ha recibido diversos premios y reconocimientos, entre los que destacan el Premio Nacional de Música Alternativa y el Premio a la mejor producción del año, otorgados por la Asociación de Compositores de Costa Rica, ambos por el disco “Marimbando”. Además, en el año 2009 fue galardonado con el Premio Nacional Aquileo J. Echeverría, como mejor agrupación de música de cámara.

Por su versatilidad, esta agrupación posee un amplio repertorio que incluye obras de percusión clásica, música latinoamericana, jazz y música costarricense. El ensamble cuenta actualmente con seis integrantes, todos profesionales de gran experiencia y conocimiento en el ámbito nacional: Bismarck Fernández (Director musical), William Ramos, Alejandro Molina, Ricardo Hernández, Marco Ortiz, Ricardo Alvarado.

Por: Martha V. Herrera Pérez / Comuniccaión y Divulgación, Dirección de Extensión Universitaria