Culmina con éxito singular proceso de educación intercultural universitaria en la Zona Sur del país

• Segunda graduación del Técnico en Gestión Local para Pueblos Originarios TGL-PO en el Territorio de Térraba, 22 de abril del 2016

Graduación TGLPO

Mayores, awapas, líderes de los pueblos originarios, maestros y autoridades de la UNED participarán de un sui generis acto de graduación de 19 hombres y mujeres que recibirán el título que los acredita como Técnicos en Gestión Local el próximo viernes 22 de abril en el Territorio Brorán de Térraba, Buenos Aires de Puntarenas.

La actividad, a iniciativa de los mismos estudiantes, trasciende el protocolo universitario para una graduación, porque “nuestros procesos implican un acompañamiento facilitador y no una imposición desde la academia”, explicó la Ing. Adriana Villalobos, coordinadora del Programa de Gestión Local, de la Dirección de Extensión Universitaria, que alberga al TGL-PO.

estudiantes brunkasEs así como la actividad empezará con el “otro protocolo”, el indígena, mediante una ceremonia espiritual presidida por el awá bribri Justo Avelino Torres proveniente de Talamanca. Estos espacios tienen su propia naturaleza y dinámica.

En el segundo momento del protocolo, las palabras principales estarán a cargo del rector de la UNED, Luis Guillermo Carpio Malavassi y del mayor del pueblo brunkajc Cristino Lázaro Rojas. La voz del grupo de estudiantes graduados será expresada por Cindy Vargas Ortiz, del pueblo Broran de Térraba.

vistando sitio sagradoEn la mesa principal y en la entrega de títulos participarán los mayores (autoridades tradicionales) de los cinco pueblos indígenas de la Zona Sur: Bribri, Cabecar, Brunkajc, Brorán y Ngöbe; junto a las autoridades de la UNED. En este mismo espacio la UNED hará un reconocimiento especial a los 13 mayores y líderes indígenas que brindaron apoyo docente y acompañamiento con su profundo conocimiento de la historia y cultura ancestral para la ejecución del plan de estudios del TGL-PO.

El tercer momento del acto de graduación es el festivo, con el sonar de los caracoles, maracas y tambores, jóvenes broranes se entretejen en un complejidad de movimientos y símbolos que expresan la “danza del toro y la mula”, a su turno la danza bribri del Sorbón, rememora el acto creador de Sibö, y la danza del jegüi del pueblo Ngöbe recuerda la estrecha relación del ser humano con la naturaleza. Al final “Lolo y su grupo” de Boruca se encargarán acelerar el movimiento. Será una fiesta intercultural, pues se gradúan sus hijos, los gestores locales, los que vienen de todas las sangres.

Segunda promoción, una comunidad de aprendizaje

TGLPO expertiencia

Esta segunda versión del TGL PO ha incorporado elementos que salieron de la evaluación hecha por egresados de la primera generación, los mayores, profesores. (Ver recuadro). La propuesta curricular del técnico fue rediseñado y adaptado tomando en cuenta con mayor profundidad la interrelación con la comunidad, la dinámica local, la cultura y cosmovisión. Más de la mitad de las sesiones de los 3 cuatrimestres se realizaron de manera itinerante en los 12 territorios de la región brunca.

“Sin duda fue mucho más costoso en cuanto a organización y apoyo logístico, pues al hacerlo más vivencial implicó más desplazamiento a tierra adentro, caminar, visitar casas, sitios sagrados, dormir y comer en los territorios, esto obligó a maximizar el tiempo”, explicó Amilcar Castañeda encargado académico del TGLPO.

“Ahí las clases o intercambios de experiencias se hacían en una escuela, salón o en la casa de un mayor, quien impartía su clase desde la hamaca, debajo del tabanco, de su natural conversa fluye el conocimiento ancestral sobre ciencia, historia, cultura con sus propios códigos, para ello es necesario un ambiente de confianza, libertad.”
Explica que las clases que se hicieron en el Centro Universitario de la UNED en Buenos Aires, duraban de 08:30 a. m. a 03:30 p.m; pero las que se hacía en los territorios podían abarcar un día y medio o dos de convivencia.

En el Centro Universitario se dan las clases en las aulas con el uso tecnológico que ésta permite, pero cuando un mayor es invitado a clase, con frecuencia se hacia la clase debajo de un árbol junto a una hamaca para el mayor.
“Es importante aclarar que el profesor, que en este Técnico han sido en su mayoría indígenas, es solo un facilitador que guía el procesos colectivo de aprendizaje, y si llega un mayor éste tiene toda la prioridad y podía tomar control”, narra Castañeda.

Castañeda aclara que las tareas, proyectos no obligaban a los estudiantes a ir a bibliotecas o a usar tecnología, las asignaciones consintieron siempre en adentrarlos en su propia realidad, con los mayores, en su cultura, en su cosmovisión.
La primera versión del TGL-PO se ejecutó en el marco de los proyectos de regionalización interuniversitaria de CONARE, esta segunda versión contó con el apoyo financiero de la oficina de la Rectoría.

Resultados auto sostenibles

rotulo TGLPOUna de las particularidades de este Técnico es que el trabajo final de graduación debía ser en el campo socio productivo, socio ambiental o de incidencia política, no solo para evaluar las capacidades de formulación, sino de su potencialidad de ejecución en la comunidad o con sus organizaciones.

Por ejemplo, los estudiantes de Térraba hicieron una recuperación de la memoria histórica sobre la lucha contra la extracción de madera en Boruca, que involucró a las comunidades de Curré, Boruca y Térraba, quienes dieron una lucha emblemática por la que fueron apresados 42 personas en 1985; pero este acontecimiento pasó al olvido, nunca se conmemora. Con motivo del 30 aniversario, los estudiantes del TGL-PO decidieron hacer una investigación sobre esta lucha, pues quedan vivos varios luchadores de la época.

“El trabajo quedó muy bueno, por lo que se le buscó apoyo con el DEI (Departamento Ecuménico de Investigaciones) para una beca de investigación y capacitación en investigación comunitaria. Con ello lograron profundizar la investigación, hicieron un radio teatro y este año harán un documental con el apoyo del Programa de Audiovisuales de la UNED. Además, este ocho de mayo que se cumple el 31 aniversario, los gestores locales presentarán los resultados de investigación en Boruca y servirá para que se dé el reencuentro con los sobrevivientes de dicha gesta. Esto surgió del TGL-PO, continuó y va para más mediante el Plan de acompañamiento a las iniciativas comunitarias de los egresados, que es una etapa posterior a la graduación.

en clasesOtras estudiantes de Salitre quieren convertir los potreros en montañas otra vez, por lo que van a hacer viveros y van a trabajar con otras estudiantes de la generación anterior, que también hicieron viveros con especies nativas.

Otros están trabajando con el tema de la carencia de agua, en la incidencia ante las instituciones públicas, que tiene que ver con tramitología y escribir proyectos, esto le toca al estado pero ellos deben trabajar en la incidencia.

Por eso los contenidos de los cursos están relacionados con las realidades, sus aspiraciones, con la agenda indígena, esa ha sido la contextualización del Técnico. La idea es que el gestor tenga más capacidad de análisis, autodiagnósticos, que pueda hacer lecturas de la realidad, entender las problemáticas, pero también desarrollar capacidades de interactuar y hablar con entidades públicas.

“Ha surgido en el año 2012 una red de enlazamiento de gestores indígenas mediante la Red Indígena de Gestores Locales del Pacífico Sur - RIGELOPS, que acaban de tener un intercambio con la Red de Gestores locales de la zona de Caraigres y ya están desarrollando iniciativas conjuntas, ya no necesitan a la UNED para trabajar, ellos pueden solos. El aporte del Técnico ha sido un espacio de encuentro y enlazamiento entre ellos.”, finalizó Castañeda

Haciendo extensión
amilcarLa experiencia del TGLPO tiene que ver con la comprensión de lo que es extensión en la UNED; con él tratamos de llevar a su última expresión lo que es extensión, ir más allá, es adentrar a la universidad en la montaña. Ahí emerge una nueva visión desde la Costa Rica profunda, fuerte en identidad, rica, plural, donde hay voces que claman por ser oídas, realidades que claman por justicia social, es un terreno muy fértil para la acción universitaria.

La UNED tiene valores y principios para su vinculación transformadora con la sociedad y ahí hay una gran cantera para que el país se encuentre consigo mismo. Puede ser más costoso pero la universidad va a construir su razón de ser solo vinculada a esos sectores.

Ha significado comprometerse con las trasformaciones, con la búsqueda de la justicia aunque pueda llevar a ciertas fricciones con los que no están de acuerdo con la justicia.
Se está haciendo un buen esfuerzo pero tenemos que profundizar, el técnico está llegando a una gente que no ha terminado escuela o colegio y lo ven como una gran oportunidad que abre la UNED. Es una forma de democratizar la educación, que sea un derecho humano alcanzable.

Por: Martha V. Herrera y Amilcar Castañeda

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.