Memorable intercambio cultural entre los pueblos originarios naso y broran

Redacción de: Amilcar Castañeda C., Programa de Gestión Local

Niños Naso bailando la danza del tigreMás allá de la fecha precisa de la presencia brorán (originarios del territorio naso ubicado en la provincia de Bocas del Toro – Panamá) en la zona sur de Costa Rica, y de su larga separación e incomunicación con el pueblo naso por cerca de 300 años, por la conquista, colonización y neocolonización, entre otros factores; el reencuentro sí tiene sus protagonistas vivitos y coleando para contarlo.

Este reencuentro lo testificó el Programa de Gestión Local, de la UNED, que fue invitado a un intercambio cultural en territorio naso panameño a principios de julio del 2016, una experiencia muy aleccionadora el acompañar este proceso vivido entre los pueblos naso y brorán.

Profesores brorán presentando el juego del toro y la mulaA inicios de los años 80 del siglo pasado, un joven naso de aproximadamente 30 años, trotamundo, anduvo por los campos de bananeros en el cantón de Talamanca donde conoció algunas personas de la Región brunca que le informaron de la existencia de los brorán. Sus padres y abuelos le habían relatado de que al otro lado de la cordillera y la frontera existían los que se fueron hace mucho, en un tiempo que se pierde en la memoria popular, tanto que parecía leyenda. Este hombre se aventuró a recorrer como libre gacela por esas tierras, hasta que llegó a Buenos Aires, donde una joven brorán le llevó a Térraba. Allí se quedó como una año, tiempo en que pudo verificar al hablar con las abuelas y abuelos (que casi todos ya están muertos) que la lengua que hablaban era el mismo, que los elementos de la cultura eran similares. Al regresar a territorio naso, los suyos no le creyeron, pensaban que era uno más de sus relatos increíbles de sus andanzas. No fue hasta inicios del año 1990 que tres broranes de Térraba llegaron a territorio naso en Panamá buscando a aquel joven a quien conocieron con el sobrenombre de “guaramu” y que en territorio naso es conocido como "flamenco", pero que su nombre según cédula panameña es Sr. Constantino Gamarra Torres.

Encuentro naso 2016 4Así este agricultor se convirtió en el eslabón para el reencuentro histórico entre los pueblos naso y brorán. El mismo año una delegación de 50 nasos presididos por su autoridad mayor, el rey César Santana, llegaron a Térraba y tuvieron una semana intensa de festividades por dicho reencuentro después de casi 300 años, algo jamás vivido en ambos pueblos. Desde entonces las visitas oficiales y privadas entre organizaciones, familias y personas de ambos pueblos son frecuentes, e incluso constituyeron varias familias mixtas. No obstante en ninguna de esas visitas participó el mentado “guarumo/flamenco”, pero se tenía conocimiento de su existencia.

Constantino Gamarra Torres, más conocido como “flamenco” o “guarumo”Una delegación de 11 profesores del Liceo Rural de Térraba fue invitado por el rey Reynaldo Santana para visitar y tener un intercambio cultural en territorio naso panameño a principios de julio del 2016. Los nasos fueron muy conmovidos por la situación que atravesó este Liceo en su búsqueda de hacer realidad la educación como derecho humano a la altura de su dignidad, hecho que fue documentado por la UNED mediante la producción del audiovisual “El río nos reconoce”, que se realizó en el año 2013. Consientes también del rol que los docentes y la educación pueden desarrollar para el fortalecimiento de la identidad cultural indígena, prepararon una agenda muy nutrida en el conocimiento de la lengua naso, la medicina tradicional, artes y técnicas, el saber histórico/científico ancestral, pero también reflexionar sobre las amenazas que pueden devenir de la vulnerabilidad de la tenencia del territorio y los recursos naturales. Visitaron las comunidades de Bonyik, Sieykin, Siellik, Rancho Quemado, sitios sagrados. Se intercambiaron con las escuelas, organizaciones de medicina tradicional, grupos culturales, familias, liderazgo territorial. La delegación brorán correspondió compartiendo sus experiencias en el campo educativo, las luchas por el territorio y los recursos naturales, y hasta escenificaron el juego del “Toro y la Mula” para el deleite sobre todo de niños y niñas. Tan pronto como las indumentarias de este juego quedaron libres, los niños naso se apoderaron de toro y la mula para seguir jugando en la amplia plaza de futbol.

Constantino Gamarra Torres, más conocido como “flamenco” o “guarumo”La lucha por la legalización del territorio y el establecimiento de una comarca es una tarea pendiente del pueblo naso, pues sobre su territorio tradicional el gobierno panameño estableció inconsultamente en los años 80 el Parque Internacional de la Amistad, declarado Reserva de la Biosfera la Amistad. Legalmente esas tierras son del estado panameño administradas por la Autoridad Nacional del Ambiente, ANAM que en años recientes dio el visto bueno para la construcción de una represa del Proyecto Hidroecológico Bonyik a cargo de la colombiana Empresa Pública de Medellín. Esta empresa recibió fondos del Mecanismo de Desarrollo Limpio. La energía eléctrica generada por la hidroeléctrica va para la interconexión regional en el marco del Plan Puebla Panamá, o también conocido como proyecto Mesoamérica. Una curiosidad interesante, ningunas de las comunidades visitadas en el intercambio dispone de servicio eléctrico, ni los centros educativos, ni centro de salud.

Represa de la hidroeléctrica Bonyik